Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto en entredicho

La oposición duda de la viabilidad de que la firma gallega se instale en una Zalia "sin luz ni accesos"

Portavoces municipales alertan de las precarias condiciones del espacio y recelan de la idoneidad de una planta de biomasa en una zona logística

Una vista de la Zalia y su entorno.

Una vista de la Zalia y su entorno. MARCOS LEÓN

Con más tibieza que entusiasmo se ha recibido entre los grupos políticos del Ayuntamiento de Gijón el anuncio de que la firma gallega Greenalia tiene interés por implantarse en la Zona de actividades logísticas e industriales (Zalia) de San Andrés de los Tacones. Sería la primera empresa en ubicarse en ese espacio que se diseñara hace años como gran polo empresarial de todo el Principado y que, a día de hoy, sigue vacío tras varios intentos fallidos de implantación empresarial. La firma gallega tiene interés en una parcela de 80.000 metros cuadrados para construir una planta de biomasa de 50 megavatios, que generaría una inversión de 70 millones.

Ahora mismo se está mirando la solicitud de compatibilidad urbanística que la firma presentó al Ayuntamiento y éste reenvió a la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA). El equipo de gobierno de Foro prefiere esperar a la respuesta de este organismo antes de tomar posición sobre el proyecto. Las dudas tienen que ver con que un proyecto de estas características -una térmica para quemar madera- tenga cabida en una zona logística. Fernando Lastra, consejero de Infraestructuras, aseguraba hace unos días que se tramitará la consulta municipal con rapidez.

Desde la oposición se da la bienvenida a un proyecto que podría ser el estreno de la Zalia pero se tienen muchas dudas sobre su viabilidad. Más allá de la reflexión sobre la idoneidad de la empresa o la tipología del proyecto -que tampoco gusta demasiado a todos- la crítica mayoritaria es que cualquier implantación empresarial resulta imposible mientras no se cubran las deficiencias de la Zalia. "¿Quién se va a querer ubicar en un sitio que no tiene accesos ni luz, que no cumple las mínimas condiciones necesarias... es un erial que sólo sirve para el cultivo del plumero de la Pampa?", se preguntaba ayer en voz alta Mario Suárez del Fueyo. El portavoz de Xixón Sí Puede habla directamente de "globo sonda" entiende, además, que "aunque habrá que evaluar cuestiones como la plantilla que genere tampoco es el tipo de instalación más adecuada para una zona como la zona oeste de Gijón con mucha contaminación". Salga adelante o no este proyecto, XSP sigue manteniéndose firme en la crítica de que "la Zalia es un pufazo que está pagando el Ayuntamiento de Gijón".

Globo sonda también es una expresión utilizada en su reflexión por el portavoz municipal del PP, Pablo González, para quien el anuncio del interés empresarial "no pasa el filtro del rigor para que puede ser una buena noticia. Demasiadas incógnitas, demasiadas buenas intenciones, demasiados condicionantes urbanísticos... Creemos que un gobierno responsable no dejaría crecer una noticia así, creemos que deberían de decirnos a todos los gijoneses lo que ha hecho en relación a semejante proyecto. Nos tenemos que nada, y ya van muchos globos sonda en relación a la Zalia". González ha mostrado en muchas sesiones plenarias su desacuerdo con el proyecto de la Zalia y su coste para el Ayuntamiento de Gijón.

La propia empresa gallega ya advirtió que su proyecto, o cualquier otro, es inviable mientras la Zalia no tenga subestación eléctrica y que tanto este proyecto, como otros dos que tiene para Asturias, requerirían de subvenciones públicas.

Desde Ciudadanos se tiene claro que hay que apoyar la instalación en Gijón de "cualquier proyecto empresarial que genere actividad y empleo, siempre que sea viable económicamente y sostenible desde un punto de vista medioambiental". Otra cosa es que vean esa viabilidad . "Esperamos que no se vea abocado al fracaso por la carencia de infraestructuras que tiene la Zalia. Por eso urgimos al Gobierno del Principado de Asturias, como máximo accionista, a que solvente cuanto antes el problema de la subestación eléctrica y el de los accesos, de los que sólo uno está en obras. Hasta que estas cuestiones no estén solventadas vemos difícil que se puedan materializar inversiones industriales en este espacio", explica el coordinador local de la formación naranja, Rubén Pérez Carcedo.

Aurelio Martín, portavoz de IU, asegura que "nos alegramos de la implantación de una empresa y esperemos que sea la primera de muchas empresas que se instalen en la Zalia". Eso sí dejando claro, por un lado, la dificultad de considerar creíble la viabilidad de cualquier proyecto en ese ámbito "cuando no hay subestación eléctrica y los accesos están como están" y, por otro, la exigencia de que "el proyecto cumpla la normativa urbanística y medioambiental". Una reflexión que no es baladí teniendo en cuenta la tipología de la planta que se quiere ubicar. Salga adelante o no el proyecto empresarial, Martín sigue creyendo en el valor estratégico de la Zalia para Gijón, el puerto del Musel y toda Asturias.

"La propuesta es interesante ya que la biomasa es importante para el futuro de Asturias, como fuente renovable generadora de empleo, sobre todo, en el medio rural. Sin embargo, aún no hay nada concreto sobre la mesa, así que, por seriedad, hasta que no haya proyecto no puedo emitir más valoración que ésta", explica desde la moderación Ana González, candidata a la Alcaldía por el PSOE.

Compartir el artículo

stats