04 de diciembre de 2014
04.12.2014
Informe

"Clara voluntad de ocultación" de las tarjetas B

Los ex directivos de Caja Madrid vulneraron "repetidamente" la normativa, según el informe de los peritos

04.12.2014 | 20:46

Los exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid y Bankia que usaron unas tarjetas de crédito opacas tuvieron una "clara voluntad" de ocultarlas, ya que no consta que las declararan a Hacienda, ni a las auditorías interna y externa ni a la Comisión de Retribuciones.

Los dos peritos asignados por el Banco de España al instructor del "caso Bankia" en la Audiencia Nacional señalan que "no es precisa una especial cualificación" para advertir el uso indebido que dieron los usuarios a sus visas, cargando todo tipo de desembolsos personales que alcanzaron los 15,5 millones de euros entre 1999 y 2012.

Pese a que los técnicos precisan que en su informe solo han analizado los gastos pagados por Bankia a consejeros y directivos del grupo y a los que formaron parte de él procedentes de Caja Madrid, así como los que tuvo que sufragar la caja para miembros del Consejo de BFA, lo que hace un total de 840.000 euros en cargos, aseguran que sus conclusiones "son aplicables" a todos.

Así, denuncian que "repetidamente" se vulneró la Ley de Cajas de la Comunidad de Madrid, pues "no encajan" como asistencias o reuniones de los órganos de Gobierno, ni indemnizaciones ni compensaciones por gastos por el ejercicio del cargo.

"La voluntad de ocultación de estas tarjetas y sus gastos asociados es clara y la motivación para hacerlo también", subrayan los expertos para añadir a continuación que "repetidamente" se incumplió con la obligación de declarar los gastos a la Agencia Tributaria y a la auditoría interna y externa.

También se escondieron al experto independiente Garrigues, encargado de elaborar el informe a finales de 2011 sobre la adecuación de las remuneraciones de consejeros y miembros del Comité de Dirección a la normativa ni se incluyeron en el folleto de salida a bolsa de Bankia en julio de 2011.

Además, no quedaron recogidas en las memorias anuales de Caja Madrid, Bankia y su matriz, BFA, ni en los informes de Gobierno corporativo, ni en la publicación individualizada de las remuneraciones elaborado el 30 de diciembre de 2011, ni tampoco se informó sobre su existencia a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones.

No obstante, destacan que "el comportamiento de los usuarios no fue equivalente ni siquiera parecido", atendiendo tanto a la cuantía de la que disfrutaron como a su naturaleza.

Citan como ejemplo el del exministro socialista Virgilio Zapatero, que devolvió "por propia iniciativa" 11.212 euros, y el de Matías Amat, que cesó como director de participadas de Bankia en junio de 2011 aunque usó su visa hasta octubre, incurriendo en unos gastos adicionales de 15.876 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35