Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los profundos cambios en la movilidad de la ciudad

La avenida de El Molinón completa su integración peatonal en Isabel la Católica

La obra, tras año y medio de ejecución y un coste de 1,1 millones de euros, abre hoy pendiente de acabar la zona de los aledaños del estadio | Foro, el PP y Vox tachan la actuación de “despilfarro” y Ciudadanos y Podemos critican la falta de estudios previos y de consultas vecinales

Operarios dando los últimos retoques a la nueva zona verde. | Ángel González

Operarios dando los últimos retoques a la nueva zona verde. | Ángel González

La avenida del Molinón ya ha pasado a la historia. Año y medio después del inicio de las obras, la arteria completa hoy su integración como gran corredor peatonal en el parque Isabel La Católica. Para la finalización de los trabajos en la zona, solo resta la rehabilitación de la acera y mejora de pavimentación en la glorieta existente entre la antigua avenida y la calle Luis Adaro. Unos trabajados aprobados en mayo y que llevarán la actuación hasta el entorno del estadio, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA. Hoy a las 17.00 horas será la inauguración institucional de una transformación que, junto a la peatonalización del tercer carril del paseo del Muro, más controversia ha generado en lo que va de mandato, con posturas enfrentadas en lo político y vecinal. Foro, Vox y el Partido Popular la tachan de “despilfarro” y Ciudadanos y Podemos, estando de acuerdo con la peatonalización, critican la “falta de estudios previos” para evaluar las consecuencias.

“Convertiremos el cemento en el parque”, sentenciaron Olmo Ron y Aurelio Martín, concejales de Obras Públicas y Medio Ambiente, en diciembre de 2019 cuando se anunciaron unas obras adjudicadas en noviembre de 2020, desde la Empresa Municipal de Aguas (EMA) a la firma New Construction por 969.270 euros. Iniciadas en enero, el final estaba previsto para el 11 de julio. O sea, que terminan antes de lo esperado, a falta de los últimos retoques, que incrementarán en 145.388 euros los costes de un proyecto, que, en el cómputo global, supera ligeramente el 1,1 millones de euros. La obra corre a cuenta de la EMA por la vinculación del proyecto al pozo de tormentas del parque Hermanos Castro, a escasos metros del ahora paseo.

Las críticas a nivel político las monopolizan Foro, Vox y el Partido Popular. “La reforma mostró un aspecto deplorable de la ciudad un año entero por capricho municipal”, cargó el portavoz forista Jesús Martínez Salvador. “Además, se ha dilapidado más de un millón de euros para ampliar un parque público de más de 25 hectáreas”, lamentó. En cuanto a los problemas mencionó varios. “Eliminar el tráfico genera atascos en otras calles y hemos perdido la mitad de metros de paseo para los ciudadanos que antes de la obra”, analizó. Alberto López-Asenjo, portavoz del PP, fue escueto. “Será una desgracia. Todo lo que toca Aurelio Martín empeora o acaba convertido en desgracia, cuando no en plaga bíblica”, afirmó.

Dos mujeres contemplan los trabajos.

Dos mujeres contemplan los trabajos.

Eladio de la Concha, portavoz de Vox, expresó su “oposición frontal”. “La obra del pozo de tormentas tenía previsto, a costa de la empresa adjudicataria, reponer la avenida a su situación anterior. Pero el nuevo proyecto, en lo que es la calle, supuso un coste de 1,3 millones de euros. Es desproporcionado”, sentenció. “Se corta el paso a los coches de forma injustificada y dificultará la fluidez del tráfico”, profundizó. También se refirió a la pérdida de aparcamientos. “No se buscaron alternativas y se genera una nueva frontera en la ciudad. Veremos qué problemas de seguridad creará”, aseveró.

Ciudadanos está de acuerdo en el fondo, pero no en las formas. “Se empezó la casa por el tejado”, anunció el portavoz, José Carlos Fernández Sarasola. El concejal afeó la falta de un estudio previo para evaluar las consecuencias de la medida. “No se evaluaron los problemas que podría generar”, analizó. “Estamos de acuerdo en que la avenida sea peatonal, pero no en la gestión del cambio realizada”, matizó. “Primero se tomó la decisión, luego vinieron los estudios para justificarla y por último las alternativas”, lamentó. “Será la ciudadanía la que deba emitir su veredicto”, zanjó.

Área arbolada.

Área arbolada.

En idéntica tesitura se muestra Podemos-Equo, en palabras de su portavoz, Laura Tuero. “Siempre defendimos la peatonalización, pero también la elaboración de un estudio integral antes de una actuación de tanto calado”, explicó. “El gobierno hizo de la capa un sayo y no se tuvieron en cuenta ni al Foro de la Movilidad ni a las asociaciones de vecinos afectadas”, criticó la concejal.

En el plano vecinal tampoco hay consenso. La Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón (FAV) tiene una visión diferente a su homóloga en la zona rural, “Les Caseríes”. “Cuando pasen unos meses, nadie se planteará devolver la avenida de El Molinón a su estado anterior”, apuntó el presidente de la FAV, Manuel Cañete. “La controversia está en las formas. Todas las actuaciones en movilidad generan problemas a alguien y hace falta mano izquierda y debate. Un debate que debe llegar con el nuevo Plan de Movilidad”, añadió Cañete. “Entre la Feria de Muestras, el fútbol, los toros y el rastro va a haber un colapso del demonio”, vaticinó el líder de la Federación rural, Manuel González Posada. “La zona Este ha perdido una entrada y una salida”, lamentó.

También tienen diferentes posturas las asociaciones de vecinos de La Arena y de La Guía, de las más afectadas por los trabajos. “Creo que ha quedado guapo. La gente ya está acostumbrada a los cambios de tráfico”, puntualizó Tita Caravera, presidente de la asociación de vecinos de La Arena. “Está bien que se acaben las cosas, pero esta obra es un despilfarro. Más teniendo en cuenta que el parque Isabel La Católica está hecho un desastre”, dijo su homólogo en La Guía, Paulino Tuñón.

La peatonalización de la avenida de El Molinón generó fuertes críticas por parte de la plataforma “Stop Muro”. “Una vía que tenía 11 metros de ancho ha pasado a ser una caleya de cuatro metros y medio”, explicó la portavoz, Montse Medina. “Todo se trata de tapar un desfase presupuestario que había con la obra del pozo de tormentas”, concluyó. Lo contrario piensa Paco Ramos, de Ecologistas en Acción. “Es coherente con el modelo de ciudad y la renaturalización del río Piles”, zanjó sobre una de las obras de más calado en Gijón de este mandato, al nivel de la del paseo del Muro.

Compartir el artículo

stats