DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón se refugia en el Muro, las sendas y las terrazas: “Aquí tenemos de todo”

El buen tiempo anima a los vecinos en la primera mañana de encierro | Ciclistas con dudas en los límites del concejo: “Todo es un poco ambiguo”

25

Gijón disfruta de la ciudad en el tercer cierre perimetral Marcos León

En circunstancias normales Alicia Ruiz y Julio César Álvarez podrían haberse planteado coger a los pequeños Álvaro Pezón y Alfonso Álvarez e irse con la bicicleta por Asturias, o a visitar a sus familiares de La Felguera, Mieres o Perlora. Pero ayer, obligados por el cierre perimetral de Gijón, aceptaron de buen gusto quedarse. “Aquí tenemos de todo, playa, montaña y rincones guapos para pasear”, señalan mientras caminan por el Muro, en torno a la una de la tarde y entre una gran afluencia de gente.

Los gijoneses reestrenaron cierre perimetral. Lo hicieron en un día en el que la lluvia dio una tregua hasta la hora de comer. El buen tiempo animó a los vecinos a salir a la calle para pasear junto a la playa, por la senda fluvial o la zona del parque de Los Pericones. Tampoco faltó la parada en las terrazas para tomar el vermú, pese a que algunos hosteleros decidieron no abrir ya ayer y otros lo hicieron pero con la sensación de que la situación puede cambiar. “Si llueve no abriremos. Habrá que mirar al cielo cada día para ver si merece la pena subir la persiana o no”, explica Riki Izaguirre, de la vinatería El Naranjo, en el barrio de La Arena, donde una decena de locales ni siquiera abrieron ayer debido a que el cierre perimetral incluye la prohibición del consumo en el interior de los locales hosteleros.

“Lo llevamos con resignación cristiana”. Miguel Zapico, de Pica y Pica, en el barrio de El Carmen, vivió un mañana intensa, con un goteo constante de clientes, antes de que la tarde relajase el ambiente. “El que no esté preparado para el agua, como mi caso, tendrá complicado abrir estos quince días”, lamenta mientras sirve una consumición en la terraza de su vinatería. Cerca de él, Montse Abascal, de El Monje, pudo ayer abrir todas las mesas de su terraza, pero espera que les den más facilidades: “Si llueve me quedaré con solo las tres mesas del toldo, esperamos que, como en Avilés, nos permitan abrir las mesas pegadas junto a la fachada”, explica. Algunos locales decidieron no abrir por las restricciones de esta nueva fase, que durará quince días, y otros, como el Peccata Minuta, en El Coto, comunicaron que los vecinos no les dejaron ocupar más espacio en la calle para situar su terraza. “En principio cerramos hasta el 7 de febrero, pero tememos que será por más tiempo”, lamentaron.

Así estaba la mañana del domingo el paseo de El Muro en el primer día de cierre perimetral de Gijón

Las zonas verdes fueron el principal reclamo para los gijoneses, que aprovecharon para tomarse un respiro. La senda fluvial fue el lugar elegido por Mayte Fernández, Víctor Alonso y Victoria Alonso. “Hay que salir por salud, en Gijón hay muchas áreas verdes”, explican. “Los domingos siempre nos gustaba irnos al monte por Asturias, pero hay zonas muy guapas en el concejo”, añaden. Cerca de ellos, en el entorno del parque de Los Pericones, un grupo de niños juega con sus patinetes. “No queda otra que cumplir las normas. No entendemos el motivo por el que algunos mayores se lo saltan y salen de Gijón”, cuenta Bernardo Roces, acompañado de Carmen Suárez, Jaime Cuervo, Pablo Fernández y Sergio Cuervo.

Las primeras gotas de lluvia cayeron en Gijón en torno a las dos de la tarde, momento en el que tocaba apurar el último sorbo del vermú. “Hay que ser positivos y no quejarse. Mientras nos dejen salir, pasear y tomar algo, nos conformamos, da igual que tengamos que estar metidos en Gijón”, explicaba Armando Rozada sentado en una terraza del parque de la Fábrica de Gas junto a Francine Van Litsenburgh, Aurora Tejerina y Benito Testón. “No podemos morir de pena en casa, hay que salir a airear un poco”, relata Tejerina.

Este nuevo cierre perimetral de Gijón lo afrontaron sus vecinos sin tantas dudas como el de noviembre, dado que afecta a todo el concejo. Los límites estaban más claros. También para los ciclistas, obligados a montar su circuito dentro del territorio y sin cruzar la frontera. Aunque a alguno le pilló por sorpresa. Como a los veteranos deportistas de Carreño José Izquierdo y José Idiarte, que en la localidad llanerense de Venta de Puga, en su límite con la parroquia gijonesa de Cenero, tuvieron que cambiar su ruta. “Pensábamos que entraba mañana el cierre perimetral”, contaban al enterarse de la medida por LA NUEVA ESPAÑA. “Queríamos volver a Carreño pasando por Tremañes y Veriña, pero mejor no meternos en problemas y regresamos de nuevo por Villabona”, explicaban antes de lamentar la medida: “En primer lugar es un poco ambiguo, no sé si para las bicis eso del tránsito entre concejos nos afecta, como sucedió la otra vez. Y también creemos que el deporte es salud y se debería permitir, al final no te bajas de la bici ni te relacionas con nadie”.

La situación de Gijón

Datos a 24/01/2021

IA Incidencia acumulada Días superando el valor máximo Tendencia del dato
El concejo está cerrado Cierra próximamente ! Está cerca de cumplir las condiciones para el cierre
Parámetros incumplidos
Concejo IA gen. a 14 días
Máx.: 325
IA +65 años a 14 días
Máx.: 195
Traz.
Min.: 75
3 días en alerta extrema IA gen. Sit.
Gijón
Del 24/01
al 06/02 *
Últimos 3 días
23/01/2021
Nuevos casos: 95
371,6 405,5 67,8  
22/01/2021
Nuevos casos: 81
348,1 384,3 68,6  
21/01/2021
Nuevos casos: 128
337,0 364,5 68,0  
* las fechas son susceptibles de prórroga
Fuente de los datos: Observatorio de Salud en Asturias

Compartir el artículo

stats