Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Dueñas Escritora, presenta “Sira” en la “Semana negra”

“Me gusta sacar a mis personajes de su zona de confort”

“Los lectores siempre tienen una reflexión aguda o una pregunta inteligente, el contacto con ellos es reconfortante”

María Dueñas.

María Dueñas.

La autora de “El tiempo entre costuras” retoma la trama con el regreso de “Sira”, una novela que será protagonista durante la inminente edición de la “Semana negra”. María Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964) reflexiona sobre las nuevas aventuras del personaje, sus inquietudes y sus nuevos proyectos.

–Doce años después de la exitosa publicación de “El tiempo entre costuras” regresa a Sira.

–En un principio no me planteé escribir una continuación; todo lo que ocurrió con “El tiempo entre costuras” fue tan impensado, tan intenso y casi convulso, que tuve la necesidad de poner entre Sira y yo un poco de distancia. Me sentía tremendamente agradecida por todo lo que la novela supuso, pero preferí que nos diésemos un respiro y me embarqué en otros proyectos distintos. Hasta que, más de una década después, ha llegado el reencuentro. 

–¿En qué se parece Sira a la mujer del siglo XXI?

–Sira es ahora más madura y lúcida, tiene otras prioridades. Desde que la conocimos en el inicio de “El tiempo entre costuras” ha transcurrido más de una década y ha sufrido el impacto de dos guerras, ha tenido amores y desamores, ha montado dos negocios, colaborado con el Servicio de Inteligencia Británico y conocido a personajes de calañas muy distintas. La Sira con la que nos reencontramos mantiene su carisma, pero es una mujer distinta, con mayor hondura. Además, ha tenido un hijo y, como tantas mujeres de hoy día, hace un esfuerzo constante para mantener el equilibrio entre sus tareas profesionales y su papel de madre.

–¿Cómo consigue que esta obra sea independiente?

–Hay nuevas tramas, intrigas y conflictos. Y nuevos personajes con enorme atractivo, aunque también retornan algunos de la anterior novela. Encontramos atmósferas envolventes y entramados históricos que marcaron una época.

–La historia transcurre por escenarios internacionales como Palestina, Gran Bretaña o Tánger. ¿El año de pandemia nos invita a soñar en volar o escapar, y por eso es inevitable que aparezcan muchos más guiños a los viajes?

–No era ésa mi intención inicialmente, pero es cierto que muchos lectores me han agradecido todos esos cambios de escenarios. Más que viajar por viajar, lo que yo pretendo normalmente en mis novelas es sacar a los personajes de su zona de confort, y eso a menudo implica también arrancarlos de su entorno, ponerlos en movimiento y hacerles que abran los ojos a otros lugares, ampliar su visión del mundo.

–Aunque la “Semana negra” no ha parado pese la pandemia, sí que este año se vuelve a celebrar de forma totalmente presencial. ¿Se valora más que nunca ahora este tipo de certámenes? 

–Es una alegría volver a los encuentros presenciales. La tecnología ha resultado muy útil para no quedarnos aislados, pero vernos las caras e interactuar sin una pantalla de por medio es algo único. Quizá no éramos conscientes de la importancia de esa cercanía hasta que nos hemos visto sin ella.

–¿Qué es lo que más le reconforta del contacto con los lectores?

–Siempre se acercan con una frase grata, una reflexión aguda, una pregunta concreta e inteligente… Ese contacto humano es muy, muy reconfortante.

–¿Qué cree que tienen sus obras de especiales para que acaben adaptándose al medio televisivo? ¿Sucederá con Sira?

–La excelente aceptación de mis novelas entre los lectores es un gran imán para que los productores decidan trasvasarlas a la pantalla. De momento, las dos experiencias de adaptación de mis novelas –“El tiempo entre costuras” y “La Templanza”– han resultado muy satisfactorias. Son producciones de alta calidad, que han sabido mantener intacta el alma de las novelas y en ningún caso han defraudado a los lectores, y eso para mí es lo fundamental. Ahora mismo están trabajando con los guiones de “Las Hijas del Capitán”, mi novela de 2018 sobre la emigración española a Nueva York, una aventura épica en la que, por cierto, fueron protagonistas muchísimos asturianos; algo de eso mencionaremos también Luis Argeo y yo en nuestra charla dentro de la “Semana negra”. En cuanto a “Sira”, de momento tiene pretendientes, pero prefiero esperar un poco.

–¿Aprovechará el verano para escribir o lo toma como periodo de desconexión?

 –Aprovecharé para trabajar en otros proyectos creativos que ya están en marcha y seguiré acompañando a “Sira” para presentarla a los lectores en distintos puntos de España. Con una nueva novela arrancaré un poco más adelante.

Compartir el artículo

stats