Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Refundación de Cs

Guillermo Díaz: "Cs no se puede integrar en el PP, que no combate la corrupción"

Guillermo Díaz insiste en que el partido liberal no se unirá al proyecto de Feijóo y explica que la refundación «se lo planteará todo, hasta los cimientos y la dirección, porque lo único sagrado en Cs es la libertad»

El portavoz del equipo político que afronta la refundación de Ciudadanos, Guillermo Díaz. / GREGORIO MARRERO

Al diputado malagueño Guillermo Díaz se le ha encomendado un papel estelar en la refundación de Ciudadanos. Igual que es capaz de pasarse horas hablando de cine, historia o heavy metal, se adentra sin escatimar tiempo en la compleja realidad a la que se enfrenta el partido liberal. 

¿En qué se traducirá la refundación de Cs que ha precipitado el descalabro electoral del 19J?

Tenemos la evidencia de que hay que cambiar algo. Lo hemos visto en estas elecciones andaluzas con una gestión que aprueba todo el mundo a izquierda y derecha, unos consejeros muy valorados, una simpatía altísima en las encuestas, una buena campaña o dos debates con mucha gente asegurando que los ha ganado Juan Marín. Si con eso sacamos cero escaños, significa que la marca está muy tocada. La marca y algo más. Tenemos que conseguir que sea atractivo votarnos. Hay algo que debemos cambiar para que la gente nos vote. Creo que es el vehículo. En eso se traducirá la refundación. En cambiar el vehículo que transporta todo esto.

¿Cuáles son los principales errores cometidos en Cs estos últimos años, si se atiende al diagnóstico del propio partido?

Hemos tenido una política de pactos mejorable. Podíamos haber encabezado gobiernos. Está visto que el mérito se lo lleva el que encabeza. También son mejorables algunos formatos de comunicación y, además, creo que ha llegado el momento de arañar la pizarra. Tenemos que ser más contestatarios con el sistema de partidos. Nos estamos acostumbrando a que los políticos puedan cambiar dos veces de opinión en la misma semana. El PP dijo en la misma semana que España era plurinacional, binacional, regional y todo eso. O hemos visto que Sánchez ha pasado de querer quitar el Ministerio de Defensa a proponer una ampliación del presupuesto de Defensa, necesaria por cierto, para cumplir con los compromisos OTAN. Y no pasa nada porque en los partidos no hay un aparato ideológico sino un manual de adaptación a la realidad relativo, muy gaseoso. Todo se va adaptando a golpe de encuesta y de vamos a salvar el día de hoy. Todo es táctica en miniatura. Y eso no lo hemos denunciado. Tenemos que empezar a señalar el relativismo absoluto que campa en la política española. Se ha criticado mucho a Trump, con razón, pero todo el mundo lo imita en la comunicación. En Cs no lo hemos imitado pero no hemos señalado al que lo hace. Tenemos que ser el partido que dice la verdad. Sin relativismos.

"En Cs está muy tocada la marca y algo más, tenemos que cambiar y ser el partido que dice la verdad"

decoration

¿Se equivocó su partido al entregarle al PP las comunidades de Madrid, Murcia o Andalucía?

Con lo que sé hoy, alguna alcaldía importante o alguna presidencia de una comunidad podríamos haber cogido. Sabemos muchas cosas hoy que no sabíamos en aquel momento. A toro pasado todo es mucho más fácil. No pretendo enmendarle la plana a nadie. Yo mismo apoyé todos esos pactos en un momento en el que el partido crecía y lo decidimos así. Es mucho más fácil hacer la quiniela el lunes. 

¿Negoció mal Cs el pacto del Gobierno andaluz con el PP y podía haber cogido la presidencia?

Es muy difícil ponerme en ese 2018. Primaba el cambio. Al pactar, no pensábamos en las elecciones de 2022. Cumplimos nuestra palabra e hicimos posible el cambio. Ahora, a posteriori, sí digo que -no tiene por qué haber sido en Andalucía- con la aritmética global de varias elecciones autonómicas o en capitales, se podía haber encabezado algo.  

¿Tendría sentido cambiarle el nombre, la marca y el color naranja a Cs, si el partido lo siguen dirigiendo las mismas personas?

