Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Álvarez | Ovetense, exentrenador ayudante del OCB ahora en el Gipuzkoa, juega hoy en Pumarín

“El Oviedo siempre está arriba; no es casualidad, ya es tendencia hace años”

“El partido de Pumarín será un poco especial, pero estamos centrados en coger la regularidad que necesitamos”

Jorge Álvarez, en el centro, con Natxo Lezkano a la izquierda en su último partido en Pumarín, el del play-off ante el Coruña. | Luisma Murias

Han pasado ya unos meses desde que Jorge Álvarez decidió dejar el Oviedo para buscar en otra parte su progresión en el mundo de los entrenadores de baloncesto. Ahora es la mano derecha de Lolo Encinas, formando un cuerpo técnico que tiene la difícil misión de dirigir a un Gipuzkoa Basket en reconstrucción tras el descenso desde la Liga ACB. Mientras el conjunto vasco exhibe una gran irregularidad, su antiguo equipo, el Unicaja Banco Oviedo, de nuevo está instalado entre los mejores. Hoy se cruzan en Pumarín (12.30 horas, LaLiga Sports).

–¿Cómo está siendo la experiencia?

–Bien, bien. Es verdad que el equipo es muy irregular y de momento no nos da para competir contra los de arriba. Granada y Coruña nos ganaron con facilidad. En Palencia estuvimos bien, pero se nos hizo muy largo. Contra los de abajo nos hemos mostrado solventes, y ahora nos queda ese paso de ver si podemos jugar de tú a tú a los mejores.

–Pero de un recién descendido de la ACB se espera más.

–Sí, pero el club está en fase de resetear. Cada vez que ha subido a la ACB casi se convertía en un problema, y ahora tiene a todos los niveles el reto de dejar de ser un club ascensor, de reforzar la estructura en todas las parcelas. Es verdad que al bajar se puede pensar que vas de favorito, pero la realidad es la que es.

–Y el OCB, otra vez arriba.

–Bueno, aquí casualidades pocas. Lo del OCB es una tendencia, porque siempre está ahí. Nos sacan dos victorias y están haciendo muy buen basket, acertadísimos, con un nivel de confianza tremendo y dominando los partidos.

–¿Cuál cree que es la clave del equipo ovetense?

–La primera clave es la continuidad de un núcleo importante de jugadores, en esta liga es muy difícil mantener un bloque. Y luego combinan un muy buen juego de equipo con el desarrollo del talento individual. Tienen una defensa top en la liga y compiten muy bien, es complicado sacarles de los partidos. Están cómodos con el partido en el alambre, mientras que hay muchos que se ponen nerviosos en esas situaciones.

–¿Qué estilo de juego propone el GBC?

–La idea es jugar rápido, con tiros en los primeros segundos de la posesión y no perder oportunidad de lanzar tiros abiertos. Nos viene bien para jugar desde el pase y con amenaza del juego exterior. Intentamos jugar con ritmo, y los que nos han ganado no han querido correr. Es verdad que atrás nos falta un pasito más de dureza y estamos reboteando un poco por debajo de lo que habíamos pensado en defensa y eso es muy importante para poder correr.

–¿Es especial para usted el partido de Pumarín?

–Es un poco especial volver a casa y al Oviedo, al haber estado en dos etapas, pero estamos concentrados en coger un poco de regularidad, que la necesitamos, el parón alarga un poco las dudas. Necesitamos dar ese paso adelante y tenemos cinco partidos claves en diciembre.

–¿Qué le pareció el debut en la Liga de Marc Gasol?

–El debut fue fácil por las circunstancias del Huesca, que no tenía el equipo completo, pero está claro que es el jugador de mayor impacto que ha pisado la LEB, hace poco más de dos años fue campeón de la NBA y del Mundial con la selección española. El impacto ha de ser positivo, da visibilidad a la competición.

Compartir el artículo

stats