Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo consejo de Unicaja Banco, con tres asturianos, se constituirá el viernes

Manuel Menéndez partirá como consejero ejecutivo y será nombrado de forma “inminente” consejero delegado de la entidad fusionada

Manuel Azuaga y Manuel Menéndez.

Manuel Azuaga y Manuel Menéndez.

El nuevo consejo de administración de Unicaja Banco, la entidad que nace fruto de la fusión por absorción de la malagueña Unicaja y la asturiana Liberbank, será constituido y comenzará a trabajar el viernes. Lo hará una vez que ambas entidades certifiquen en el registro mercantil de Málaga la unión que ya rubricaron el pasado lunes. Será la culminación a un proceso que inició su camino hace más de seis meses y que ha tenido que recibir el visto bueno de numerosos organismos reguladores.

El viernes los nuevos consejeros que aportará Liberbank, seis de los quince, ya estrenarán sus cargos en el nuevo consejo. Tres de ellos son asturianos. Manuel Menéndez, actual consejero delegado de Liberbank, comenzará como consejero ejecutivo de la nueva entidad. Felipe Fernández formará parte de los llamados consejeros dominicales y actuará en representación de las fundaciones de Liberbank. Y María Garaña Corces , vicepresidenta de servicios profesionales para Europa, Oriente Medio y África de la compañía tecnológica Adobe será consejera independiente. Una de las primeras tareas del consejo de administración será nombrar a Manuel Menéndez como consejero delegado del nuevo banco, para cubrir el hueco que ya le ha dejado Ángel Rodríguez de Gracia, que esta semana ya renunció al cargo por jubilación. En esa primera reunión del consejo, que tendrá lugar de forma “inminente” también se decidirá cuántas vicepresidencias habrá –así como los nombres que ocuparán ese cargo–, quién será el nuevo secretario y quiénes formarán parte de las comisiones de la nueva entidad, a las que tendrán que incorporarse los consejeros nombrados por Liberbank. Unicaja Banco cuenta con cinco de estas comisiones –una especie de órganos de Gobiernos en los que se discuten cuestiones vitales para el funcionamiento diario de la entidad–, una de auditoría y cumplimiento normativo, otra de riesgos, otra de nombramientos, una más de retribuciones y, una última, de tecnología e innovación.

Por su parte, el presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, mantendrá sus funciones ejecutivas y será el presidente del consejo. Manuel Menéndez será su número dos. No obstante, este reparto de poder será temporal y durará solo dos años. En 2023 el consejo modificará su modelo de gobernanza con el objetivo de que las funciones del presidente pasen a ser no ejecutivas y para que las funciones del consejero delegado –Manuel Menéndez– pasen a ser adaptadas y revaluadas.

El banco resultante de esta fusión será el quinto de España por tamaño, tendrá presencia en el 80% del país (excepto en Canarias y Baleares) y sumará 4,5 millones de clientes. Las dos entidades comenzaron a negociar su fusión allá por 2018 y, aunque en mayo de 2019 decidieron interrumpir las conversaciones, las retomaron durante la pandemia. Unicaja tiene una importante presencia en Andalucía y Castilla y León, cuenta con 6.200 empleados y 1.000 oficinas; mientras que Liberbank, creado por Cajastur-Banco CCM y las cajas de Cantabria y Extremadura, suma 3.700 trabajadores y 579 sucursales.

Compartir el artículo

stats