Entrevista | Aida Nuño Directora general de Deporte

"El gran reto es aprovechar los fondos europeos"

"¿Poco dinero en subvenciones a clubes? Los recursos son limitados, pero el pasado año las ayudas subieron un 20 por ciento, y volverán a hacerlo"

Aida Nuño.

Aida Nuño. / Irma Collín

Xuan Fernández

Xuan Fernández

Aida Nuño (Hevia, Siero, 1983) es una deportista metida en política. Fue ciclista profesional, edil en Siero con el PSOE y en mayo del año pasado fue nombrada directora general de Deporte del Principado tras la marcha de Beatriz Álvarez para presidir la Liga femenina de fútbol. Nuño recibe a LA NUEVA ESPAÑA en su despacho de Oviedo, en lo alto del Calatrava, en una de las sedes de la Consejería de Cultura, de la que depende su departamento. Dice que haber sido deportista le sirve para conocer mejor el entorno. Recibe quejas de varios clubes por la baja cuantía de las subvenciones autonómicas. La directora general defiende su gestión y repite que el deporte asturiano se beneficiará de los fondos europeos.

–¿Qué hace una exciclista en política?

–Mi relación con el deporte está clara, pero aparte de ciclista soy licenciada en ADE (Administración y Dirección de Empresas). Mi pasado profesional nunca ha estado vinculado con la práctica deportiva, aunque sí trabajé en empresas relacionadas del sector.

–¿Haber sido deportista de alto nivel le ayuda ahora en la gestión?

–Está claro que sí. Conocí muchas vertientes del deporte y eso me ayuda a entender clubes, deportistas, federaciones… Son muchos años, porque tuve más de dos décadas de carrera. Evidentemente eso ayuda y me lo hace más fácil. Hablo el mismo idioma que muchas personas a las que recibo.

–Ciclismo o política, ¿qué es más duro?

–Es distinto. Para mí el deporte siempre ha sido una válvula de escape y mi hobby, mi pasión, mi mundo... La práctica deportiva de alto nivel es sacrificada, requiere esfuerzo, compromiso y disciplina, que son valores que siempre he intentado extrapolar a todo.

–Tres años en política municipal y ahora está en el Principado, ¿en qué se nota la diferencia?

–Es distinto. La política municipal tiene esa parte de cercanía que la hace bonita y ágil. En el Ayuntamiento de Siero ha sido un aprendizaje fundamental y una gran experiencia. Igual que mi práctica deportiva me ayuda en la gestión, mis años en Siero lo hacen ahora para poder ser más ágil, conocer el funcionamiento de la administración desde dentro e implementar políticas de manera eficiente.

–¿Cómo fue su fichaje?

–Mi predecesora, Beatriz Álvarez, puso rumbo a otro destino profesional y recibí la llamada desde aquí (se refiere a la Consejería). Fue rápido, no hubo mucho margen para pensarlo. Era un reto muy ilusionante y complejo que, por supuesto, quería afrontar.

–¿Quién la llamó?

–La primera conversación fue con la consejera (Berta Piñán, responsable de Cultura), que me explicó el proyecto. También hablé mucho con Bea.

–¿Qué herencia se encuentra?

–Un aterrizaje siempre es complicado. Me sumo a un proyecto en marcha, con un año por delante, pero siempre con la ayuda de Bea y todo el personal de aquí. Lo dije desde el principio: llevo muchos años vinculada al deporte y quiero aportar mi visión, pero me sumaba a un proyecto que quería continuar. En este año que quedaba había retos que había que cerrar. Lo estamos consiguiendo. Cerramos 2022 con una ejecución cercana al 95%, hay que valorarlo de manera positiva.

–¿Qué presupuesto manejan?

–Para 2023 nos manejamos en unas cifras cercanas a los 18 millones de euros. La cifra total baja respecto al año pasado, pero en 2022 teníamos un impacto grande con la inversión en Pajares, que eran 10 millones por algo coyuntural. La realidad es que, si descontamos lo de Pajares, hay un incremento.

–Hay quejas de clubes por las subvenciones, dicen que son bajas. ¿Qué tiene que decir?

–Siempre se puede mejorar, pero somos conscientes de que los recursos son limitados y nuestro trabajo es tratar de gestionarlos desde la manera más eficiente, repartiendo el dinero de la forma más eficaz. Las ayudas a clubes, en los últimos años y durante toda la legislatura, se han incrementado de cara a 2023. También la partida específica para clubes de alto nivel, en 75.000 euros. Las cifras individuales a cada club no se han aumentado mucho, pero porque se han sumado nuevos equipos a esas ayudas. Eso es un síntoma de buena salud: que hayan más clubes en condiciones de pedir ayudas a alto nivel. Todo es mejorable. Nuestra apuesta fue incrementar las ayudas un 20% y los clubes lo acogieron con satisfacción.

