Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro amplía la petición de rescate estatal hasta 120 millones al continuar la pandemia

La plantilla de Imasa acepta un recorte de 59 empleos al que se suma un ERTE que puede afectar al resto del personal de la empresa

Duro Felguera

Duro Felguera Marcos León

La ingeniería Duro Felguera ha modificado su petición de rescate económico al Estado y ha elevado la cifra de ayuda solicitada de 100 a 120 millones de euros. La compañía alega “la prolongación de la pandemia y de sus perjudiciales efectos económicos” para demandar un aumento de la ayuda.

Duro había pedido en agosto 100 millones al Fondo estatal de rescate de empresas estratégicas dañadas por el covid, de los que 30 millones se plantearon como aportación de capital de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y 70 millones como préstamo participativo. A esas cuantías se suma ahora otros 20 millones en concepto de préstamo ordinario.

La empresa informó que, a requerimiento de la propia Duro, la SEPI le comunicó ayer que la solicitud cursada por el grupo asturiano “fue admitida a trámite” y que “se encuentra en periodo de análisis por SEPI como entidad encargada de la instrucción del procedimiento”. La SEPI prevé la presentación de una propuesta de resolución antes de finales de enero al consejo gestor del fondo estatal de rescate, sin que este anuncio suponga “compromiso de otorgar a la solicitante apoyo público temporal alguno con cargo al Fondo”.

La decisión deberá ser respaldada por el Consejo de Ministros, que tiene de plazo hasta el 28 de febrero para dar respuesta a la petición de Duro. Los sindicatos alertan de la extrema dificultad en que se halla el grupo para aguardar hasta entonces. Duro cayó ayer el Bolsa el 4,41%.

Por su parte los trabajadores de Imasa, otra de las grandes ingenierías de la región, aceptaron ayer un recorte de 59 empleos al que se suma un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que puede afectar a lo largo de un año al resto de la plantilla, formada por un total de 857 empleados que trabajan principalmente en las sedes de Oviedo, Avilés y Carreño.

Las votaciones

Inicialmente, la dirección de Imasa había planteado un recorte de 110 trabajadores por la caída de pedidos y carga de trabajo a causa de la pandemia. Fruto de la negociación, la propuesta de ERE se redujo a 59 despidos. Era la última oferta de la empresa y ayer fue votada por los trabajadores. Se registraron 329 votos. Un total de 228 trabajadores votaron si (el 69,30%), 89 no (27,05%), nueve votos fueron en blanco (2,73%) y tres nulos (0,7%). Por lo tanto se aceptó la propuesta de recorte de 59 empleos, que va acompañada de un ERTE para el resto de la plantilla durante un año. El grupo de ingeniería quiere tener a su disposición esa herramienta para aplicarla en los periodos en los que no haya carga de trabajo suficiente. Además, los trabajadores despedidos entrarán en un bolsa de empleo para tener prioridad de contratación en caso de aumentar plantilla.

Ingenierías

  • Duro. La compañía pidió en agosto al Estado un rescate de 100 millones con cargo al fondo de ayuda a empresas dañadas por la covid. Ayer anunció que, por la duración de la crisis, eleva la petición a 120 millones.
  • Imasa. Los trabajadores de la compañía han aceptado el despido de 59 trabajadores. Inicialmente la compañía planteaba un recorte de 110 empleos en una plantilla de 857 trabajadores. Además de los despidos habrá un ERTE para el resto de empleados.    

Compartir el artículo

stats