Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas

Inditex se deja 20.000 millones en Bolsa este año, 7.000 desde el inicio de la invasión rusa

Llegó a hundirse el pasado lunes a mínimos de junio de 2013 en vísperas de presentar sus resultados anuales | Tras seis jornadas de caídas recupera un 12% en las últimas dos

Pablo Isla. EP

Inditex tiene una cita con el mercado el próximo miércoles. Como cada año, por estas fechas, y antes de la apertura de la Bolsa, presentará los resultados de su ejercicio fiscal 2021-2022, que va del 1 de febrero al 31 de enero. Será la despedida de Pablo Isla, como presidente de la multinacional gallega, y el debut en una cita de este calibre del nuevo consejero delegado, Óscar García Maceiras. A ella llegarán ambos en el momento más crítico de la compañía desde que Inditex debutó en Bolsa hace dos décadas y una vez salvado el revés que supuso la irrupción del coronavirus. La guerra en Ucrania ha obligado a la empresa a cerrar todas sus tiendas en Rusia, su segundo mercado tras el de España. La Bolsa ha respondido y ha empujado la acción de la firma gallega a su valor más bajo desde julio de 2013 al caer por debajo de los 20 euros por cada título con los que cerró el pasado lunes (19,88). Un suelo que no había tocado ni en el peor momento de la pandemia hace dos años. La volatilidad que sufren los mercados se vivió el martes y el miércoles cuando la acción rebotó un 6,6% y 5,7%, respectivamente.

El pasado 23 de mayo, Inditex cumplió 20 años en Bolsa con una capitalización bursátil de 100.387 millones de euros. Nueve meses después las acciones valen un 30% menos. Desde que en la madrugada del pasado 24 de febrero, Rusia invadió Ucrania la acción de Inditex encadenó seis sesiones en números rojos lo que dejó la capitalización bursátil por debajo de los 62.000 millones, una cifra que no se veía desde junio de 2013. Solo con respecto a comienzos de año se ha dejado algo más de 20.000 millones, de los que casi 7.000 han sido desde que comenzó la guerra.

Causas

Pero la caída en Bolsa no solo es achacable al conflicto en Ucrania. En el último mes, cuando aún no había guerra, el descenso acumulado es del 13%. Llegó al 23% el pasado lunes. Si el plazo se alarga a los seis meses, el desplome alcanza el 23%.

Otro momento importante en el devenir de la acción de Inditex en los últimos meses se produjo el pasado 30 de noviembre cuando se anunció que Marta Ortega sustituiría a Pablo Isla como nueva presidenta de la empresa a partir del próximo 1 de abril y que Óscar García Maceiras, hasta ahora secretario general y del consejo, sería el consejero delegado de Inditex, con efectos inmediatos. Desde entonces la acción ha caído un 25%.

Establecimiento de Massimo Dutti, de Inditex, en Moscú.

Antes de que estallase la guerra en Ucrania, los expertos no terminaban de explicarse el descalabro en Bolsa de la dueña de Zara. Pese a que a los mercados no les gusta la incertidumbre, y la salida de Pablo Isla lo es, descartaban que el cambio en la presidencia fuese un motivo suficiente como para no seguir apostando por el valor, ya que suponen que no habrá un cambio de estrategia con la nueva dirección.

En cuanto al negocio, consideraban que marchaba bien y que ya se había olvidado el impacto del coronavirus. Su resumen era que la empresa tiene margen para expandirse y crecer. Por todo ello aseguraban que “el castigo de Inditex en Bolsa es injustificado”.

Clientes hacen cola en una tienda de Zara en una avenida de San Petersburgo. Anatoly Maltsev

Pero ahora ha llegado la guerra entre Ucrania y Rusia con todo lo que supone de impacto negativo para el negocio de la multinacional. La textil gallega cuenta con 606 tiendas en ambos países de todas sus marcas. El 9,1% de su negocio total. En Rusia, posee 527 tiendas, que cerraron el pasado fin de semana. Las de Ucrania habían bajado la persiana al producirse la invasión. El grupo contaba en Rusia a cierre de 2020 con un total de 9.119 empleados, según su Memoria Anual. Por su parte, en el país ucraniano tenía 1.170 trabajadores en 79 tiendas.

Resultados

En 2019, año previo a la pandemia, la firma obtuvo un resultado antes de impuestos en Rusia de 229 millones, casi el 5% de los 4.681 que se anotó en el mundo, según aparece en el informe del estado de información no financiera de la empresa textil. Y en Ucrania sumó 54 millones. Por impuestos, la compañía pagó 41 millones en Rusia, mientras que en territorio ucranio desembolsó otros 10.

El próximo miércoles, la compañía gallega presentará sus resultados anuales de 2021, por lo que las cuentas no reflejarán el daño económico del conflicto ruso, aunque su cotización bursátil lo esté avanzando.

Los últimos días de Pablo Isla al frente de la multinacional gallega

El próximo 31 de marzo se pondrá el punto y final a era Pablo Isla en Inditex. Ese día abandonará su casa durante los últimos 17 años, los seis primeros como vicepresidente y los 11 últimos como presidente de la multinacional. Su puesto en la presidencia de la compañía será cubierto por Marta Ortega, aunque con carácter no ejecutivo, mientras que el consejero delegado pasará a ser Óscar García Maceiras. Pese a los embates de los dos últimos años —la crisis provocada por el coronavirus y la invasión de Ucrania— Pablo Isla deja encaminada la empresa y el modelo de negocio para los próximos años después de casi triplicar los beneficios y de duplicar las ventas desde que tomó las riendas de la firma gallega en 2011. Ese año, el beneficio fue de 1.714 millones, por los 3.639 de 2019. En cuanto a las ventas, han pasado de los 13.792 millones a los 28.286. El legado que deja Pablo Isla es el de una empresa moderna, que busca la sostenibilidad y que ha apostado desde hace años por el canal online para seguir creciendo. Pese a los altibajos de los últimos meses, desde su llegada a la presidencia de la compañía el valor de Inditex en Bolsa se ha multiplicado por cuatro, es la empresa con mayor capitalización bursátil del Ibex y ha llegado a superar en muchos momentos los 100.000 millones de valor.

Compartir el artículo

stats