Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Visto en las redes

Italia “explota el corazón” de España y prepara el doblete

La “azzurra” opta a repetir en el fútbol el éxito de Eurovisión el día del adiós continental a la Carrà

Luis Enrique se abraza a un miembro del cuerpo técnico, ante Thiago, Pau y Gerard Moreno. | Efe

“Explota, explota, me expló”. El estribillo pegadizo de uno de los muchos himnos de la prolífica discografía de Rafella Carrà resume perfectamente la sensación con la que se quedó España al caer en semifinales víctima del país que vio nacer a la inolvidable rubia de sugerentes bailes. El día que enfrentó a las dos tierras que más quisieron a la Carrà, la victoria fue “azzurra” gracias al acierto de los de Mancini desde el punto de penalti. La selección de Luis Enrique no pudo evitar que Italia opte a mandar este año no sólo en la música, también en el fútbol. Si hace un mes el triunfo en Eurovisión fue gracias al tema de rock “Zitti e buoni” (callados y buenos), este título perfectamente puede ilustrar la propuesta de quienes están demostrando una versión muy mejorada del “catenaccio”. Y es que Italia sigue defendiendo muy bien, pero también sabe hacerlo muy bien cuando toca mover la pelota. No permitió España que brillaran como en ocasiones anteriores, porque fue el combinado de Luis Enrique quiso y mandó con el balón. No alcanzó, pero con eso tiene que quedarse una selección que rindió muy por encima de lo esperado con un grupo de futbolistas con un futuro que asusta. En medio de críticas y recuerdos a las ausencias, Pedri (18 años) y Dani Olmo (23 años) fueron los mejores de un encuentro en el que la eliminación no debe tapar el gran europeo de España y su líder: Luis Enrique.

Dani  Olmo. | Efe

Dani Olmo. | Efe

Olmo triunfa de “falso 9”

“Morata y diez más”, pensaba Italia recordando la defensa de Luis Enrique, jornadas atrás, al delantero español. Lucho le dio una vuelta al planteamiento habitual y tirando de los planes ideados en su día por su amigo Guardiola, se saco un “falso 9” ante Italia. El elegido para desempeñar el rol, Dani Olmo, uno de esos chavales a los que el ojo del gijonés dio preferencia en la convocatoria. Acertó de pleno. El catalán, triunfador en Croacia y Alemania, está siendo profeta en su tierra gracias a la selección. Volvió locos a dos clásicos como Bonucci y Chiellini, generó juego y dio llegada a una selección que mereció mucho más. El detalle resume el baño táctico de Luis Enrique a Mancini en el partido en el que Italia, que venía de maravillar, no brilló y sólo pudo marcar al contragolpe.

Chiesa, tras marcar. | Efe

Chiesa, tras marcar. | Efe

Luis Enrique y las risas con Chiesa

Antes de iniciarse la segunda parte de la prórroga, en plena tensión por el desenlace del partido para decidir el primer finalista de la Eurocopa, Federico Chiesa, autor del primer gol del partido, esperaba a la reanudación del encuentro pegado a la línea de cal, a la altura del banquillo de España. Luis Enrique se acercó entonces, iniciando una breve charla que acabó entre risas cómplices de ambos. Para combatir los nervios, humor.

Morata celebra su gol. | Efe

Morata celebra su gol. | Efe

Morata acaba con el “catenaccio” en las segundas partes 

No había recibido ni un solo gol Italia en las segundas partes a lo largo de la Eurocopa. Cuando el conjunto dirigido por Mancini se adelantó en el marcador (Chiesa, min. 60), la cosa pintaba mal para los de Luis Enrique. La entrada de Morata al campo premió la ambición de “la Roja”, reivindicó al delantero y acabó con el “catenaccio” italiano tras el descanso. No le salió tan bien en los penaltis.

Ficha de Luis Enrique en la 90-91. | RSG

Ficha de Luis Enrique en la 90-91. | RSG

El Sporting y su “uno di noi”

Si Luis Enrique ha construido un equipo a su alrededor a base de creer en sus ideas, no hay equipo en España que crea más en Lucho que el Sporting. El club gijonés hizo un guiño al seleccionador al iniciar el día compartiendo la ficha de su etapa en el primer equipo con un “uno di noi” ( uno de los nuestros, en italiano). Tras la derrota hubo más apoyo: “¡Qué orgullo que seas uno de los nuestros!

Compartir el artículo

stats