Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"A mí no me presionan las eléctricas"

"La subida de la luz es inevitable; sí fue evitable que aumentara el 11%" - "El precio se volverá a decidir con subastas, pero no con una sola, para evitar cuestiones raras en el mercado"

José Manuel Soria. Quique Curbelo

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, no se siente "desgastado", a pesar de ser uno de los miembros del equipo económico de Mariano Rajoy que ha estado en el centro de más controversias. "Gobernar en estas circunstancias no es fácil", dice. Antes de despedir el año ha lidiado con la anulación de la subasta eléctrica por "circunstancias anómalas" en la puja que habrían disparado el precio de la electricidad el 11%. Finalmente, el Gobierno aprobó una subida de la luz del 2,3%, algo "inevitable", según sostiene en esta entrevista.

-la luz subirá un 2,3%, no un 11%. ¿Una batalla ganada?

-El mercado falló y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acertó. Se ha establecido el precio de la luz para el primer trimestre por un procedimiento de mercado, sólo que solventando los fallos que se habían detectado en la subasta de hace una semana. Para eso está justamente un organismo regulador, para alertar de las circunstancias anómalas o atípicas que pueden concurrir con el fin de que sean corregidas por el gobierno, tal como ha ocurrido.

-¿Cómo casa la subida de la luz con la bajada de sueldos y de las pensiones?

-La subida de la luz tiene dos componentes: uno destinado a pagar transporte, distribución, primas a renovables, costes extrapeninsulares, todo eso que se llaman los peajes, que suben un 0,9% en el primer trimestre; y el coste de la energía, que es lo que da el mercado, en este caso un 1,4%, coincidiendo con la sugerencia que había hecho la CNMC, que planteó una horquilla entre un 1,4% y 2,8%.

-No contestó la pregunta.

-La subida de la luz era algo absolutamente inevitable. Sí fue evitable que subiera un 11%.

-¿Existen medidas para combatir la pobreza energética?

-Hay un bono social que poseen más de dos millones de consumidores en España y que tienen el mismo precio que en 2009. Para ese grupo desde 2009 hasta 2013 no ha cambiado el precio de la luz. Es verdad que el precio ha subido mucho en España. Por ejemplo, para una familia tipo de dos hijos y de renta media baja, el recibo de la luz ha aumentado entre 2004 y 2011 un 6,9%, pero en 2012 y 2013 anualmente ha crecido un 1,9%, por tanto, menos de la mitad.

-El mecanismo transitorio sólo será aplicable en el primer trimestre y se sustituirá en el segundo por uno definitivo. ¿Cuáles serán las nuevas reglas del juego?

-Va a seguir existiendo una subasta, pero tendrá una diferencia de acuerdo a las recomendaciones de la CNMC y de la antigua Comisión Nacional de la Energía. En vez de fiarlo todo a una sola subasta al final del trimestre para fijar el precio de los tres meses siguientes, lo que se van a producir son sucesivas y distintas subastas y, luego, de entre todas ellas se establece el precio para el periodo trimestral, con lo que hay menor posibilidad de que se produzcan cuestiones anómalas, atípicas o raras en el mercado.

-¿Actuaron las eléctricas por venganza al no cumplirse el compromiso del Estado de aportar 3.600 millones con cargo a los presupuestos para contener el déficit tarifario?

-Las compañías eléctricas, como cualquier otra empresa, actúan siempre buscando el legítimo interés particular y privado. Cuestión distinta es el Gobierno, que actúa en base a la búsqueda del interés general. Esos dos intereses a veces coinciden y a veces no. El Gobierno tiene que velar por el interés general, que ahora no pasaba por que la luz subiera un 11%, tal como les habría gustado a las eléctricas, sino por que se incrementara lo que el mercado marcaba, que, corrigiendo las distorsiones que se produjeron en la subasta, es, de acuerdo a lo que ha sugerido la CNMC, entre un 1,4% y 2,8%.

-La decisión de no aportar los 3.600 millones mutiló su reforma energética, que sufrió varios aplazamientos por los encontronazos con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

-No he tenido ni un solo encontronazo con ningún miembro del Gobierno durante estos dos años y estoy seguro de que no lo voy a tener en el tiempo en que esté.

-¿Cómo llamaría usted entonces a esas desavenencias?

-Hubo una imposibilidad de aportar esos 3.600 millones por el Estado porque eran imprescindibles para cumplir el déficit público, que es el objetivo más importante que tenemos en política económica y es compartido por todo el Gobierno.

-¿Por qué aumenta el precio de la electricidad si hay capacidad de sobreoferta?

-El precio sube o baja por la evolución de dos componentes. En 2013 el precio creció un 1,9%, pero si se observa el análisis por trimestres, en el primero aumentó un 3%; en el segundo bajó un 6,3%; en el tercero se incrementó un 1,2%, y en el cuarto, un 3%. Para el próximo trimestre sube un 2,3% y no sabemos lo que ocurrirá en el segundo. Normalmente el segundo trimestre tiene condiciones climatológicas que provocan un modelo de generación de energía distinto al que se produce en el primero, pero no podemos aventurar nada.

-¿La manipulación de la puja por parte de las eléctricas es un secreto a voces?

-No entro en ningún calificativo, sino en aquello que literalmente ha dicho en su informe la CNMC y el propio Ministerio de Industria y Energía en la resolución. Ha habido circunstancias atípicas en comparación a otras ocasiones en que se subastaba lo mismo.

-¿El cambio en las subastas solventará estas anomalías?

-Desde hace algún tiempo, la ex Comisión Nacional de Energía, hoy CNMC, ya venía advirtiendo de que debería haber cambios en el método con el que se realizaba la subasta. Creo que es una buena ocasión, porque nunca antes esas anomalías se habían puesto de manifiesto con tanta claridad como en la pasada subasta.

-En la puja también intervienen entidades financieras

-Es que esta subasta en realidad es de cobertura financiera. El precio de la electricidad en España se fija por parte de quienes venden y quienes compran cada día, cada hora. Cada tres meses se hace la subasta donde van agentes y las eléctricas y lo que hacen es comprar y vender coberturas del precio que se va a negociar cada hora. Hay circunstancias que han sido distintas en esta última subasta. Por ejemplo, la oferta agregada, es decir, la suma de todos los que ofertaban, ha sido inusualmente inferior a la de otras subastas. Además, las subastas generalmente tenían doce rondas hasta llegar al precio de cierre, pero en esta ocasión en la ronda número siete ya finalizó.

Compartir el artículo

stats