Esto va mucho más allá de la marca o el color. Es más profundo. Hablamos de una refundación hasta en los cimientos. Nos lo vamos a plantear todo. No hay nada sagrado. Lo único sagrado es la libertad. El único dogma que tenemos en esta refundación es la libertad. Son muchos los que están discutiendo qué libertad quitar en el Congreso de los Diputados. Con ese dogma como semilla, todo el pastel está en cuestión. La dirección del partido, yo mismo, el programa, las ideas... Todo. El compromiso de la dirección es culminar este proceso y, luego, la militancia decidirá quién dirige. Refutará o no a quienes hemos llevado este trayecto. Había dos opciones: una era dimitir y pirarnos todos y la otra iniciar este proceso. Y hubo unanimidad en todos los órganos de dirección en que la vía era esta de la refundación. 

¿Es compatible, entonces, con la continuidad de Arrimadas? 

Lo que decida la militancia será lo acertado. Si así lo decide, así será. Y si así no lo decide, no lo será. La de Inés, la mía y la de todos los miembros de la dirección del partido.   

¿Sería Begoña Villacís una buena capitana del nuevo proyecto? 

Begoña es quien coordina la refundación. Yo soy el portavoz y trabajo con ella mano a mano. Begoña es parte de la dirección de Inés y tiene un capital político muy estimable. Igual que lo tienen Inés o Edmundo Bal. Otros partidos nos dicen que es envidiable el capital político que muchos miembros de Cs tienen de manera individual.

El PP baraja pescar en este capital ¿Qué piensa la dirección nacional de Cs sobre la posible oferta de Feijóo para que el partido liberal se integre en su proyecto?

Que un partido liberal no se puede integrar en quien pone un recurso de inconstitucionalidad contra la eutanasia. Quien vota a favor de abolir la prostitución sin preguntar a las afectadas. Quienes no están convencidos de que cuando dos personas se quieren pueden contraer matrimonio y nadie tiene que decirles si lo suyo es un matrimonio o no. Quienes dicen que los niños, cuando nacen por gestación subrogada, son mercancía. Quienes consideran que el cannabis terapéutico es jugar con fuego. Un partido liberal no se puede integrar nunca en quien no combate la corrupción de forma fehaciente. La Fiscalía acaba de pedir tres años de cárcel para uno de sus miembros sin que aquí se mueva una brizna de paja, el aire no mueve nada. No podemos. Un partido con el dogma de la libertad no se puede integrar en un partido cuyo dogma es conservar, que es muy respetable. Comparte cosas con nosotros pero no tenemos la misma raíz ni los mismos principios. Es una tradición muy antigua. Ese partido recurrió el aborto o el divorcio. Y los liberales somos, en ese aspecto, lo contrario.   

Si se repiten los malos resultados en las municipales y en las autonómicas de mayo de 2023, ¿habría fracasado la refundación?  

La refundación se acelera para que vayamos a esas elecciones con ese vehículo nuevo. Quedan once meses. En los tiempos de hoy, es una eternidad. Basta con ver quiénes encabezaban determinados partidos hace seis meses.

Dijo Juan Marín, tras su dimisión, que no se arrepentía de nada porque había trabajado para beneficiar a los andaluces y no a su partido, ¿comparte esta frase?

Me parece una frase cargada de honestidad. Si yo fuera Juan Marín, estaría orgulloso también. Yo estoy orgulloso de lo que han hecho Juan Marín y mi partido por Andalucía. Otra cosa es que hayamos pensado poco en nosotros. Eso se puede valorar pero es muy difícil trasladarlo. 

¿Ve bien Cs que el PP se apropie de algún consejero suyo para el nuevo Gobierno andaluz? 

Halaga. En su campaña, el PP habló más de los logros de Ciudadanos que de los suyos. En el PP, lo que pueden hacer es afiliarse a Ciudadanos. A lo mejor le gustamos más nosotros que ellos mismos.

¿Ve su partido a Juan Marín vinculándose al Gobierno en solitario de Juanma Moreno esta legislatura o será fiel a Cs? 

Juan ha dicho que va a ser siempre de Ciudadanos. Y yo le creo. 

Compartir el artículo

stats