Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre exprés de las térmicas abre una fractura en Podemos en Asturias

Diputados asturianos de la formación defienden la ley de su partido para acelerar la descarbonización, que la dirección regional llama a combatir

Daniel Ripa.

Daniel Ripa.

El cierre exprés de las térmicas alimentadas con carbón por el que aboga Unidos Podemos en Madrid ha hecho aflorar una fractura en el partido en Asturias. Sofía Castañón, diputada nacional de la formación morada por la región, aseguró ayer que la ley de Transición Energética que los podemistas registraron esta semana en el Congreso de los Diputados supone una oportunidad "histórica" para caminar en el cambio de modelo económico hacia unas energías más verdes. Y aseguró que la norma puede ser "positiva", aunque reconoce que hay puntos que "se pueden mejorar". Sus declaraciones van en una línea opuesta a la contundencia con la que se ha expresado esta semana la dirección regional de Podemos, que incluso llamó a sus dos diputados en Madrid (Segundo González y a la propia Sofía Castañón) a revelarse contra esta ley con sus votos. La chispa que ha hecho saltar este enfrentamiento es que el proyecto insta a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, a dar un tremendo acelerón en el proceso de descarbonización. La formación aboga por que las térmicas echen la persiana antes del 31 de diciembre de 2025. Lo que podría tener funestas consecuencias para la economía asturiana, juzgan desde la directiva regional del partido.

Pero esa visión no es compartida por todos. Castañón, que también pertenece a la dirección nacional del partido, no quiso entrar a valorar este llamamiento a la insurgencia. Se limitó a señalar que la dirección regional es "lo suficientemente autónoma". E hizo una defensa de la ley, especialmente de la propuesta que se incluye para evitar que las comarcas afectadas sufran una brutal destrucción de empleo. "Lo que se propone es que por cada puesto de trabajo que se vaya a perder se ayude a crear otros dos nuevos", señaló Castañón. También destacó el importante trabajo que el otro diputado asturiano de Podemos, Segundo González, había hecho en la elaboración del texto. E insistió en que esta transición ecológica será "justa".

No fue la única que alzó la voz. La diputada morada en Junta General del Principado Lucía Montejo defendió también que "Asturias necesita una transición energética equilibrada y justa, y la necesita urgentemente". Una transición energética que "acabe con la deuda histórica que el Estado ha contraído con nuestra tierra: con alternativas reales de empleo y de vida, que proponga soluciones y las ejecute con celeridad, y que ponga en valor a las comarcas mineras como lo hace esta ley (en alusión a la que acaba de presentar su partido en el Congreso)", destacó.

El texto promovido por Podemos obliga, entre otras cosas, a los propietarios de las térmicas a comunicar la fecha del cese de actividad al menos dos años antes de que éste se produzca para que se active un proceso de negociación entre el Ministerio, la comunidad autónoma, los ayuntamientos, las eléctricas y los sindicatos para que en seis meses se elabore un plan de reactivación que deberá de incluir la reubicación de trabajadores de la central en la misma empresa, una alternativa de empleo local en sectores sostenibles, un fondo de financiación verde (de un mínimo de 170 millones anuales) que será gestionado por las regiones y ayuntamientos, un plan de restauración de terrenos afectados y proyectos de I+D sobre aplicaciones alternativas del carbón, para lo que "se mantendrán abiertos únicamente los pozos estrictamente imprescindibles para la realización de estas labores".

"La transición será justa", insistió Castañón, que puso el acento en que la ley aún puede ser modificada antes de que se someta a votación en el Congreso. "El trabajo no se detiene cuando se hace el registro, aún queda mucho por hacer y mucha interlocución con los agentes sociales", apuntó.

Unidos Podemos (de la que forman parte, entre otros, Podemos, IU y los ecologistas de Equo) lleva meses trabajando en esta ley de Transición Energética, desde mucho antes de que se produjera el cambio de Gobierno en España que aupó a los socialistas al poder. Incluso el texto final incluye algunas de las medidas que un grupo de trabajo del partido en Asturias había recomendado.

Éste no es el primer tira y afloja que la dirección del partido en Asturias mantiene con el de Madrid. La más reciente fue a cuentas de la polémica que se desató después de que el líder nacional de la formación morada, Pablo Iglesias, y su pareja, la diputada nacional Irene Montero, compraran un chalé de 600.000 euros a las afueras de Madrid, en la localidad de Galapagar. En ese momento, el secretario general de Podemos en Asturias, Daniel Ripa, aseguró que esa decisión no le había gustado y se confesó "dolido".

Compartir el artículo

stats