Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyectadas dos centrales de bombeo en el Suroccidente con más potencia que Tanes

El grupo leonés Lamelas Viloria quiere aprovechar agua que vierten viejas minas de Tineo, Cangas del Narcea y Degaña para generar electricidad

Mina de Buseiro

Mina de Buseiro

El grupo leonés Lamelas-Viloria, que se dedicaba a la minería del carbón y ahora se ha centrado en el desarrollo de energías renovables, proyecta la construcción de dos centrales hidroeléctricas de bombeo en el Suroccidente de Asturias. La peculiaridad de estas centrales, que tendrán más potencia instalada de turbinación y de bombeo que la de EDP en los pantanos del alto Nalón (central de Tanes), es que utilizan agua vertida por antiguas minas de carbón que es depurada.

Los proyectos del grupo Lamelas Viloria se ubican en las antiguas minas de carbón de Buseiro, entre los concejos de Tineo y Cangas del Narcea, y en las de Coto Cortés de Cerredo, en el concejo de Degaña. En el primer caso se proyecta una central hidroeléctrica de bombeo reversible de 153 MW de potencia y en el segundo de 356 MW. Para los dos proyectos la compañía leonesa ya ha tramitado las concesiones de aprovechamiento hidroeléctrico ante la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (de 25 litros/segundo en el primer caso y de 100 en el segundo).

El plan de Buseiro está más adelantado. El grupo Lamelas Viloria ya ha solicitado la autorización administrativa previa y el inicio de la evaluación del impacto ambiental. El proyecto presentado por la compañía leonesa incluye la excavación en antiguos terrenos mineros de dos grandes depósitos a cielo abierto situados a distinto nivel (con un salto de 297 metros de altura) que estarán unido por una galería subterránea de 1,8 kilómetros de longitud al final de la cual se construirá una central hidroeléctrica subterránea con dos turbinas reversibles de 76,7 MW cada una . El depósito inferior, 1,5 hectómetros cúbicos, se llenará con el agua de drenaje que sale en forma de vertido de la inundada mina de Buseiro y que previamente será tratada. El funcionamiento de la central consiste en bombear el agua del depósito inferior al superior, también de 1,5 hectómetros, aprovechando las horas valle –en las que el precio del kw/ hora es más bajo– y hacer el proceso contrario para turbinar en las horas punta. El agua utilizado será devuelto al cauce de la Reguera Fría depurado, con lo que se corrige el impacto ambiental.

La instalación hidroeléctrica estará conectada mediante un tendido eléctrico con la subestación de la cercana central térmica de carbón de Soto de la Barca, que ha dejado de funcionar este año. El plazo de ejecución de las obras es 30 meses y el presupuesto previsto se eleva a 87,67 millones de euros que podrían ser financiados .

El proyecto para las minas de Coto Cortés es similar, aunque se prevé utilizar más caudal de agua y equipos de generación de mayor potencia. El grupo Lamelas Viloria también maneja proyectos similares en las comarcas mineras de León y Palencia. Tramita también las centrales hidroeléctricas reversibles con agua de mina de Navaleo y Río Cúa en El Bierzo y de Velilla del Río Carrión en Palencia.

Compartir el artículo

stats