Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El premio con mayor sonrisa municipal

La entrega del galardón “María Elvira Muñiz”, que recogieron el poeta y editor Nacho González y el IES Número 1, celebra la pasión por la lectura

Alumnos y profesores del Instituto Número 1, con Nacho González y el concejal Alberto Ferrao, segundo y quinto por la izquierda, ayer, en la entrega del premio “María Elvira Muñiz”. | Marcos León

Alumnos y profesores del Instituto Número 1, con Nacho González y el concejal Alberto Ferrao, segundo y quinto por la izquierda, ayer, en la entrega del premio “María Elvira Muñiz”. | Marcos León

Veinte asistentes al acto, ni uno más, y una celebración de los libros y la literatura como fuente de crecimiento personal. El salón de actos de Antigua Escuela de Comercio acogió ayer, con las restricciones aconsejadas por la extensión de la pandemia del covid-19, la entrega de los galardones correspondientes a la undécima edición del premio a la lectura “María Elvira Muñiz”, que fueron para el poeta, editor y profesor Juan Ignacio (Nacho) González y para el Instituto Número 1, que abre sus aulas en el barrio del Polígono. Un reconocimiento que lleva el nombre de la inolvidada profesora, también conocida como Marial y fallecida en 2016, con el que el concejal de Educación y Cultura, Alberto Ferrao, aseguró que se siente especialmente feliz e inclinado a la mejor de las sonrisas.

Ese rictus de gozo no se pudo verificar por la obligada mascarilla, pero los participantes en la entrega dieron por buena la beatífica sensación que le produce al concejal este premio. Y dio pie a un subrayado del director de la Fundación Municipal de Cultura, Miguel Barrero, que calificó a Marial de “mujer muy importante”, con un notable legado que se encarna en las muchas generaciones que se beneficiaron de su magisterio. Alabó también el “inmenso valor de los libros”.

“Esta mañana he acabado de plegar ejemplares del cuaderno número treinta y seis de ‘Heracles y nosotros’”, contó Nacho González, especialmente feliz con un premio que reconoce su labor de más de tres décadas al frente de una colección, sin ánimo de lucro, que es una referencia de la poesía asturiana. El galardonado recordó la fundación a finales de los años ochenta del pasado siglo de “Heracles y nosotros”, una colección digna y austera, no venal, en la que han publicado sus primeros textos autores como Jordi Doce, Jaime Priede, Aurelio González Ovies o Fernando Menéndez, entre otros, y que sigue abierta a los autores jóvenes. Un modelo de buen hacer, entusiasmo y resistencia.

“Hemos podido descubrir otra dimensión de Gijón”, afirmó el estudiante Samuel Rey

decoration

Una empresa de largo aliento que sigue viva gracias a la generosidad de Nacho González. El editor y poeta, profesor con varios quinquenios, aprovechó la presencia de alumnos del IES Número 1 para aportar una imagen y una convicción agudas: “Leer es siempre una habitación con una puerta abierta”, y “hay que leer porque, de lo contrario, otros leerán por nosotros”. Quienes pretenden alzarse con el santo y la limosna de la lectura de una época, hacen su “relato”, como se dice ahora, por incomparecencia de otros lectores.

“Todos los que participamos en el proyecto, hemos descubierto otra dimensión de la ciudad”, dijo Samuel Rey, que habló en nombre de los alumnos de cuarto de la ESO que han obtenido el “María Elvira Muñiz” en su modalidad B. Este apartado es el dedicado a una iniciativa singular, defendida por un centro educativo, en el campo de la lectura. Su proyecto “Gijón, patrimonio literario y cultural bajo las bombas”, dirigido con mano maestra, nunca mejor dicho, por las profesoras Natalia Cueto y Mar Friera, es una incursión en la historia gijonesa a través de textos que hablan de la Revolución del 34 o de la Guerra Civil.

Compartir el artículo

stats