Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mandi sigue echando pulsos en el deporte minoritario de la lucha de brazos

El único asturiano en el Nacional de la especialidad logra cuatro medallas y se congratula de que “la juventud se vuelve a animar”

Mandi, con sus cuatro medallas en el último Nacional. En el círculo, en una competición. | LNE

Armando García Rama, Mandi, de 45 años, continúa aumentando su palmarés personal en el mundo de la lucha de brazos. El pasado fin de semana, en la localidad de Pedro Muñoz, en Ciudad Real, consiguió dos medallas de plata en categoría senior y dos de oro en la categoría máster, más de 40 años. En total, ha conseguido seis campeonato de España seniors y diez en la categoría de máster.

Mandi comenzó la relación con la lucha de brazos en el año 1993 gracias a uno de sus hermanos, Ángel García, “Angelón”, que organizó un campeonato en Llanes. “Nos metió la afición en el cuerpo y ya empezamos a competir” señala. La lucha de brazos no tiene federación ni en Asturias ni en España, por lo que las competiciones se rigen por la Asociación Española de Lucha de Brazos, que es la que establece las normas, categorías y pesos, de la que Mandi fue vicepresidente hasta hace dos años, a la vez que era presidente de la Asociación Asturiana. Las competiciones se establecen por categorías y pesos de los participantes y de ambas manos, derecha e izquierda.

El deportista de Cangas de Onís, que es un trabajador autónomo de la construcción, es un superviviente de esta práctica deportiva en la que lleva casi 30 años. Tras un parón de dos años, decidió volver a la competición para participar en el reciente campeonato de España, en el que fue el único asturiano. “Volví hace tres meses y me preparé para el Campeonato de España y la verdad es que me fue bien, las cuatro medallas así lo ratifican”.

Mandi sigue echando pulsos

Mandi reconoce que la lucha de brazos “es un deporte minoritario en España, aunque ahora parece que la juventud se vuelve a animar y hay más jóvenes que hace ocho años. Destaca que es un deporte en el que, a pesar de que puede parecerlo, “la fuerza no asegura el éxito. La técnica y la velocidad suponen más del 50% y son claves en los duelos”, Para el pulsista la clave está “en entrenarse muy bien para no lesionarse y cambiar la manera de competir para evitar que los rivales puedan conocer tus puntos fuertes”.

Mandi tiene también una dilatada trayectoria internacional, con varias participaciones en Mundiales y campeonatos de Europa, en un deporte en el que se tiene que sufragar todos los gastos. “El único dinero es el de los premios y el que aporta algún esponsor cuando vas a un Mundial. El resto corre por mi cuenta. España no está a altura de muchos de los países del este de Europa, como Georgia, Kazajistán, Ucrania o Rusia, en los que la lucha de brazos es un deporte profesional y los deportistas viven de él”. Mandi se conforma ahora con entrenarse tres días a la semana, un par de horas, en el gimnasio especializado que tiene instalado en su domicilio en la localidad de Llerices y asegura que es “muy duro compaginarlo con el trabajo, Los autónomos no trabajamos solo ocho horas, y a veces ni tienes ánimos ni fuerza y tienes que dedicarle dos o tres horas”.

En cuanto a sus próximos objetivos, es claro: “El próximo año me conformaría con igualar lo que hice en el campeonato de España porque los senior vienen muy fuertes”.

Compartir el artículo

stats