Javier Franco | Director de Marketing de Telecable Empresas

"El coste de la digitalización ya no es un problema para las pymes"

"Conseguimos hacer mucho más eficientes a las empresas adaptando sus procesos a través de nuestra tecnología""

Javier Franco.  | LNE

Javier Franco. | LNE / L. Landázuri

El futuro de las pymes va de la mano de la digitalización. Esta es una de las reflexiones que el sector sugiere a Javier Franco, director de Marketing de Telecable Empresas. En un escenario en el que la Inteligencia Artificial (IA) está llamada a ser un aliado para las compañías y en el que la ciberseguridad se presenta como una herramienta imprescindible para la supervivencia de las empresas, Javier Franco desgrana las claves, costes y estado actual de la transformación digital en el ecosistema empresarial.

–El concepto de transformación digital está cada vez más presente en nuestras vidas. ¿En qué consiste y qué bondades ofrece a las pymes?

–La transformación digital consiste en tomar los procesos de negocio de las empresas y utilizar tecnologías para hacerlos más eficientes. Utilizar tecnologías digitales para gestionar estos procesos y así, economizar en recursos, ser más rápidos, ofrecer mayor calidad y, por tanto, es clave para la competitividad de las empresas.

–¿Considera que las pymes están interiorizando ese proceso de digitalización a buen ritmo?

–Las empresas se adaptan al ritmo que les requiere el mercado en el que operan. Los empresarios y los directivos de las pymes son personas tremendamente prácticas y lo que buscan es estar en ese punto de competitividad adecuado a su propia circunstancia. Hay casos en los que esas actividades son más exigentes y menos indulgentes con las empresas que no se digitalizan, pero en general están donde el mercado les pone.

–¿En qué aspectos deberían mejorar?

–La digitalización presenta para las empresas diferentes retos. Pero, sobre todo, lo que requiere es que las personas de negocio de las empresas dediquen tiempo a repensar sus procesos. Los procesos de digitalización no son instantáneos, hay que trabajarlos, implementarlos, necesitas una visión con perspectiva y tienes que cambiar.

Digitalizar implica repensar el proceso para hacerlo más eficiente porque tienes esas herramientas digitales que antes no tenías.

–¿Qué pasará con aquellas pymes que no tengan la tecnología como base de su negocio?

–Depende de la empresa, de su sector, de su actividad, de su modelo de negocio, del entorno competitivo en el que se inserte.

Hay empresas en las que la digitalización es absolutamente clave porque sin esa tecnología no van a poder competir.

Por otro lado, hay empresas que por su actividad, la aportación de valor que hacen no depende tanto de esa digitalización y pueden ir más despacio. Igualmente, esta visión con cierta perspectiva es importante porque la capacidad de reacción no es inmediata. Si ellos están cómodos en una situación donde los procesos no los tienen muy digitalizados o no han avanzado en este campo, luego, si el mercado se lo demanda, esto no lo hacen de un día para otro. Por tanto, tienen que ver un poco más allá del día a día y pensar si lo van a necesitar y, sobre todo, si lo que quieren es acceder a nuevos mercados, nuevos clientes, esto va a ser clave.

–Desde el punto de vista profesional. ¿Están naciendo nuevos perfiles laborales al calor de este escenario?

–Los perfiles que son tecnológicos, las personas que se dedican a la tecnología, a desarrollarla o a implementarla en las empresas son personas que ya están acostumbradas al cambio, al reciclaje continuo. Saben que tienen que ir asimilando las evoluciones tecnológicas para irlas aplicando. La clave está en los otros profesionales de las empresas, las personas que entienden del negocio. Hoy en día, para poder dar un giro a sus procesos de negocio deben apoyarse en herramientas digitales, por lo que estas personas ahora también tienen que estar al día de la tecnología.

–¿Cuáles son los desafíos a lo que tienen que hacer frente las pymes para interiorizar esa digitalización?

–A priori, se puede pensar que la tecnología va a tener un coste que la pueda hacer inaccesible para algunas empresas, pero la realidad es que los costes de las tecnologías están bajando y desde mi punto de vista, son perfectamente asequibles para las pymes, no veo que ahí esté el problema. Obviamente, las tecnologías de último grito todavía son caras. Esto suele empezar siempre en las grandes empresas y luego va permeando hacia abajo, pero la tecnología a día de hoy está al alcance de cualquier empresa. De hecho, hemos tenido la experiencia en los últimos tiempos del kit digital, que básicamente ha sido proporcionar tecnología de manera gratuita con las subvenciones de la Unión Europea. Ahí se ve un efecto muy interesante porque la adopción tecnológica, a pesar de esas subvenciones, no ha sido tan intensa y tan rápida y esto sucede por el otro reto que comentábamos antes, la necesaria colaboración entre el experto tecnológico y el experto en negocio.

–¿Qué papel está jugando la Inteligencia Artificial en las pymes y cómo se espera que influya en estas en el futuro?

–Una de las consecuencias de la digitalización es que la tecnología que le da soporte proporciona datos estructurados sobre lo que sucede en los diferentes procesos de mi empresa, en el de ventas, de fabricación, o en el de atención al cliente. Esos datos nos ayudan a identificar patrones que pueden convertirse en información que permita tomar mejores decisiones de negocio. Y la IA puede utilizarse para analizar esos datos y detectar patrones ocultos. Esto permite a las empresas tomar mejores decisiones y adelantarnos a lo que va a suceder gracias a los modelos predictivos generados por la IA.

–Además de innumerables ventajas, la digitalización también puede comprometer la ciberseguridad de las pymes. ¿Cómo se puede convivir con ese factor?

–Cuando los procesos de negocio dependen de los sistemas y estos fallan, tienes un problema muy gordo y tu empresa se puede parar. Por ello, hay que estar prevenido contra esto. Toda tecnología puede fallar por errores de programación, por daños en el disco duro, por la climatización de las máquinas... Como es algo que puede suceder, las empresas tienen que ponerse en esa tesitura, hacer una análisis de riesgo para acometer medidas que prevengan o que en caso de que haya fallos, el impacto sea el menor posible.

Pero la tecnología también puede fallar si alguien te la sabotea. Aquí entra en juego la ciberseguridad y, por ello, es clave tomar las medidas pertinentes para que nadie pueda parar tu empresa.

–¿Cómo ayuda Telecable a las pymes a lidiar con estas amenazas?

–Primero, como operador de telecomunicaciones, proporcionando las redes con más presencia en todo el territorio y con mayor cobertura móvil para que la conectividad esté lo más disponible posible. También hemos lanzado una propuesta de ciberseguridad nueva, "scudo", que busca poner la ciberseguridad de la pyme en el nivel adecuado a su tamaño y circunstancia. Para prevenir fallos de la tecnología, proponemos servicios "cloud" en infraestructuras que están cerca de nuestras empresas. Acercándonos a la inteligencia artificial contamos con "Mileva", una plataforma que hace más asequible la capacidad de almacenar datos, visualizarlos y procesarlos. En el campo de la IA generativa, tenemos una alianza con Microsoft que nos permite llevar a las pymes las soluciones más potentes en este ámbito.