Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los choques provocados en las rotondas asturianas: el intento más clásico de fraude a las aseguradoras

Accidentes fingidos o exagerados y falsos siniestros en casa durante el confinamiento son los engaños que se han incrementado con la crisis

Los accidentes intencionados, una forma de fraude al seguro.

Getty Images

La crisis avivó los intentos de fraude de los asturianos a sus compañías de seguros durante el año pasado 2020. Y hay determinados engaños que se han convertido en los recursos frecuentes de los más pícaros: simular o exagerar accidentes de tráfico en una rotonda o en denunciar falsos siniestros en casa durante el confinamiento están en el "top" de los fraudes, incluidos los que se practican en Asturias.

¿Y cómo son exactamente esos "engaños"?

El de los accidentes en carretera es muy básico, tal como explican los expertos en el tema:

Las empresas del seguro de la región aseguran que los accidentes falsos en rotondas son los que se llevan la palma en el ranking de intentos de fraude. Operan de la siguiente forma. El coche de los estafadores circula por el carril exterior de una glorieta a la espera de una víctima que vaya por el interior, cuando éste último intente tomar una salida allí estarán los cacos para interponerse y provocar un accidente leve que se encargarán de exagerar. Para conseguir que el fraude fragüe suelen contar con la mano amiga de un abogado que les consigue un parte de lesiones y les ayude durante todo el proceso.

Loading...

¿Y los siniestros falsos en casa?

Las empresas del sector han notado un notable incremento de los intentos de fraude en el hogar. El 2020 fue el año del confinamiento duro en España, que se prolongó durante casi tres meses. Entre las prácticas más habituales están la de presentar facturas falsas a la hora de indemnizar un siniestro que haya tenido lugar en casa o aprovechar algún suceso climatológico –como una tormenta– para generar siniestros falsos, generalmente simulando que un electrodoméstico o un ordenador se ha “quemado” debido a una supuesta bajada de tensión achacable a un temporal.

Otra fórmula: inundaciones en comercios.

Ligado con los casos descritos antes, las aseguradoras detectaron también un incremento de los intentos de fraudes en comercios alegando inundaciones debido a fenómenos meteorológicos. Durante el año pasado hubo grandes borrascas que peinaron varias comunidades autónomas, entre ellas Asturias, lo que avivó estos intentos de engaño.

El II Mapa del Fraude en España, elaborado por la multinacional aseguradora AXA, ya avisa que con el aumento del paro estos engaños van a ir a más. Ya ocurrió así en los años posteriores de la Gran Recesión que se desencadenó en 2008, y está volviendo a pasar. Las aseguradoras asturianas así lo vienen percibiendo desde hace meses. Que esos intentos de fraude cotizan al alza y que, además, se están incrementando los que tienen una cierta sofisticación, los que están bien organizados. Los que son cometidos generalmente por bandas, muchas veces apoyados por expertos en leyes que saben como sortear los controles.

Compartir el artículo

stats