DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Rico

Fútbol es fútbol

Antonio Rico

20 reglas para la reforma del entendimiento futbolístico

Sobre los vicios y las modas que afectan al balompié

Lo que estas reglas para la reforma del entendimiento futbolístico no prohíben, se considerará obligatorio. Las reglas son innegociables, inmediatas, radicales y perpetuas. Ahí van.

1. Al menos un futbolista de cada equipo que compite en la Liga (y no LaLiga Santander) deberá llevar bigote.

2. Las camisetas de los porteros no podrán ser de color blanco ni de manga corta.

3. Ya que parece inevitable que las botas de los futbolistas no sean negras, sino de colores absurdos, queda prohibido que cada bota sea de un color diferente. En caso contrario, el futbolista recibirá tarjeta amarilla (no fucsia, ni naranja, ni verde).

4. Ya que parece inevitable que las camisetas lleven publicidad, será obligatorio al menos que los aficionados sepamos qué demonios anuncian. La misma norma regirá con los nombres de los estadios de fútbol. Sea inevitable o no, queda prohibida la publicidad en los pantalones.

5. Ya que parece inevitable que los nombres de los futbolistas aparezcan en las camisetas, no se permitirán tonterías como R.D.T. o Vini Jr.

6. Ya que el VAR parece inevitable, las revisiones de las jugadas o las consultas del árbitro no deben sobrepasar los diez segundos. Pasado ese tiempo, el juego continúa.

7. Las equipaciones, como sucede con los libros de texto en los colegios, no podrán cambiar todas las temporadas.

8. Los diseños de las segundas (y terceras, y cuartas) equipaciones de los equipos estarán sometidos a la aprobación de una Agencia Ético-Estética. Si un nuevo medicamento necesita ser evaluado por la Agencia Europa de Medicamentos, una nueva camiseta no podrá ver la luz sin que una agencia especializada en cuestiones ético-estéticas evalúe su pertinencia. Por supuesto, el escudo del equipo deberá ser siempre el oficial, de forma que estará prohibido que combine los colores de la segunda equipación.

9. Los árbitros, como los cuervos o Lee Van Cleef en “La muerte tenía un precio”, vestirán siempre de negro.

10. Los árbitros no dialogarán con los futbolistas. Ni darán explicaciones de sus decisiones. Ni llamarán a los futbolistas por su nombre. Ni siquiera les mirarán. Los árbitros se limitarán a arbitrar.

11. Los comentaristas, en cualquier medio, no podrán jamás referirse a un equipo como “los otros”.

12. Será obligatorio el intercambio de banderines entre los capitanes de los equipos, y también será obligatorio que los comentaristas se refieran a ese intercambio y al sorteo para el saque inicial como los “prolegómenos” del partido.

13. Los entrenadores no podrán llevar traje y corbata. Esto no es baloncesto.

14. Queda absolutamente prohibido decir “staff técnico”.

15. Queda absolutamente prohibido decir “championslig” (se dice “Liga de Campeones”) y MVP (se dice “el mejor del partido”).

16. Queda absolutamente prohibido decir “alargue”, “ingresar en el terreno de juego”, “tridente”, “emboscada en el centro del campo” y “asistencia”.

17. Solo se permitirá que un futbolista haga el gesto de tocarse la cabeza y la cara y luego mirar si tiene sangre dos veces por partido. A la tercera, tarjeta amarilla.

18. Las celebraciones de los goles no podrán incluir gestos privados, códigos secretos, chistes familiares, guiños a amigos o rituales esotéricos. La norma será: “Todo lo que no haría Quni para celebrar un gol es vanidad de vanidades”. Corolario: los goles de penalti no se celebran, o se hace con la discreción con la que Iniesta recomienda Kalise para todos.

19. Estará prohibido que un futbolista se tumbe detrás de la barrera en un libre directo. Por favor, dignidad.

20. Quedan prohibidos los arcos (en especial si son hinchables) por los que pasan los futbolistas cuando salen al terreno de juego, así como el balón (en especial, si es flotante) esperando a que el árbitro lo recoja.

(Continuará)

Compartir el artículo

stats