DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El emocionante adiós de Saúl Blanco, el mejor baloncestista asturiano de la historia: "Mi cuerpo ha dicho basta"

El ovetense, que acaba de cumplir 36 años, jugará sus últimos partidos en el play-off de ascenso a la ACB con el Liberbank Oviedo Baloncesto

Saúl Blanco durante su despedida del baloncesto

Saúl Blanco durante su despedida del baloncesto Bernabé Valle

Con mucha emoción y rodeado de su gente. Así ha querido decir adiós al baloncesto Saúl Blanco, el mejor jugador asturiano de la historia, que acaba de cumplir 36 años y que ha decidido poner fin a una carrera espectacular. Al ovetense aún le queda un "último baile", como él mismo ha reconocido durante el acto de su adiós, que ha tenido lugar hoy en la Rookie Basket Academy, en Oviedo. Y es que se jugará con su actual equipo, el Liberbank Oviedo Baloncesto, el play-off de ascenso a la ACB que comenzarán el viernes en La Coruña.

"Cuando termine el play-off se termina mi carrera, el corazón me dice que siga, la cabeza me dice que siga, pero mi cuerpo ha dicho basta", confesaba un deportista al que solo las lesiones, que por momentos se cebaron con él, frenaron durante su trayectoria en la ACB. Es el asturiano con más partidos disputados en la máxima categoría y con un talento y un físico que le convirtieron en un de los mejores escoltas del baloncesto español durante muchos años.

En la despedida no ha faltado nadie. Estuvo la plantilla del Liberbank Oviedo Baloncesto al completo, su familia, amigos, entrenadores como Nacho Galán, del Círculo Gijón Baloncesto. Durante la despedida se puso un vídeo en que personalidades del baloncesto español le dedicaron unas cariñosas palabras, en las que destacaban, además de sus virtudes como jugador, su capacidad de trabajo y sus valores personales, que pusieron por encima de los deportivos.

Visiblemente emocionado el jugador quiso parafrasear al pintor Pedro Picasso, de Málaga, donde Saúl Blanco pasó varias temporadas: "Disfrutar del baloncesto como profesional no me costó mucho, cuando era muy joven ya lo hacía, pero disfrutarlo como un niño me ha costado 15 años". El ovetense dijo también que aún le queda mucho baloncesto dentro y que ahora le toca buscar la mejor forma de sacarlo, ya sea como entrenador o en cualquier otra faceta.

Compartir el artículo

stats