Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado, “optimista” con el grado de Datos, no aclara si se impartirá este año

En la Politécnica cunde el desánimo porque captar alumnos de Ingeniería requiere una “buena difusión” y la titulación aún no se ha publicitado

Alumnos de la Politécnica, en un aula.

Alumnos de la Politécnica, en un aula. Juan Plaza

¿Podría un alumno de segundo de Bachillerato, con la EBAU a un mes vista, cursar el grado de Ciencia e Ingeniería de Datos el próximo curso en Gijón? A día de hoy la respuesta es que no se sabe: aún quedan varios trámites para que este nuevo grado pase a formar parte del registro de Universidades, centros y titulaciones. El más inmediato, que el Consejo de Gobierno del Principado le dé el visto bueno, pero después deberá pasar de nuevo al Consejo de Universidades y por último al Consejo de Ministros, como último paso antes de su publicación definitiva como nuevo grado disponible.

Así lo explicó ayer el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, en una comparecencia en comisión en la Junta General del Principado, interpelado por el grupo de Ciudadanos. Y para la pregunta fundamental, la de si el grado estará funcionando en septiembre de este año, en el inicio del próximo curso, no hay un “sí” taxativo. “Somos muy optimistas”, apuntó Sánchez, pero lo cierto es que no explicitó los plazos para cubrir estos últimos pasos. Y la preocupación empieza a cundir en el entorno de la Politécnica, habida cuenta de que sus futuros estudiantes no saben si la nueva titulación llegará a tiempo o, por el contrario, se verán obligados a cursar este grado en La Coruña, la Universidad más cercana con estos estudios en su catálogo.

El consejero sí quiso remarcar que “no hemos estado cruzados de brazos”, y enumeró prolijamente el largo periplo del nuevo grado. “Primero se impulsó desde el órgano de gobierno de la Universidad en julio del año pasado; luego se elevó la propuesta inicial al Consejo Social de la Universidad, después al Consejo de Gobierno de la Universidad, y seguidamente, la comunidad autónoma emitió un informe previo. A posteriori el plan de estudios fue aprobado en el Consejo de Gobierno de la Universidad, se informó al Consejo Social y se envió a la ANECA (la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, un organismo que depende del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades). Después se pasó al Consejo de Universidades y el pasado mes de marzo se elevó la propuesta a la comunidad autónoma, que es ahora la que deberá autorizar el grado en Consejo de Gobierno”, enumeró.

“Ahí estamos, el expediente no está parado, sino que estamos esperando los diferentes informes preceptivos que deben acompañar al expediente que se debe elevar al Consejo de Gobierno”, aseguró ayer Borja Sánchez. Se trata de unos informes de tipo económico que debe redactar la Universidad. Por lo tanto, “no se ha parado ni un momento, se ha agilizado todo lo posible el procedimiento para llegar a tiempo para el curso que viene”, incidió. Y añadió el consejero: “somos muy optimistas para que el estudiantado pueda escoger este grado en el siguiente curso académico”.

En todo caso, nadie se atreve a asegurar que efectivamente sea así, y los plazos se echan encima. El más inminente, el de la prueba de acceso a la Universidad, entre el 8 y el 10 de junio. Y falta aún por saber las fechas de matrícula para el curso que viene. En todo caso, en la web de la Universidad el Grado de Datos no aparece en la relación de titulaciones ofertadas en el curso 2021/2022, y aunque la idea que transmite el Principado y la Universidad es la de que los estudios sí estarán disponibles, la sensación en el campus de Gijón es la de haber perdido un tiempo precioso en la difusión de un grado llamado a ser clave en la región. Entre otras cosas, porque de él se espera que salgan los nuevos perfiles laborales que habrán de transformar la administración regional.

Lo cierto es que, a día de hoy, con el plan de estudios redactado desde 2019, no se puede hacer difusión de esta formación, y en la Politécnica se palpa cierto desánimo porque elegir una titulación es un paso importante para los alumnos. Y las titulaciones “hay que difundirlas bien, explicarlas y tienen que interiorizar esta decisión que tanto marca sus vidas”, describen las fuentes consultadas. A ello se suma que captar alumnos, y más en el ámbito de la ingeniería, con numerosas reticencias entre los jóvenes, “no es tarea fácil”, y la Politécnica ya lleva meses publicitando sus títulos sin poder incluir el grado de Datos.

Lo que se sabe es que el grado tendrá 60 plazas, durará cuatro años y se impartirá de forma semipresencial. La gran incógnita, de cuándo será, aún no está del todo despejada.

Las fechas claves

  • 2019. La Escuela Politécnica de Ingeniería redacta un primer borrador del plan de estudios del futuro grado de Datos, unos estudios con gran demanda.
  • Julio 2020. Los estudios se impulsan desde el órgano de gobierno de la Universidad, y se eleva la propuesta inicial al Consejo Social y al Consejo de la Universidad. 
  • Marzo 2021. La propuesta de grado se eleva al Principado a la espera de que sean dados de paso por el Consejo de Gobierno. Finalmente iría al de Ministros. 


Compartir el artículo

stats