Los Cosmen amplían hasta el 13% su peso en Mobico, dueña de Alsa

El proyecto ferroviario por el Eurotúnel de la familia asturiana tendrá más competidores | El grupo negocia la compra de la empresa canaria de buses 1844

Uno de los trenes de Eurostar que recorren actualmente el Eurotúnel.

Uno de los trenes de Eurostar que recorren actualmente el Eurotúnel.

La familia asturiana Cosmen Menéndez-Castañedo, mayor accionista de la multinacional del transporte de viajeros británica Mobico (antes, National Express) ha ampliado su participación accionarial en la compañía, dueña de la asturiana Alsa, del 12,014% al 13,048%, según comunicó ayer el grupo inglés a los inversores.

Cuando la familia se incorporó a la entonces National Express en 2005, la dinastía suscribió el 9,9%, que luego amplió con sucesivas compras hasta el 17,7%. Con posterioridad, llegó a reducir su peso hasta el 10,83% y ahora lleva tres años incrementando paulatinamente su participación coincidiendo con un abaratamiento de las acciones en Bolsa.

Actualmente la cotización está en su nivel más bajo desde los años 90 por los problemas de baja rentabilidad que arrastra el negocio desde la pandemia y que la multinacional trata de recomponer con la venta de varias bases operativas en Reino Unido y el negocio de buses escolares en Norteamérica. "La recuperación total de la rentabilidad está llevando más tiempo del previsto", dijo el grupo en octubre. Mobico decidió por ello suspender el dividendo final del actual ejercicio fiscal "en espera de avances" en la reducción del endeudamiento. Por el contrario, su filial Alsa sigue una tendencia de clara mejora.

Esta particular situación del grupo Mobico explica que la familia Cosmen haya optado por liderar en solitario, y al margen del grupo británico, el proyecto ferroviario para competir en alta velocidad con Eurostar en las conexiones entre varias capitales continentales y Londres bajo el canal de La Mancha a través del llamado Eurotúnel. Evolyn, la nueva sociedad ferroviaria, cuenta con la familia asturiana como mayor accionista junto con otros inversores industriales y financieros británicos y franceses cuya identidad no ha sido desvelada.

No obstante, la dinastía no descarta la incorporación de Mobico a Evolyn una vez que el grupo británico haya enderezado su situación y reducido su apalancamiento.

La pretensión de Evolyn es iniciar sus operaciones en 2025 poniendo fin al monopolio que ejerce en esa ruta submarina el consorcio Eurostar, participado por las compañías estatales de trenes francesa y belga, así como por un fondo de pensiones de Canadá.

Tras el anuncio del proyecto, a los Cosmen (que han contratado con Rock Rail el alquiler de 16 convoyes de alta velocidad con una inversión estimada en 1.000 millones) les están saliendo nuevos competidores para el mismo corredor. La compañía Heuro, promovida por tres promotores holandeses, aspira a irrumpir en el tránsito por el Eurotúnel con 16 viajes diarios entre París y Londres y 15 conexiones entre la capital británica y Ámsterdam, en ambos casos bajando precios.

A su vez, el diario británico "The Daily Telegraph" informó días atrás que el empresario Richard Branson, que entre 1997 y 2019 operó en Reino Unido con su empresa ferroviaria Virgin Trains (una alianza de Virgin Rail y la empresa escocesa de autocares, buses y trenes Stagecoach) quiere volver al sector del ferrocarril para competir con Eurostar, Evolyn y Heuro. Este anuncio, sin embargo, ha suscitado cierto escepticismo en medios del sector.

Alsa, mientras tanto, sigue siendo la filial más dinámica de Mobico y con mayor proyección de crecimiento internacional y de negocio. Tras su reciente ampliación de negocios en Portugal, la empresa de origen asturiano está negociando reforzarse en Canarias con la adquisición de la compañía de buses Thiade, del Grupo 1844, de Fuerteventura. Así lo aseguraron el consejero de Transportes del Cabildo, Luis González, y fuentes de la Federación de Empresarios de Transportes de Canarias (FET).