29 de enero de 2013
29.01.2013

Caja Cantabria vendió participaciones preferentes a una anciana con alzhéimer

Una sentencia condena a Liberbank a devolver 20.378 euros porque la entidad cántabra indujo a la mujer «a contratar bajo error»

29.01.2013 | 01:00

Santander, Agencias

El Juzgado de primera instancia número 10 de Santander ha condenado a Liberbank a devolver algo más de 30.000 euros a una mujer con alzhéimer que suscribió un contrato de participaciones preferentes con Caja Cantabria sin contar con información suficiente sobre los riesgos del producto.


La sentencia, segunda que se produce por una operación de la entidad cántabra, subraya que la afectada firmó en mayo de 2009 un contrato para la adquisición de participaciones preferentes por importe de 37.000 euros sin que la entidad le facilitase información suficiente sobre los riesgos que asumía.


La sentencia, que puede recurrirse, sostiene que Caja Cantabria no realizó las comprobaciones necesarias para analizar el perfil inversor de la mujer, que no tenía estudios superiores ni formación financiera, y el folleto informativo se le entregó a la par que firmaba los contratos, «sin tiempo real para examinarlo». El fallo subraya que la información previa suministrada a la cliente fue «insuficiente», y ello «a sabiendas» de que se trataba de una persona «de edad avanzada» y sin los conocimientos y formación exigibles para comprender este tipo de producto. Y a todo esto se añade que la mujer sufría desde un año antes un deterioro cognitivo «severo, progresivo e irreversible» que terminó en el año 2010 con su incapacitación judicial.


El médico de la mujer explicó en el Juzgado que, en esos momentos, es «imposible» que la mujer pudiera comprender el contenido de los contratos. Caja Cantabria alegaba que no conocía la situación mental de la mujer, pero el juez no lo acepta como excusa y recalca que, aunque la mujer hubiera estado en posesión de sus facultades mentales, la información facilitada fue «tan insuficiente e incompleta que cabe afirmar que la demandante fue inducida a contratar bajo error».


El juez anula el contrato suscrito y, de los 37.000 euros invertidos, condena a Liberbank (banco participado por Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) a devolver 30.378 a la cliente, al descontar algo más de 6.000 euros que recibió en concepto de rendimientos de la inversión mientras estuvo en vigor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35