Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Quiero que pague por lo que me hizo", advierte el hombre al que reventaron una botella en la cara

La Policía busca al responsable de la agresión, mientras que la víctima pide la ayuda de los testigos

José Medina, con su camiseta ensangrentada tras la agresión.

José Medina, con su camiseta ensangrentada tras la agresión.

"Quiero que se haga justicia y que pague por lo que me hizo". Son palabras de José Medina, el vecino de Gijón de 39 años que el pasado fin de semana sufrió una grave agresión después de que otro hombre, al que busca la Policía, le reventase una botella de

El incidente ocurrió en la madrugada del sábado al domingo en un bar de la calle Santa Lucía. "Yo estaba tomando algo con una amiga tranquilamente; me giré porque había un grupo de unos cuatro hombres donde dos de ellos estaban discutiendo", expone este gijonés, que niega que fuese su pareja sentimental quien le agrediese, tal y como refirieron algunos testigos de los hechos. "Fue entonces cuando uno de ellos me empujó por estar mirándoles y cuando me incorporé para recriminarle lo que hacía cogió una botella de cristal y me la partió en la cara", asegura José Medina, que ya ha denunciado los hechos en Comisaría.

Tras la agresión, José Medina cayó al suelo y comenzó a sangrar profusamente mientras su agresor huía a la carrera del establecimiento. Poco después llegaron varias dotaciones de la Policía Local, pero ni rastro ya del sospechoso. Según la denuncia presentada el lunes, José Medina "no conocía de nada" al agresor, pero ofreció a los investigadores de la Policía Nacional una descripción física del individuo, que podría tratarse de "un hombre de unos 50 años, barba y que según me dijeron allí podría vivir en Avilés".

José Medida da ahora la cara para pedir ayuda a los testigos presenciales. "Si alguien le conoce o sabe quién fue, le pido por favor que dé información a la Policía; quiero que pague lo que me hizo", insiste el afectado.

Una cicatriz y 28 puntos

Tras la agresión, este gijonés fue trasladado al hospital para que los sanitarios le curasen las heridas. Fueron necesarios 28 puntos de sutura desde la frente, pasando por todo el tabique nasal hasta el labio. Una agresión que le dejará cicatriz.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats