La compañía tecnológica Seidor, asentada en el parque tecnológico de Llanera, acaba de cerrar la adquisición de la consultora ovetense Avanti21 (antigua Cantábrico Sistemas), lo que le permite alcanzar los 80 trabajadores en plantilla, una cifra que aspira a duplicar en breve, ya que tiene unas grandes perspectivas de futuro. Su cartera de trabajo está incrementándose con fuerza desde hace unos cuantos meses. Es más, la empresa está a la búsqueda de nuevas tecnológicas en la región que pueda adquirir para afianzar ese crecimiento.

Pablo Velasco, director general de Seidor Tech, asegura que esta nueva adquisición –la de Avanti21– permitirá al grupo duplicar sus cifras de facturación, hasta situarlas en más de 14 millones de euros, e incorporar a la plantilla a 20 nuevos profesionales. Velasco pone en valor el buen momento que está viviendo el sector tecnológico asturiano, que viene acumulando un importante crecimiento. “Todo el mundo ha entendido que hay que digitalizarse, el sector está en un momento muy bueno y nosotros, en particular, estamos registrando crecimientos de dos dígitos de forma anual”, asegura.

Sobre la operación de compra que acaba de cerrar, Velasco asegura: “Con este movimiento ponemos un punto y seguido al exitoso proyecto que hemos iniciado en Asturias. Este es un momento en el que se hace más importante que nunca agruparse, colaborar y crecer”. Vamos, que quiere hacer bueno el popular dicho que asegura que la unión hace la fuerza.

Fernando González, socio de Avanti21 y que desde ahora también actuará como director comercial en Seidor Tech, asegura que “esta operación abre un nuevo horizonte en la realidad tecnológica asturiana”. Con esta unión, Seidor Tech pasa a contar en la región con 600 clientes que incluyen desde grandes empresas hasta la Administración pública. Avanti21 tiene intereses comerciales en diversos ámbitos, como la gestión de los puestos de trabajo, la tecnología en la nube o la ciberseguridad.

Las previsiones de Seidor son, además, muy ambiciosas. Para finales de 2023 espera contar con 150 profesionales en plantilla. Alcanzar esa cifra supondría que Seidor sería una de las compañías punteras de este emergente sector en la región. “

Eso nos pondrá en una posición de liderazgo”, reconoce Velasco. Una de las quejas recurrentes del sector tecnológico asturianos es que no consigue encontrar personal para cubrir las numerosas ofertas de empleo que tiene vacantes. Hay escasez de personal formado. Sin embargo, Velasco también está observando desde hace un tiempo otro fenómeno que está beneficiando a las compañías del sector: el del retorno de personal que ha hecho la mayor parte de su carrera profesional fuera de la región y que ahora, tras la pandemia, está regresando o pensando en hacerlo en breve. “En la región hay un auge del teletrabajo y, ante ese escenario, se abre una importante oportunidad para incorporar a profesionales”, destacó.