Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector servicios asturiano creció este verano por debajo de la media nacional

La facturación de los negocios se incrementó en julio el 12% con respecto al año anterior y los niveles de empleo aumentaron el 2,4%

Una camarera coloca una mesa en una terraza de Oviedo. | MIKI LÓPEZ

El sector servicios de Asturias ha vivido un verano de recuperación. No obstante, el crecimiento de los negocios con respecto a los años anteriores, lastrados por la pandemia de coronavirus, es inferior al de la media nacional. Al menos así lo reflejan los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El sector servicios asturiano, en el que tiene un importante peso la hostelería y el comercio, aumentó sus ventas en julio un 12,1% respecto al mismo mes del año pasado, mientras que el empleo subió un 2,4% interanual, según el INE. Con ello, en lo que va de año el sector ha elevado su facturación una media del 17,6% y ha incrementado los niveles de ocupación un 3,3%.

Esta mejora se produce después de que el pasado año el sector servicios en Asturias fuera capaz de aumentar un 14,7% las ventas y un 1,5% el empleo tras el desplome registrado en 2020 a causa de la crisis sanitaria de la covid, que provocó una caída de la cifra de negocio del 12,5% y del empleo del 3%.

El sector se recupera, pero a un ritmo inferior al del conjunto del país, donde los servicios elevaron las ventas en julio un 18,3% (seis puntos más que en Asturias) y el empleo un 4% (1,6 puntos más), con lo que en el acumulado del año registra mejoras del 22,7 y el 4,8%, respectivamente.

El incremento de la facturación de este verano en Asturias está vinculado a unos buenos resultados de ocupación turística. No obstante, desde la patronal Otea se destacó que los resultados se han visto notablemente afectados "por la enorme subida de la energía y el gas y de las materias primas, que se han multiplicado por dos y por tres en muchos casos, haciendo que la rentabilidad de los negocios en el verano de 2022 sea de las peores de los últimos años". Por ejemplo, desde Otea se apuntó que en el alojamiento la mejora en el precio medio de las habitaciones no compensó "ni de lejos" el incremento de los gastos fijos. y en la restauración fue "aún peor".

Compartir el artículo

stats