Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Nordeste" tapa sus grietas

Cuatro expertos participan en la rehabilitación de la obra, que tendrá una nueva estructura, interna y externa, hasta llegar a los 4.100 kilos

Miguel Blanco y Raquel Huergo contemplan la escultura "Nordeste" durante las labores de restauración en el polígono de Somonte.

Miguel Blanco y Raquel Huergo contemplan la escultura "Nordeste" durante las labores de restauración en el polígono de Somonte. JUAN PLAZA

El deterioro por el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas que han llenado de agujeros, grafitis y hasta pegatinas la escultura "Nordeste", que desde 1994 está en la subida al cerro de Santa Catalina, ha comenzado a subsanarse. Cuatro expertos trabajan a fondo para rehabilitar la obra de Vaquero

Los problemas sobre "Nordeste" vienen dados por la oxidación y las inclemencias meteorológicas, que han provocado "perforaciones y la desaparición del material de la escultura", describe. María José Bardio, arquitecta técnica y directora de obra de la restauración. Parchear esos orificios sería una opción "poco estética" y además seguiría deteriorándose con facilidad. Es por eso que se ha encargado una reproducción en chapa de diez milímetros, cuando la actual tenía la mitad. "La idea es que dure 52 años en perfecto estado", señala Bardio.

13

Así ha sido la rehabilitación de la escultura "Nordeste"

La nueva estructura ya está encargada, se cortarán las piezas mediante láser y se ensamblará todo perfectamente. Además, detalla María José Bardio, "se montará una estructura interior que refuerce todo el conjunto" de la obra de Vaquero Turcios. Sí se mantendrán las de siempre las chapas superpuestas que acompañan a la escultura, que mide cuatro metros por cinco metros y medio.

A partir de ahí, las labores de la empresa Metálicas de Mareo (encargada de las labores), se enfocan a lograr la oxidación pretendida del acero cortén, un material compuesto principalmente por níquel, hierro, carbono y cromo y que en condiciones normales se lograría el efecto pretendido en un plazo de 18 meses. "El proceso puede durar unos diez días, se echa el ácido, se deja actuar y a partir de ahí realizamos lavados con agua para acelerar el proceso", explica Miguel Blanco, de la empresa encargada de esta rehabilitación, que se enmarca dentro de la segunda fase del plan de conservación y restauración de obras de arte que tiene en marcha el Ayuntamiento.

Los trabajos están ya en marcha. "Se encargarán de la obra cuatro personas, soldadores homologados y quien se encarga del montaje de la estructura interior y también del recubrimiento; habrá labor de restauración en las uniones, soldadura y habrá que pulir y limpiar", describe Blanco. A partir de ahí, la previsión está en que en el mes de septiembre "Nordeste" se vuelva a instalar en el mismo punto de siempre, próximo al colegio Honesto Batalón.

Una vez vuelva a relucir, será fundamental que "Nordeste" no sufra actos vandálicos. "Además del tiempo, hacen mucho daño los grafitis, porque al ir a limpiarlos se desgasta mucho también la escultura", aporta Raquel Huergo, de la Fundación Municipal de Cultura. "Si quieren que se respete su arte, deberían respetar también el de los demás, que tienen espacios para sus grafitis", añade María José Bardio.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats