DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un panel en la Laboral sobre “adoctrinamiento” franquista irrita a los antiguos alumnos

El Principado colocó en diciembre el escrito de Memoria Histórica ante la imposibilidad de despojar al edificio de símbolos de la dictadura

Panel conflictivo de la Laboral de Gijón.

Panel conflictivo de la Laboral de Gijón. Marcos León

La colocación por parte del Principado de un panel a la entrada de Laboral Ciudad de la Cultura en la que hace alusión a que el edificio fue concebido en los años 40 teniendo entre sus objetivos “el adoctrinamiento de los estudiantes” en la ideología de la dictadura franquista, ha irritado a varios antiguos alumnos de la Universidad Laboral, que ni se ven identificados en ese texto ni consideran que fue lo que allí aconteció.

El panel informativo se colocó a principios del mes de diciembre en el patio Corintio de la Laboral, según informaron ayer desde la consejería de Cultura, indicando que igualmente, se ha procedido a revisar y completar el contenido de las visitas guiadas, “para que el recorrido por el monumento incluya a partir de ahora la necesaria explicación de su historia y el significado de sus símbolos”.

La colocación de este panel se apoya en la Ley de Memoria Histórica después de que la comisión permanente del consejo de Patrimonio Cultural de Asturias en su reunión del 18 de marzo de 2016, a raíz de una consulta realizada por el director general de Justicia e Interior, informara de que debían mantenerse los símbolos franquistas en su lugar, debido a la imposibilidad de desmantelar los elementos sin dañar el valor artístico y memorial del conjunto monumental, que está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento. Y preveía la incorporación de “placas o paneles informativos en las inmediaciones de los mentados símbolos, con el fin de proteger la memoria de los represaliados por la dictadura franquista”, agregan desde el Principado.

Sin embargo la explicación que se da en ese panel no convence a varios antiguos alumnos, que resaltan que la alusión al adoctrinamiento se remonta a 1940 y la Universidad Laboral comenzó a funcionar en 1956 y no con aquellas premisas, si no con unos estatutos que señalaban que “la Universidad Laboral nace como institución superior de cultura del ámbito del trabajo, en la triple dimensión humana, técnica y profesional, fundada y sostenida bajo la tutela del Estado, por los trabajadores Españoles”, objetivo copiado del contrato entre el Ministerio de Trabajo y la Compañía de Jesús para impartir enseñanza en el monumental edificio gijonés y en otras universidades laborales españolas.

Compartir el artículo

stats