Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras su accidente en agosto

Marta Ferrusola alega demencia sobrevenida para pedir quedar fuera del 'caso Pujol'

La familia argumenta que como consecuencia del accidente que sufrió en agosto no puede declarar ante un tribunal

Marta Ferrusola y Jordi Pujol se dirigen a la Comisión de Investigación del Parlament, en febrero del 2015.

Marta Ferrusola y Jordi Pujol se dirigen a la Comisión de Investigación del Parlament, en febrero del 2015. FERRAN NADEU

La defensa de la familia Pujol ha solicitado el archivo de las actuaciones relativas a la matriarca del clan, Marta Ferrusola, en el 'caso Pujol', por padecer una demencia sobrevenida consecuencia del accidente doméstico que sufrió el pasado mes de agosto en su domicilio y de que padece alzheimer desde 2018, lo que le impediría declarar ante un tribunal, según el escrito presentado en la Audiencia Nacional al que ha tenido acceso El Periódico de Catalunya.

En un informe del pasado mes de noviembre la Unidad de Memoria del Servicio de Neurología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona declaró que padecía alzheimer desde el año 2018 y "actualmente debido a su demencia de base y a las lesiones cerebrales causadas por el politraumatismo", que sufrió en agosto hacen que "la paciente no tenga la capacidad de juicio ni la toma de decisiones conservadas".

Dos informes

El otro es de enero, pero ambos coinciden en describir con gran dureza la situación en la que se encuentra Ferrusola, a la que el juez propone juzgar junto a sus hijos y su marido, el expresidente catalán entre 1980 y 2003, Jordi Pujol, por formar una organización criminal que, aprovechando su posición privilegiada de ascendencia en la vida política, social y económica catalana durante décadas, acumuló un patrimonio desmedido directamente relacionado con actividades corruptas. En la causa consta cómo participó en los movimientos de dinero entre las cuentas de Andorra al ordenar transferencias como la "madre superiora".

Los informes descartan que sea juzgada, al afirmar que las lesiones que sufrió en la cabeza con la caída que sufrió en su domicilio sumado al alzheimer que ya padecían hacen que no reconozca "de manera consistente a sus familiares cercanos" y sus frases son "de contenido incoherente", lo que le impide declarar "ante un tribunal por incapacidad de comprensión, tanto del objeto como de las consecuencias, así como de evocar hechos o interpretar la realidad pasada o presente, sin que pueda descartarse que una situación como esta pueda generar en la paciente una situación de estrés/ansiedad que empeoren todavía más su estado cognitivo".

La decisión definitiva corresponde al juez instructor, Santiago Pedraz, que de momento ha abierto una pieza separada para incluir en ellos los informes forenses que aporta Marta Ferrusola y preservar su intimidad, por lo que solo le ha dado traslado de ellos en su totalidad a la fiscalía para que se pronuncie. La habitual es que el magistrado adopte una decisión después de conocer los informes de los forenses de la propia Audiencia Nacional.

Compartir el artículo

stats