Hoy me gustaría aclarar conceptos sobre depilación, y especialmente sobre la depilación eléctrica, y el vello en la mujer, que tantas dudas y complejos genera. Aunque mujeres y hombres contamos con un número similar de folículos pilosos, normalmente nosotras los tenemos inactivos. Eso significa que no generan pelo, o que generan un pelo casi invisible. Por eso lo habitual es que las mujeres seamos “menos peludas” que los hombres. Hasta ahíì todo bien. Pero en ocasiones, y normalmente por condiciones genéticas o de raza, el vello puede ser más fuerte y hacerse más visible, lo que genera gran malestar en la persona. Además, los trastornos o cambios hormonales, y el propio proceso de envejecimiento favorecen la aparición de vello en zonas como la barbilla, el labio superior... Y llega un momento en el que hay que tomar una decisión, porque recurrir a las pinzas, o la cera, en el rostro, no solo no soluciona el problema, sino que lo empeora. ¿En serio?, estaréis pensando más de una. ¿Pero no se suponía que la cera debilitaba el pelo?

Por esto me parece tan importante aclarar conceptos sobre este tema; porque socialmente están grabados a fuego dos conceptos: que, si te afeitas, te sale más pelo; y que, si te depilas con cera, siempre tendrás menos. Ojalaì este artículo sirva de ayuda.

Las zonas hormono- dependientes

Los sistemas de depilación de cera o pinzas, que arrancan el pelo, no se recomiendan en zonas predispuestas a producir pelo por estímulos hormonales, como el labio superior, la barbilla, la zona de los perfiles de la cara, las areolas mamarias, la línea alba, y la zona baja de la espalda. ¡Porque lo estimulan aún más! Las zonas aptas para estos métodos de depilación, son las zonas con tendencia a perder densidad folicular, es decir, esas zonas en las que el pelo se va cayendo con el paso del tiempo: ingles, axilas, piernas o cejas, y en estas últimas, pinzas mejor que cera.

Por otro lado, existe la creencia absoluta de que el rasurado, ya sea con cuchilla, maquinilla o crema depilatoria, lo fortalece. Esto es totalmente erróneo. Bibliografía y estudios científicos desde el año 1970, concluyen que el rasurarlo no altera su raíz, ni fortalece el pelo.

Por tanto, para las zonas complicadas, hormono-dependientes, lo ideal es hacer depilación eléctrica, si se quiere recurrir a una técnica definitiva. Si se desea una depilación temporal, la mejor opción es el rasurado con maquinilla, la crema depilatoria o la decoloración. Opción muy habitual a edades tempranas, antes de iniciarse en un tratamiento de depilación definitiva.

La única técnica que se puede considerar como definitiva

En definitiva, la depilación eléctrica es la única técnica considerada a día de hoy como depilación definitiva. Y esto es asíì porque elimina cualquier tipo de vello, con independencia del color o del grosor.

Las zonas que con más frecuencia se depilan mediante este sistema son el labio superior, el mentón, y las patillas. También es una técnica muy empleada en pómulos, e incluso orejas y nariz. Aunque se puede tratar cualquier zona del cuerpo, no es práctico para zonas extensas, pero siì imprescindible para cuando han sido tratadas previamente con otra técnica de depilación, generalmente con fotodepilacioìn, y queda vello en el que el láser o la luz pulsada ya no son efectivos. También cuando el pelo es rubio, pelirrojo o cano, cuando es muy superficial, si se estaì tomando medicamentos con advertencia de foto sensibilidad, y como mencionaba antes, en los casos en los que la fotodepilacioìn ya no es efectiva.

Y una vez se haya decidido apostar por la depilación eléctrica, es fundamental decir adiós a las técnicas que arranquen el vello, pinzas y cera, porque provocaremos un estímulo sanguíneo en la zona que haráì que el tratamiento sea menos efectivo. Se puede rasurar, recortar o decolorar, porque como he dicho, eso no altera el crecimiento.

En resumen, en algunas zonas como las piernas, por ejemplo, hay folículos que se desactivan si arrancamos el pelo año tras año de forma continuada, precisamente porque no es una zona hormono-dependiente. Pero no es asíì en la cara, escote, areolas o línea alba, debido a la actividad hormonal y la densidad folicular de dichas zonas que haráì que salgan más y más fuerte.

En la depilación facial femenina el consejo profesional seráì un gran aliado, y disponer de todas las técnicas depilatorias, la mejor opción.

www.estelabelleza.com