DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Roberto González Álvarez Vecino de La Tejerona, participa en una conferencia sobre el Hogar de Ceares

Roberto González: “Defender el Hogar de Ceares es luchar contra el abandono de La Tejerona”

"Puede parecer que es un deshecho industrial, pero no es así, es obra de Díaz Negrete, no una chabola; tiene su valor arquitectónico y por eso se debe conservar"

Roberto González Álvarez.

Roberto González Álvarez.

Roberto González Álvarez (Gijón, 1961) es hijo del histórico líder vecinal José Manuel González Quintanal, quien fuera presidente y fundador de la asociación “La Cruz” de Ceares. El próximo sábado participa en una conferencia frente al Hogar de Ceares en la que participarán también el geógrafo Rafael Suárez-Muñiz y el vicedecano del Colegio de Arquitectos de Asturias, José Ramón Álvarez Puerto. La charla, a las 12.00 horas, la organiza la plataforma “Esto ye Ciares”, una entidad de nuevo cuño que nace con el objetivo de recuperar el edificio obra del arquitecto Miguel Díaz Negrete.

–¿Por qué urge recuperar el Hogar de Ceares?

–Ceares pertenece a Gijón y somos vecinos de la ciudad. El barrio de La Tejerona, que tiene una población muy envejecida, ha ido perdiendo con el paso de los años muchos servicios. Antes había bares, tiendas y estaba el Hogar del Productor, donde la gente podía jugar al parchís o echar tertulias. Hoy, La Tejerona es un barrio casi abandonado por esa falta de servicios. Por eso, hay que defender el Hogar del Productor, para frenar el abandono de esta zona.

–¿Qué representa para Ceares el edificio?

–Es un símbolo. Junto a la iglesia parroquial es el edificio más característico de La Tejerona.

–¿Qué sensación le produce verlo en el estado actual de abandono?

–Lo conocí en su esplendor y verlo así me da pena. Puede parecer que es un deshecho industrial, pero no es así. Es obra de Díaz Negrete, no una chabola. Es decir, que tiene su valor arquitectónico y por eso se debe conservar.

–El Ayuntamiento apuesta por demoler solo el salón de actos y la bolera por defectos estructurales. ¿Debería conservarse en su totalidad?

–Sí. A la charla acude José Ramón Puerto, vicedecano del Colegio de Arquitectos de Asturias. Presentará un informe independiente del municipal. El Ayuntamiento hizo su informe diciendo que había que tirar esas partes por unos defectos estructurales que parecen no ser tales. No soy un experto, pero la bolera tiene su interés porque casi no quedan sitios en Gijón donde practicar un deporte autóctono en la ciudad. El salón de actos puede dar mucho juego.

–¿Qué usos se le puede dar?

–Lo que se comenta es hacer un concurso de ideas, en el que tendría que intervenir como propietario el Ayuntamiento, para decidirlo. Creo que es el sitio ideal para que sea la sede de la asociación de vecinos. El Ayuntamiento podría tener también algún local para dar servicio al barrio. El Unión Club de Ceares acaba de lograr un hito, que es subir a la Segunda RFEF, la nueva Segunda B, y ahí podría tener su oficina.

–Lo que está claro es que Ceares se está moviendo.

–Sí, ya cuando mi padre estaba al frente de la asociación hubo una gran movilización. Ahora es la ocasión para conseguir no que se tire, sino que se restaure.

Compartir el artículo

stats