Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Independentismo catalán

Pere Aragonès posterga hasta 2024 la negociación para convocar otro referéndum

El presidente catalán reconoce que apuntar a una negociación inmediata "sería engañar a la ciudadanía"

Pere Aragonès. EP

Tal y como adelantó en enero El Periódico de Catalunya, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico, y confirmó hace una semana la secretaria general de ERCMarta Rovira, en las cuentas del partido, en cuanto a la negociación con el Estado, el próximo año es inhábil, dado el ciclo electoral que se inicia en mayo, con las elecciones locales y finaliza en otoño ( o en enero del 2024) con los comicios generales. Por tanto, todos los frutos que esta primera mesa de negociación tenga que dar en esta legislatura deben de ser recolectados antes del 31 de diciembre.

Y en este contexto, al que tampoco le es ajeno el parón en las relaciones que se produjo a raíz del 'Catalangate' las cuentas republicanas pasan por priorizar, en sus contactos con el Gobierno, el eje de la desjudicialización por delante del del ejercicio al derecho a la autodeterminación. En una entrevista en TV3, el presidente catalán, Pere Aragonès, señaló que si asegurase que en los tres meses que faltan hasta ese 31 de diciembre del 2022 se va a proponer un referéndum "estaría engañando a la ciudadanía".

Tomando en cuenta que si las elecciones generales dan una mayoría en el Congreso que permita la creación de la 'versión 2.0' de la mesa de negociación, esta no se pondrá en marcha, como mínimo, hasta la primavera del 2024. Aprovechó el 'president' para señalar que si las urnas en España conforman una mayoría alrededor del PP, la Generalitat "persistirá" en sus reclamaciones y que no se levantará de la mesa de negociación.

En cuanto a la desjudicialización, Aragonès señaló que la reivindicación es el de la amnistía que ponga fin a la "represión". Pero, al mismo tiempo, reconoció que el objetivo es conseguir un paquete de medidas que produzcan un efecto parecido a esa "amnistía". Y es que, siempre con el principio de realidad en mente, los republicanos son conscientes de que el Gobierno está cerrado en banda a tramitar una medida excepcional que tampoco contaría con el apoyo del PP.

Precisamente la mesa de negociación es el principal punto de enfrentamiento entre Aragonès y Junts, por un lado, y la ANC, por el otro. "Esta estrategia", el de la solución del conflicto Estado-Catalunya, "contó con el aval de la ciudadanía y es el primer punto del acuerdo del pacto de Govern" dijo, y, por tanto, "no tendría mucho sentido que acudiera a una manifestación" que se convoca, precisamente, contra esta estrategia.

Aragonès porfió en su mensaje de tratar de diluir la importancia política de la manifestación que organiza la ANC: "La Diada es más que una manifestación", señaló y recordó que él participará en "muchos otros actos".

Compartir el artículo

stats