Opinión

Una Kangas Mountain de ensueño

Elogios por doquier para los organizadores de la carrera por montaña que llenó Cangas de Onís este fin de semana

Salida de la distancia Original de la Kangas Mountain, en la calle San Pelayo

Salida de la distancia Original de la Kangas Mountain, en la calle San Pelayo / J.M.Carbajal

“Una maravilla. La verdad que fue un día espectacular de carrera. Es una organización de 10. Un mes antes de la carrera ya puedes venir a entrenarla porque está perfectamente marcada. El ambiente que había este sábado en Cangas, era fuera de serie”. Palabras que lo dicen todo, expresadas por el párroco de Santa María, Diego Macías Alonso, sobre el gran éxito de la Kangas Mountain, carrera por montaña desarrollada por los montes de Cangas de Onís y Parres, en la cual tomó parte y disfrutó como uno más de los 1.600 participantes. 

Apenas han transcurrido unas horas y no se habla otra cosa en la vieja capital del Reino de Asturias, pues, sin lugar a dudas, fue un fin de semana de extraordinario ambiente en el área de influencia de la comarca de los Picos de Europa. Un evento que ha sabido compaginar deporte y turismo, en un entorno natural que gana cada edición más adeptos por su belleza, dureza y, sobremanera, por la excelente organización. 

Detrás de la prueba hay meses de trabajo, dias de gestiones y contactos, infinidad de horas despachadas para no dejar ningún cabo suelto. Todo ello, junto con el apoyo del Ayuntamiento, así como el Patronato Deportivo Municipal, además de Protección Civil y toda una serie de voluntarios y colaboradores han hecho posible que la Kangas Mountain se consolide como una de las carreras de montaña más populares y prestigiosas del país. Y solo van nueve ediciones. 

Cuando el sector turístico trata de reinventarse para captar visitantes fuera de temporada alta, una terna de emprendedores cangueses -Antón, Javi y Fredi- se liaron la manta a la cabeza para apostar por desestacionalizar la campaña en meses de invierno, a principios de marzo. Y, a tenor de lo visto, su apuesta ha superado todas las expectativas poniendo a Cangas de Onís y, por ende, al Oriente asturiano en el mapa del running. Muestra palpable vino a ser lo acontecido este fin de semana. 

Me congratula que la mayoría de los visitantes se hayan llevado un gran recuerdo de su estancia por estos lares; me satisface que la hostelería canguesa tuviese, por fín, mucho curro en fechas que, de otra manera, hubiesen sido demasiado tranquilas, sin ajetreo. Por ello, en mi modesta opinión, para tratar de mantener ese tipo de iniciativas alejadas del típico turista de sol y playa hay que seguir apostando y apoyando por la innovar, buscando ese filón lúdico-deportivo. 

La Kangas Mountain vino para quedarse y espero que dure muchas ediciones. Eso sí, lo único que me preocupa es que algun que otro obstáculo les impida poder seguir creciendo y acabar de mandarlo todo al carajo. Quienes se encargan de organizar esta prueba deportiva sabían con antelación lo que perseguían desde sus primeros conatos: colocar la prueba entre las más populares del Norte de España. Su buen hacer y la gran aceptación tenida -unas 4.000 personas petaron Cangas de Onís- invitan a pensar en cotas mayores, paso a paso, con firmeza. Además, en el primer fin de semana de....¡¡marzo!! 

Lo que empezó, hace una década, como una tímida reunión de un grupo de deportistas se ha transformado en una carrera de las que hacen afición y más en un lugar dónde se apuesta por el “estadio natural” en su máxima expresión. A todo ello hay que sumar la labor de montaje y desmontaje logístico, sin olvidar la limpieza y retirada de residuos en pleno centro urbano, en un plis-plas. Creo que sobran más palabras, pese a que, a buen seguro, también les caerá alguna crítica, quizás poco fundada. 

En estos coletazos invernales, cuando el sol brilla, pero apenas calienta, tan sólo felicitar a todos aquellos, hombres y mujeres, que han hecho posible que Cangas de Onís y alrededores vibrasen con la Kangas Mountin, no sólo el día de autos -sábado-, sino todo el fin de semana. No sé si Cangas se mueve o está de moda, pero, en este caso, Cangas sí tiene gente muy preparada y capacitada para afrontar eventos de gran calado.