Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El túnel que hizo agua

La imagen de la galería del metrotrén inundada y en mal estado se convierte en símbolo del olvido y abandono en que está sumido el gran proyecto ferroviario local

9

Estado de abandono del túnel del metrotrén

Era abril de 2004 cuando la cabeza de corte de la gran "Noega" -la tuneladora de fabricación alemana bautizada con sidra en la Selva Negra antes de llegar a Gijón por barco desde Rotterdam- empezaba a horadar el suelo gijonés. Su labor era crear el túnel que permitiría la circulación

A la desolación que siente Gijón desde hace tiempo por la paralización de todas las acciones vinculados a su gran proyecto ferroviario, se suma ahora el impacto de ver el estado de abandono del túnel del metrotrén, con espacios totalmente inundados. Y no es sólo agua. El equipamiento del túnel está oxidado o roto, los cables cuelgan, hay grietas, zonas con sedimento acumulado...

La revelación pública, con gran soporte gráfico, la hacía David Alonso, edil del Grupo Municipal de Xixón Sí Puede, a partir de un trabajo de investigación compartido con un grupo de ciudadanos que se "colaron" en el túnel. Las imágenes no sólo dan fe de que Gijón tiene bajo tierra una gran infraestructura sin uso desde hace una década. Además, muestran un estado tal de la galería que parece evidente que nadie se hace cargo del mantenimiento, control y seguridad necesarias para garantizar que pueda ser útil si, algún día, tuviera que pasar un tren por allí. Hasta el año 2014 ese labor se contrataba a una empresa privada. A partir de ese momento lo asumió el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF). O por lo menos eso anunció. El Ayuntamiento de Gijón quiere saber, a la vista de las imágenes, quien se ocupa del túnel gijonés.

Un túnel sin uso y millones de euros enterrados. El punto de partida fue un contrato de Fomento a Necso por un importe de 105,9 millones pero en la reciente denuncia de la marca local de Podemos elevaba el coste final de toda la operación para las arcas de Fomento a 138 millones sumando obras complementarias. La inundación y el abandono son los últimos males de un túnel que también fue víctima de las confrontaciones políticas. No hay que olvidar que la llegada al gobierno nacional del PSOE en 2005 impulsó una modificación del trazado inicial con la idea de ampliar el recorrido hasta Cabueñes y generar nuevas estaciones. "Noega" frenó en seco durante siete meses en Pablo Iglesias. Y luego en lugar de seguir por el paseo de Begoña y el centro de ciudad giró hacia la avenida de la Costa.

Este túnel se ha convertido en casi un símbolo del olvido en que vive desde hace tiempo todo el plan de vías. El concejal de Urbanismo de Gijón, Fernando Couto, hablaba ayer de ese abandono generalizado del gran proyecto ferroviario de la ciudad. Para Couto que el túnel del metrotrén esté inundado es "inaceptable" pero que no esté en servicio "es mucho peor".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats