Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfaro, nuevo director del espacio: “La gran línea estratégica es la internacionalización”

“El espacio debe ser un referente de todo el Noroeste español en la conservación de plantas”, asegura el especialista

Borja Jiménez-Alfaro.

Borja Jiménez-Alfaro.

A Borja Jiménez-Alfaro, su nuevo director científico, el Botánico de Gijón no le pilla de nuevas. En él hizo su doctorado como coordinador del banco de semillas antes de iniciar un recorrido por el mundo para afianzarse como investigador que le llevó a Alemania y la República Checa. Esa experiencia previa, su condición de vecino de Gijón y su especialización en el estudio de la diversidad de plantas en diferentes hábitat le hacen ver el Jardín Botánico Atlántico como “una gozada donde hay mucho que hacer”.

Falta completar el equipo y concretar los proyectos más inmediatos peor Alfaro tiene claras las líneas estratégicas. “La primera, y del todo imprescindible, es la internacionalización. Las actividades que se hagan deben formar parte de iniciativas internacionales en red, ya sea en la conservación de plantas o en la investigación sobre plantas porque un jardín botánico es investigación dedicada a conservar el patrimonio vegetal”, explica el botánico echando mano de su propia experiencia fuera de España y del convencimiento de que trabajar junto a otros botánicos garantiza mejores resultados.

“No es lo mismo trabajar en la vacuna del covid tú solo que con grupos de tres países”, ejemplifica. Y añade otro reto importante de ámbito más regional. “Somos el único botánico del Norte de la Península Ibérica, debemos convertirnos en el centro de referencia en la conservación de plantas de todo el Noroeste, de Galicia al País Vasco. Hay universidades y centros de investigación, pero hay cosas que sólo puede hacer un jardín botánico. Y podemos hacerlo: tenemos estructura, tenemos colecciones, tenemos un banco de semillas...”, explica con entusiasmo.

¿Puede convivir un botánico investigador con un botánico lúdico? “Todo es compatible si se hace bien. Yo encantado de ir a un concierto en un botánico pero respetado las colecciones porque, al fin y al cabo, es un museo”, aclara el investigador.

Compartir el artículo

stats