–Desde 2012 las subvenciones han bajado, ¿volverán las cifras de hace una década?

–Hay momentos distintos y contextos diferentes. Pero recalco: durante toda la legislatura las ayudas a clubes y federaciones se han incrementado y este año volvemos a hacerlo. Intentamos estar cerca de los clubes y de los deportistas y tratar de gestionar de la mejor manera. No todos son ayudas directas, también es importante la apuesta que se hace por juegos deportivos y otras comunidades lo destacan. Tenemos un reto muy fuerte y fundamental: ser capaces de aprovechar de manera eficiente los fondos europeos. Es algo coyuntural que no durará de manera infinita, hay que aprovechar el momento y sacar el máximo de ellos en beneficio del deporte.

–Hay clubes que dicen que en otras comunidades similares se reparte más dinero que en Asturias y que incluso un club de otra puede recibir más que todos los asturianos. ¿Esto es así?

–Repito lo mismo: un incremento del 20% este año es importante. Que tengamos tantos clubes que puedan acceder quiere decir que la salud del deporte es buena. Ojalá se sigan sumando más y tengamos que repartir entre más equipos. Tenemos que tener claro cómo gestionar y con lo que tenemos ejecutar de la mejor manera.

–Hay seis clubes de alto rendimiento que piden una reunión con el Principado y no tienen fecha. ¿Por qué?

–Yo creo que he estado con todos ellos, con aquellos que me pidieron reunión. Todo es mejorable, seguro que desearían más, pero hay ilusión por los fondos europeos. Me piden mucha información y la comparto de manera transparente. Mis puertas están abiertas para todos los deportistas. En este despacho y donde compitan cada uno de ellos. No me queda por ver ningún club que me lo haya pedido. Todos tienen mi teléfono. La cercanía es una premisa de esta dirección general y de esta Consejería.

–¿El deporte puede ser una vía para el crecimiento económico de Asturias?

–Está claro. Además creo que la propia Ley del Deporte, tanto la que se ha aprobado a nivel autonómico como a nivel estatal, reflejan el carácter transversal del deporte y una es su capacidad para ser un foco de atracción de actividades. En Asturias tenemos ejemplos históricos y recientes muy claros de lo que puede suponer el deporte para la región.

–¿Qué plan tiene para potenciar eso?

–No hay una única pata. Por una parte hay que estar cerca de clubes y federaciones, incentivar los eventos deportivos y poner el foco en esos días en un determinado deporte. Hay que trabajar también los medios y la gente. El deporte tiene capacidad para atraer gente y mejorar las relaciones sociales, la salud… Es un vector transversal y la sociedad tiene claro que afecta a todo.

–¿Su hándicap es el poco tiempo del que dispone?

–No, esto era un reto. Una de las complejidades que tenía era esa: tenía un año por delante y debía centrarme en cerrar proyectos ambiciosos y bonitos que tenía encima de la mesa. Es lo que estamos haciendo y en lo que estamos centrados.

–¿Cómo es la relación con el Sporting y el Oviedo?

–Buena y muy cercana. Lo era antes y lo es ahora, con los nuevos grupos que han llegado a ambos equipos. El fútbol es el tractor dentro del deporte. Tiene un poder que no tienen otros y hay que saber aprovecharlo y maximizarlo.

–¿Qué tiene que decir el Principado de El Molinón 2030?

–Lo que hemos dicho desde el principio. Es un proyecto ilusionante que sería positivo para Asturias si el Mundial se disputa aquí. Generaría mucho por el potencial que tiene el deporte.

–El precio es alto. ¿el Principado se plantea invertir dinero en el proyecto?

–Por el momento no se han planteado compromisos económicos concretos que tuviésemos que afrontar. Nuestro apoyo a la candidatura es total, sería muy positivo para Asturias que una sede mundialista estuviese aquí, pero no hay más datos.

–¿Y si se plantease cuál sería la respuesta?

–Ya digo que no estamos en ese momento. Ni siquiera tenemos el Mundial asegurado. Queda un año para que se sepa, pero vamos a intentar que seamos los elegidos. Hay que tener un proyecto claro que presentar y luego habrá que concretar.

–Fondos europeos: ¿el deporte asturiano se va a beneficiar?

