Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDP compra Viesgo por 2.700 millones para duplicar su red y aumentar su capacidad renovable

La eléctrica controla toda la distribución en Asturias y entra en el Caudal y el Noroccidente, donde no tenía presencia

EDP compra Viesgo por 2.700 millones para duplicar su red y aumentar su capacidad renovable

EDP compra Viesgo por 2.700 millones para duplicar su red y aumentar su capacidad renovable

La energética portuguesa EDP España (la antigua asturiana Hidrocantábrico) ha adquirido la centenaria compañía Viesgo por 2.700 millones. Con esta operación EDP asume la totalidad del negocio de generación y de instalaciones de energías renovables, integrado fundamentalmente por parques eólicos, tres de ellos en Asturias, y dos centrales minihidráulicas. La red de distribución de la compañía de origen cántabro operará como una sociedad participada en el 75,1% por EDP, que asume también la gestión, y en el 24,9% restante por el fondo inversor australiano Macquarie, dueño hasta ahora de Viesgo.

Con esta operación -que supone una inversión 5,2 veces superior a los 515 millones que va a ingresar EDP por la venta de su cartera de pequeños clientes y los dos ciclos combinados de Castejón, en Navarra, a la petrolera francesa Total-, la eléctrica portuguesa más que duplicará los kilómetros de red de distribución (incorpora 31.300 kilómetros en Cantabria, Galicia, Asturias y Castilla y León) y también los puntos de suministro, que pasarán de 600.000 a 1,3 millones en España, y sumará 500 megavatios de potencia y unos activos totales valorados en 1.917 millones.

EDP anunció en el mercado bursátil portugués una ampliación de capital por 1.000 millones de euros para financiar parcialmente la inversión.

En Asturias, la adquisición de Viesgo (una compañía presente en el Principado desde1920) supondrá la anexión por EDP de líneas de alta tensión, subestaciones (Siero y Santa Cruz de Mieres), las zonas de distribución de las comarcas del Caudal y del extremo noroccidental, unos 85.000 puntos de suministro en Cudillero, Salas, Valdés, Tineo, Villayón, Navia, Coaña, Boal, Illano, Grandas de Salime, Allande, Santa Eulalia de Oscos, San Martín de Oscos, Villanueva de Oscos, Pesoz, Taramundi, El Franco, Tapia de Casariego, Castropol, Vegadeo, San Tirso de Abres, Ibias, Mieres y Pola de Lena, y los parques eólicos de Sierra de Tineo (33 megavatios), Pico Gallo (22) y Bodenaya (18).

EDP asume también el control de la sociedad Barras Eléctricas Galaico-Asturianas (Begasa), que opera en la provincia de Lugo, entre otros activos en España.

En el conjunto del país, EDP integrará procedente de Viesgo 695.000 puntos de suministro, casi un millón de megavatios de potenciales derechos de acceso a la red, 500 megavatios de generación renovable (24 parques eólicos, de ellos cuatro en Portugal, y dos centrales minihidráulicas en Jaén y Murcia, de 50 megavatios cada una) y dos centrales térmicas de carbón: Puente Viesgo, en Córdoba, de 200 megavatios, y Los Barrios, en Cádiz, de 570 megavatios. Estas dos plantas ya están en vías de desmantelamiento y proseguirán el proceso de cierre, que se prevé culminar antes de 2021.

Todos los activos de energía eólica de Viesgo serán transferidos a EDP Renovavéis (EDPR), la filial de energía renovable dominada en el 85% por EDP. El 15% restante es capital flotante en Bolsa. EDPR, con implantación internacional, tiene su sede oficial en Oviedo, al igual que EDP España. EDP ya posee sus propios parques eólicos en Asturias y tiene avanzado el estudio para el desarrollo de instalaciones con aerogeneradores marinos frente al litoral asturiano. La compra de eólicos de Viesgo está valorada en 565 millones.

