Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un "drive" cultivado en USA: la historia americana de la golfista asturiana María Sierra

A sus 22 años triunfa en Texas en su último curso de la carrera universitaria

María Sierra con la medalla del último torneo. | Angelo Sports/ M. S.

María Sierra (Gijón, 1999) se enfrenta a una temporada especial. La que supondrá un cambio de rumbo en su vida. La asturiana acaba de conquistar el Campeonato Concho River Classic, disputado en San Angelo, Texas, Estados Unidos. Es la confirmación de una carrera en el golf al alza que ahora encara sus últimos meses en territorio americano. Acabar la carrera y seguir rindiendo al máximo nivel son sus objetivos más cercanos antes de que, si todo sigue lo previsto, en mayo finalice los estudios universitarios y tenga que decidir hacia donde orienta su carrera. Pero lo primero es lo primero. "Hay que terminar la carrera", dice.

La gijonesa acumula ya tres años y medio en suelo norteamericano, adonde llegó gracias a una beca por sus buenas dotes para el golf. "Estaba estudiando una FP en Gijón cuando me surgió la posibilidad de irme a Estados Unidos. Vi que era una oportunidad importante y me lancé", explica. Lo hizo a través de Bematch, la empresa que es propiedad del exjugador del Sporting Iñaki Eraña.

La deportista reunía la mayoría de requisitos. A saber, un nivel excelente en el golf y el expediente formativo. Pero el inglés era otra cosa. Por eso tuvo que acceder a la Universidad por el camino largo, cursando antes estudios en un "college". Después de dos años, logró matricularse en Magisterio por Educación Infantil y Coaching.

"Los estudios en Estados Unidos y en España presentan muchas diferencias", cuenta después de tres años y media de experiencia. "En mi Universidad se dan todo tipo de facilidades a los que practicamos deporte: se cambian fechas de los exámenes, se amoldan a tus horarios deportivos… En España, como le pidas a un profesor un plazo más amplio para presentar un trabajo…", indica María Sierra.

Las diferencias también están presentes en la metodología: "Sí me sorprendió que en América hay más contenidos prácticos. No se basa todo en que tener que hacer exámenes cada poco de empollar una cosa y repetirla. Siempre dicen que quieren prepararte para la vida profesional, y creen que así es el método más adecuado", sostiene.

María Sierra, pateando.

La formación adquiere tal importancia que, para mantener la beca, los deportistas deben rendir en el plano académico. "Allí se mide por el GPA (sistema de calificación estadounidense) que te valoran sobre un máximo de 4. A los atletas les exigen al menos un 2.5 de media, pero la mía es del 3.7", indica.

La golfista cursa el último cuso en la Angelo State Univesity, en el estado de Texas. Un centro que compite en las distintas disciplinas deportivas en la "Division 2", la segunda en el escalafón. Ha sido con los colores de la Angelo State con la que María Sierra ha conquistado el pasado fin de semana el Campeonato Concho River Classic tras practicar su mejor golf. "El primer día estaba jugando bien, pero acabé sexta con 76 golpes (4 por encima del par). Pero fue el segundo día mejoré mis números, hice 73 (uno sobre el par) y acabé primera, con un golpe de ventaja sobre la segunda", cuenta desde Texas.

El éxito rotundo de su participación en el torneo casi tiene una doble vertiente, ya que por equipos, María Sierra y sus compañeras acabaron primeras, igualadas con otra Universidad. Pero perdieron en el desempate y se tuvieron que conformar con la segunda plaza colectiva.

La deportista se enfrenta en los próximos meses a algunas decisiones importantes. En mayo, si todo sigue igual de bien, acabará la carrera. Después, tocará decidir. "En principio me vuelvo a España. No veo muchas opciones de quedarme en Estados Unidos y, además, ya es un tiempo fuera de casa y me apetece regresar", señala. A partir de ahí, varias opciones sobre la mesa. "¿Dedicarme al golf de forma profesional? No lo sé… Es una opción, pero lo tienes que tener muy claro. Lo primero es acabar los estudios, luego veré que hago con el golf", explica.

Sí tiene decidido seguir compitiendo una vez que regrese a España. "El circuito americano creo que lo tengo descartado, estoy pensando si hacer el europeo u optar por el español. Al final jugar varios torneos supone una inversión y tienes que tener las cosas muy claras", sentencia la joven jugadora.

Compartir el artículo

stats