–Evidentemente sí. Es uno de nuestros principales compromisos: el deporte asturiano se va a beneficiar. Sabemos las partidas que nos corresponden y falta alguna línea que saldrá en los próximos meses. Las líneas principales son infraestructuras, plan social, digitalización… Conocemos las cifras, están en los presupuestos y el compromiso es que ayuden a los deportistas asturianos. Esto es algo coyuntural, que dura hasta 2025, y tenemos que conseguir que de verdad el deporte asturiano se aproveche de ello.

–¿Cuánto es?

–Aproximadamente 2,4, millones de euros en infraestructuras, 630.000 del plan social y 211.000 en digitalización.

–¿A dónde irá exactamente ese dinero?

–Está todo concretado. Ya no hablamos de cifras, sino de proyectos. Tenemos en fase de adjudicación la primera obra de accesibilidad en el Cristo y los 2,4 millones que van a infraestructuras son para mejoras en las dos sedes de Centro de Tecnificación que tenemos, el Cristo y Trasona. Las obras están centradas en accesibilidad y eficiencia energética, que son el objetivo de los fondos europeos. En la parte del plan social habrá ayudas importantes para el desarrollo del deporte femenino y adaptado, también para el impulso de eventos deportivos. Son dos patas de igualdad: género y discapacidad física.

–Hablaba de El Cristo, ¿no puede aprovecharse más como polo deportivo?

–Se han acometido mejoras importantes, como el cambio del césped reciente, y el proyecto que tenemos ahora es ambicioso y dará un vuelco importante. Con esta primera obra adjudicada se mejorará la accesibilidad. Para nosotros, el Cristo es una referencia.

–¿Qué es lo que más le piden? Además de más dinero…

–(Se ríe). Nuestro trabajo es escuchar a todo el mundo y después hacer una foto más genérica, hacer un plan más a largo plazo, trazando estrategias claras, no ir sobre la marcha. Por la parte de clubes todo el mundo quiere más recursos y tenemos que hacer una foto amplia. Ahora tenemos inversiones importantes e ilusionantes, pero el apoyo directo a clubes y federaciones es fundamental.

–¿Le preocupa que haya deportistas asturianos que se vayan de la región?

–La movilidad hoy en día es inherente a nuestra sociedad. También hay deportistas que llegan a nuestros centros de tecnificación y equipos con gente de otros países. Nuestro interés es que sean más fuertes y también la retención de talento es un compromiso y un reto, en el deporte y en todos los ámbitos. Pero la movilidad es un hecho.

–¿Le afecta que sea un año electoral?

–Es diferente, pero tenemos asuntos en marcha y debemos ser ágiles para ejecutar todo lo que se pueda. Los años electorales siempre son distintos y hay restricciones temporales. Esto no para, estamos en marcha. Yo llegué con poco tiempo y no vamos a perder ni un minuto.

–¿Y quién va a ocupar este despacho después de las elecciones? ¿Si el PSOE gana las elecciones va a seguir?

–Es muy prematuro todavía. He llegado con poco tiempo y estamos centrados en el día a día. Ya veremos lo que pasa después. Hay un primer momento, que es el proceso electoral y hay que tratar que salga lo mejor posible. Luego no depende del todo de mí.

–Algo se habrá hablado…

–Es muy prematuro, tenemos tantas cosas encima de la mesa que yo estoy centrada al 100% en esto. Todavía no pensamos en ello.

–¿Cómo es un día en su vida?

–Hago la misma rutina de inicio que tenía antes. Llego al despacho a las 8.30 de la mañana y me gusta estar en el despacho todo lo posible, para estar con mi equipo. Tengo una relación diaria con todos para sacar adelante los proyectos. Procuro que toda la actividad fuera de aquí sea por la tarde y los fines de semana, que estamos a tope. Ahí me toca acudir a toda la actividad deportiva, que es mucha y abarca muchos municipios, a lo largo y ancho de todo Asturias.

–¿Tiempo libre?

–Los primeros meses fueron complicados. Uno de mis objetivos para el 2023 es recuperar mi actividad deportiva personal, que para mí ha sido lo normal durante toda mi vida. Estos meses he hecho muy poco deporte.

–¿Qué le gustaría dejar cuando se acabe su cargo?

–El reto que tenemos con los fondos europeos es fundamental porque probablemente no vuelva a pasar. Me gustaría dejarlos perfilados en un grado alto de ejecución. Cuando entré aquí estaba a punto de firmarse la obra de la estación de Pajares, que es un hito y uno de los objetivos.

Suscríbete para seguir leyendo