Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La maquinaria municipal arrancará el año con 227,8 millones, veinte de un préstamo

El gobierno local ultima un decreto que prorroga 207,8 millones del actual presupuesto y adelanta el recurso a un crédito para inversiones

Ayuntamiento de Gijón

Ayuntamiento de Gijón Efrén Tomás

La maquinaria municipal podrá arrancar 2021 con un compromiso presupuestario garantizado de 227,8 millones de euros. Esa es la cifra que maneja el equipo de gobierno que lidera Ana González y el punto de partida del proyecto económico que hoy presentará a la oposición la edil de Hacienda, la socialista Marina Pineda, en base a la ya anunciada decisión de prorrogar el actual presupuesto del Ayuntamiento. Una opción tomada por el gobierno del PSOE e IU ante la imposibilidad técnica y legal de equilibrar unas nuevas cuentas en un escenario de covid que mengua ingresos y aumenta gastos. El anteproyecto elaborado acababa en un inasumible ahorro neto negativo de 16 millones.

Esos 227,8 millones son el resultado de la suma de dos dígitos básicos. Por un lado, están los 207,8 millones en créditos prorrogados del actual presupuesto que darán forma, según la ultima operación de la Dirección General Económico-Financiera, al decreto de prórroga que debe firmar la Alcaldesa. Y, por otro, los 20 millones que se van a conseguir a través de un préstamo para inversiones. Una operación habitual pero que ahora se adelanta en el tiempo. Los 227,8 millones de resultado están 2,8 millones por encima de la previsión de ingresos que los técnicos han calculado para el año que viene y que supone una pérdida de casi 8 millones respecto al actual ejercicio. Claro que aún están lejos de los 241,3 millones de presupuesto de gastos que se barajaban en el anteproyecto que se quedó en agua de borrajas al topar con el ahorro neto.

El Ayuntamiento arrancará el año con esos mimbres y la intención de ir dando forma a un presupuesto que se ajuste a la realidad del nuevo escenario económico del covid en 2021 a través de la incorporación de remanentes y de continuas modificaciones presupuestarias. Aunque para ello habrá que esperar como mínimo hasta marzo porque es necesario hacer antes la liquidación del actual ejercicio presupuestario. Ahora mismo hay algo más de 12,5 millones en remanentes disponibles pero que, por ley, no se pueden incorporar de manera directa a un proyecto presupuestario. A ese dinero se podrá añadir el superávit de este año.

El Ayuntamiento de Gijón tuvo este 2020 un presupuesto inicial aprobado en Pleno de 233 millones que se ha elevado con el paso de los meses hasta los 281,4 a través de un total de 21 modificaciones. Ante una situación de prórroga es previsible que el número de ajustes se incremente lo que conlleva para un gobierno que no tiene la mayoría en el salón de plenos luchar por acuerdos políticos con parte de la oposición para sacar esos ajustes adelantes. La intención del equipo de Marina Pineda es acompañar la presentación del decreto de prórroga de una previsión sobre el destino de esos 12,5 millones de remanentes ya en las arcas municipales para ir buscando ese pacto. El objetivo es tener garantizado ahora el voto de marzo para poder adelantar tramitaciones a lo largo de estos primeros meses del año y evitar retrasos en la ejecución real de los proyectos.

La primera cuenta del Ayuntamiento

  1. Decreto de prórroga. Los créditos incorporados por esta vía desde el presupuesto actual suman 207,8 millones.
  2. Préstamo para inversiones. El gobierno incorpora a las cuentas iniciales 20 millones a sumar desde un préstamo.

El recurso al préstamo cubre el golpe a los capítulos de inversiones reales y transferencias de capital que son los más afectados por una situación de prorroga, que elimina todo lo presupuestado en esos epígrafes que no esté comprometido por una obra en marcha o contratada. En el presupuesto inicial de este año había algo más de 19 millones en operaciones de capital: 11,2 en inversiones y 7,9 en transferencias. El grueso de ese dinero no se puede prorrogar.

En el caso de los gastos de personal y de los gastos corrientes, que en el presupuesto inicial de este año suponían cuantías de 62 y 40 millones, respectivamente, se prorrogan automáticamente los créditos iniciales ajustados a la baja en cuanto a proyectos que acabaron este año, como las escuelas taller. Los gastos financieros y el fondo de contingencia se prorrogan en su cuantía total y las transferencias corrientes –que son 88 millones en el actual año y nutren a toda el entramado de organismos autónomos y empresas del Grupo Ayuntamiento, además de dar soporte a convenios nominativos–, siguen el mismo camino excepto en compromisos que no tienen continuidad en 2021.

De cara a los crecimientos que deben llegar por la vía de las modificaciones a esos capítulos hay que tener en cuenta, en el ámbito de gastos de personal, los 2,6 millones que suponen la apertura de la escuela infantil de Contrueces y el plan de empleo municipal del pacto “Gijón reinicia” y, en transferencias corrientes, una necesidad de ampliar en 5,5 millones los dineros para las empresas y organismos autónomos: la mitad para Servicios Sociales.

¿Cual es el efecto de la prórroga en los ingresos? Pues al ser una previsión y tener carácter estimativo no son formalmente prorrogados, de manera que los derechos que se reconozcan durante la vigencia de la prórroga se aplicarán directamente al presupuesto.

Compartir el artículo

stats