Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

Rechazo unánime de Canarias al "chantaje" de Rabat con la migración

Los grupos del Parlamento regional critican que el giro de Sánchez sobre el Sáhara no haya servido para frenar la llegada de pateras a las Islas

Rescatan en Fuerteventura una neumática con 61 personas, entre ellas 4 niños. Carlos de Saá

"Chantaje y presión". Son las dos palabras más repetidas por los portavoces de los grupos del Parlamento canario a la hora de valorar la relación entre España y Marruecos pasados cinco meses desde el giro de Pedro Sánchez sobre la cuestión del Sáhara. El pasado sábado el rey de Marrruecos, Mohamed VI, aprovechó su discurso oficial de la fiesta del 20 de agosto para aplaudir el apoyo del Gobierno español a "la marroquinidad" del Sáhara. Un apoyo que no se ha traducido en un freno al fenómeno migratorio en el caso de las Islas. Todo lo contrario, las llegadas este año han crecido más de un 25% con respecto al mismo periodo del año anterior. A estos datos se agarran los grupos parlamentarios para afirmar que la relación entre ambas regiones está basada en "chantajes" por parte de Marruecos que no traen ningún beneficio a España, y por tanto, tampoco a Canarias. 

La nueva relación no acaba de gustar ni a los partidos de la oposición, ni a los socios de gobierno del PSOE en las Islas. "Se vuelve a confirmar que con Marruecos no se puede llegar a acuerdos serios y fiables", explica el portavoz parlamentario de Nueva Canarias, Luis Campos, quien lamenta que el Gobierno español haya "cedido" al chantaje. "Lo más triste es que lo haya hecho en detrimento de los derechos de un pueblo y que encima no haya, hasta el momento, ningún beneficio palpable", aclara Campos. 

Para el portavoz de Podemos en la Cámara regional, Manuel Marrero, España también ha cedido a la presión del país africano. "Marruecos tiene tres eternas amenazas: drogas, terrorismo y migración", afirma el diputado canario, quien asegura que "Mohamed VI nunca se va a contentar con lo que consiga porque es insaciable". 

Desde la oposición consideran que "los datos de pateras demuestran" que la política exterior de Sánchez es un "auténtico fracaso". Así lo define el presidente del PP en Canarias, Manuel Domínguez, quien asegura que las "alabanzas del rey de Marruecos solo se pueden entender desde la debilidad de posición del Gobierno de España ya que en nada ha beneficiado a nuestro país". Y en esto coincide el portavoz de CC en el Parlamento canario, José Miguel Barragán, quien considera que las cifras de migrantes evidencian que en la nueva relación entre países "solo gana uno". "Ya no es solo el flujo migratorio, también hemos perdido la amistad con Argelia y todo lo que eso conlleva", recuerda el nacionalista. 

Tanto para CC como para PP, el giro de Sánchez esconde una "letra pequeña" desconocida para todos. Campos, por su parte, apunta al caso Pegasus para buscarle explicación al cambio de postura. "Parece probable que Marruecos estuvo detrás y puede tener algo de España que motive ese desvío inesperado", aclara. 

El portavoz de Agrupación Socialista Gomera, Casimiro Curbelo, por su parte, prefiere no entrar a valorar los motivos que llevaron al presidente español a cambiar de postura e insiste en la importancia de encontrar una estrategia regional, nacional y europea para gestionar la migración hacia las Islas. "Canarias está desbordada, cada uno vende el discurso que quiere, pero nos tenemos que centrar en que faltan recursos para hacer frente a la crisis", insiste Curbelo. 

Compartir el artículo

stats