Los negocios de generación (caso de las minihidráulicas) se incorporarán íntegramente a EDP España. Finalmente, el área de distribución de Viesgo actuará como una sociedad en la que también se integrarán Begasa y E-Redes, la distribuidora de EDP en España. Esta sociedad será gestionada por EDP España como socio dominante (75,1%) y el fondo australiano Macquarie asumirá el 24,9%.

Macquarie era hasta ahora dueño del 100% de Viesgo tras haber adquirido recientemente el 40% que aún no controlaba en la compañía cántabra al fondo soberano kuwaití KIA, con el que se había aliado en 2015, cuando ambos adquirieron Viesgo a la energética alemana E.On.

La emisión de acciones de EDP por un monto de 1.000 millones de euros -y que se pretende acometer en la Bolsa de Lisboa "tan pronto como sea posible", una vez que la autorice el supervisor del mercado- supondrá una ampliación equivalente a aproximadamente el 8,45% del capital social de la compañía. Los accionistas preexistentes tendrán derecho preferente de suscripción de los nuevos títulos. El mayor accionista de EDP es el grupo estatal chino CGT, dueño del 21,47%, y el segundo es la alianza asturiana formada por Corporación Masaveu y Liberbank, que controlan conjuntamente el 7,19%. EDP dijo que con la ampliación pretende que la magna inversión anunciada no entrañe una alteración de la estrategia de reducción de deuda en la que está comprometida la sociedad.

EDP sostuvo que la anexión de los negocios de Viesgo se inserta en el plan estratégico del grupo portugués para el cuatrienio 2019-2022 en la medida en que le permitirá crecer en renovables y en redes eléctricas, reducir su exposición al riesgo de mercado y aumentar el peso de las actividades reguladas.

Rui Teixeira, consejero delegado de EDP España, señaló que se trata de "una operación estratégica" que contribuirá al protagonismo de EDP en "la transición energética" y a reforzar la posición del grupo en aquellas actividades que integran el corazón de la que pretende ser su posición estratégica en el sector. Juan Caño, responsable de Macquarie Infrastructure and Real Assets para la península ibérica, destacó el compromiso de inversión en redes de distribución como un "servicio público de vital importancia" para garantizar el suministro de calidad.

La compra de Viesgo por 2.700 millones supone 3,7 veces el precio que abonó la petrolera Repsol en 2018 (733 millones) por los activos hidráulicos de Viesgo (en Asturias, las centrales de Armón, Doiras y Silvón, en el río Navia, y de Picos de Europa, en Cabrales), dos ciclos combinados y 750.000 clientes (77.000 de ellos, en el Principado).

La anexión de un grupo centenario en su sexto cambio de propiedad en apenas medio siglo

La integración Viesgo en EDP España (la antigua Cantábrico), las dos energéticas que han ocupado durante decenios la cuarta y quinta posición del "ranking" eléctrico nacional y que han preservado su gran anclaje en sus regiones norteñas de origen pese a los cambios de propiedad sufridos, no alterará el orden jerárquico del sector español pero reforzará a EDP_como operador de referencia en el mercado nacional al tiempo que intensifica la inserción del grupo luso en Asturias, donde ya era dominante, con el control de dos áreas del Principado (Caudal y el Noroccidente) que siempre escaparon a su hegemonía.

Viesgo, con sede en Cantabria y fundada en 1906, se implantó en Asturias en 1920, según la referencia oficial, aunque hay autores que lo datan en 1915, con la adquisición de la sociedad Energía Eléctrica de Asturias. Desde entonces, Viesgo ha dado luz y energía a amplias zonas de Asturias durante 100 años.

Desde 1983, Viesgo sufrió seis cambios de propiedad._Primero la adquirió el Banco Santander, y a partir de ahí lo hicieron Endesa (entonces, estatal), el grupo público italiano Enel, la compañía alemana E.On, la alianza de Macquarie y KIA, y ahora -ya sólo en poder de Macquarie- pasará a formar parte de EDP, con lo que se unen los destinos de los operadores que desde comienzos del XX se repartieron el territorio asturiano.

Compartir el artículo

stats