Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis de precios por la guerra

Adrián Barbón advierte a los asturianos sobre la evolución de la economía: “Vienen meses muy difíciles y tiempos muy duros”

El presidente regional descarta una rebaja fiscal para atenuar los efectos de la carestía por la guerra y afirma que es la UE quien debe dar respuesta a la nueva “crisis global”

Barbón: "Hay que decir claramente a los asturianos que vienen tiempos duros y difíciles"

Barbón: "Hay que decir claramente a los asturianos que vienen tiempos duros y difíciles" A.D.

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Barbón: "Hay que decir claramente a los asturianos que vienen tiempos duros y difíciles" Juan A. Ardura

El Principado ya da por hecho un empeoramiento de la economía que golpeará tanto a las empresas como a las familias asturianas debido a la invasión de Ucrania y el galopante incremento de los precios. El presidente Adrián Barbón no se anduvo ayer con paños calientes y avisó de que “vienen meses muy difíciles y tiempos duros” durante los “cara a cara” que mantuvo en la Junta General con los portavoces del PP, IU y Foro. El presidente del Principado asumió que el conflicto descuadrará el Presupuesto regional y apeló a las medidas que adopte la Unión Europea como respuesta a una crisis global que excede las posibilidades de respuesta de una comunidad autónoma como la asturiana ante impactos inmediatos como la subida del precio de la electricidad, el gas y los combustibles o el aumento de la inflación.

“Vienen tiempos muy difíciles y hay que hablar claro a los ciudadanos, como ya hice en la pandemia; no se les puede engañar”, advirtió el presidente Barbón, que recurrió hasta tres veces a este hilo argumental, al ser preguntado por el impacto del conflicto en la Europa del Este por Teresa Mallada (PP), Ángela Vallina (IU) y Adrián Pumares (Foro). El presidente asturiano dio por seguras las dificultades que se avecinan para la sociedad, pero, en particular, recalcó, “para los más vulnerables del país y de Asturias” y defendió que todos los gobiernos deberán afrontar “las adaptaciones necesarias” para dar respuesta.

La portavoz del PP, Teresa Mallada, reprochó a los socialistas la descarbonización exprés y lamentó que “la errada política energética” de Pedro Sánchez y Teresa Ribera agudice ahora las consecuencias de “librar ahora otra guerra energética en Europa”. La líder de los populares asturianos lamentó la paralización de la regasificadora de El Musel, como una instalación que habría contribuido a atenuar un golpe como el actual sobre el coste de la electricidad. Adrián Pumares (Foro) fue más allá y defendió que el PSOE “debería pedir perdón por el cierre de las térmicas”. Ángela Vallina (IU) subrayó que la subida de la electricidad “castigará especialmente a la clase trabajadora”.

El presidente Barbón puso el foco sobre las dificultades, pero recalcó que en una coyuntura como la actual, que comparó con la crisis económica sobrevenida por la pandemia, hay que responder “con estabilidad, rigor y unidad en la Cámara y no hacer política barata”, además de rebatir las críticas de populares y foristas por el cierre de las térmicas. “Niego la mayor, el Gobierno no cerró ninguna térmica. Las empresas no hicieron las inversiones que requería la adaptación a la directiva y ahí están funcionando las térmicas que cumplieron las condiciones”, contestó Barbón, que añadió que “Alemania todavía explota el carbón y sus precios de la luz son más elevados que aquí”.

Sin bajada de impuestos

El presidente del Principado admitió que todos los gobiernos ante estos “tiempos duros” deberán tener “una visión muy social para atender tanto a los colectivos más vulnerables como a las empresas, para que puedan salir adelante”. No avanzó medidas concretas, aunque sostuvo que la bajada de impuestos, reclamada desde PP y Foro, no es la estrategia más oportuna en la coyuntura actual. Miró más bien a las iniciativas que pueda decidir la Unión Europea, entre las que citó “la necesidad de cambiar el sistema marginalista de fijación de precios de la energía porque no tiene ningún sentido que el gas ahora marque el precio de energías más baratas”, o “frenar la especulación creciente con los derechos de emisión de CO2”.

Descuadra el presupuesto

Barbón también asumió que el escenario global descuadrará el Presupuesto autonómico aunque, según dijo, “sería mucho peor no tenerlo”, y puso como muestra del impacto de la inflación en las cuentas autonómicas, el proyecto para la mejora del hospital de Cabueñes, en Gijón, que “ha pasado de un presupuesto de 45 millones de euros a 86, por el incremento de los costes de las materias primas”. El Presidente indicó que esa “ola inflacionista” no afecta solo a Asturias y sostuvo que “quien diga que existe un remedio automático está mintiendo”.

Compartir el artículo

stats