Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alonso Meana, base gijonés del Liberbank Oviedo Baloncesto: “Estoy muy emocionado por volver a jugar en casa tras un año sin competir”

“Mi objetivo es, cuando entre en la rotación, ayudar todo lo que pueda al equipo y tratar de aportar energía, intensidad y control”

Alonso Meana realiza ejercicios de calentamiento durante un entrenamiento en el polideportivo de Pumarín.

Alonso Meana realiza ejercicios de calentamiento durante un entrenamiento en el polideportivo de Pumarín. Luisma Murias

Alonso Meana (Gijón, 2000) tiene muy claro lo que quiere ser y no va a permitir que ningún obstáculo le aleje de su objetivo. El base asturiano volverá a jugar en el Liberbank Oviedo Baloncesto después de que la pandemia le haya impedido seguir su trayectoria en la liga universitaria de Estados Unidos en las filas de la Holy Names University, de Oakland (California): “En agosto me dijeron que iba a ser todo on-line y que esperara para ir en el segundo semestre, desde entonces empecé a entrenarme con el Oviedo Baloncesto; iba a viajar el 7 de enero, ya tenía el vuelo y a última hora, hablando con el departamento de internacional, me dijeron que no iba a poder entrar en Estados Unidos. El problema es que al considerarse el deporte universitario como algo amateur y con la posibilidad de hacer los estudios on-line no había razón para dejarme entrar, pero yo estaba allí por el baloncesto”, explica el gijonés de su peripecia en EE UU.

Natxo Lezkano habla con Alonso Meana durante un entrenamiento del Liberbank Oviedo Baloncesto Luisma Murias

Meana sí que seguirá cursando sus estudios a distancia, probablemente en otra universidad, pero su faceta deportiva seguirá en España, en el OCB: “En enero seguía teniendo la ilusión de poder jugar allí, pero cuando fue pasando el tiempo me fui dando cuenta de que no iba a poder ser y mi objetivo es ser jugador profesional en España”. La decisión de volver ya no tiene vuelta atrás: “Los dos años que me quedan para acabar los haré on-line, pero al baloncesto jugaré aquí, es una decisión de futuro”.

Para mí es una gran oportunidad poder jugar en la LEB Oro con 21 años y a media hora de casa

decoration

El base asturiano es consciente de que no le va a ser fácil hacerse un hueco en un equipo consolidado que, además, está haciendo una gran temporada. La ventaja para él es que lleva entrenándose a las órdenes de Natxo Lezkano desde el primer día, cuando apenas contaban con jugadoras por las dificultades que hubo para reclutar a los extranjeros por todos los problemas de movilidad derivados del coronavirus: “Soy consciente de que hay doce fichas ahora y que es normal que sea yo la número trece, pero mi objetivo es, cuando entré en la rotación, ayudar todo lo que pueda al equipo, aportarle intensidad, energía y control de juego”.

"En el club me quieren mucho y yo les quiero mucho a ellos”

decoration

El día del regreso será casi seguro mañana (18 horas) ante el Leyma Coruña, ya que Saúl Blanco es duda por sus problemas físicos. El hecho de volver a jugar en Pumarín es algo que llega a emocionar a Meana: “Me emociona mucho volver, llevo casi un año sin competir y hacerlo con los que son mis compañeros es muy emotivo”. Un Oviedo Baloncesto que esta temporada se ha convertido en una de las revelaciones de la LEB Oro. Los de Natxo Lezkano, con una gran reducción presupuestaria, con jugadores en su mayoría desconocidos, han logrado meterse en el grupo que se va a jugar el ascenso a la ACB: “Sorprende más a los de fuera porque ven los nombres y que para muchos es su primer año de profesionales; por eso extraña que estemos tan arriba, pero si vinieran a ver los entrenamientos se darían cuenta de que no es tanta sorpresa”, explica Meana.

A pesar de no poder contar conmigo, Lezkano me ha tratado como a uno más y me ha transmitido muchos conocimientos

decoration

El futuro de Meana pasa por España y, si nada se tuerce, por el OCB: “Tengo pendiente una conversación con el club, pero tenemos los mismos objetivos; para mí es una gran oportunidad jugar en la LEB Oro con 21 años y a media hora de casa; ellos me quieren mucho y yo les quiero mucho a ellos”. Un buena relación que se extiende a Natxo Lezkano: “A pesar de no poder contar conmigo me ha tratado como a uno más y me ha transmitido muchos conocimientos”.

Compartir el artículo

stats