Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los movimientos de arena en San Lorenzo se analizarán desde el aire durante cinco años

El objetivo es determinar si el árido desaparece o se mueve | Las cinco primeras muestras, con drones, se tomaron en bajamar y con mareas vivas

Una de las imágenes tomadas por el dron para el estudio de la playa de San Lorenzo.

Conocer los movimientos de la arena de la playa de San Lorenzo para determinar si desaparece o simplemente se va desplazando por la bahía con las mareas y temporales, es el objetivo del estudio que desde hace un año tiene en marcha el Ayuntamiento de Gijón, y en el que se llevan realizadas ya cinco mediciones desde el aire con drones. Ahora, se quiere ampliar el estudio durante otros cuatro años para poder comparar la evolución del árido durante un lustro por periodos anuales. Es por ello que desde el área de Medio Ambiente se sacará próximamente a licitación un nuevo contrato, con el mismo objetivo de controlar el volumen y el movimiento de la arena en la playa y en la desembocadura del río Piles, para estudiar el comportamiento durante cuatro años más en el principal arenal gijonés.

La desembocadura del río Piles, vista desde el aire con un dron, una zona del arenal que también se incluye dentro del estudio encargado por el Ayuntamiento.

La desaparición de arena, dejando a la vista las rocas y piedras en determinados puntos de la playa, son imágenes frecuentes que se suceden durante todo el año. Pero también lo son aquellas en las que la arena cubre lavapies o peldaños de las escaleras de acceso. Son muchas las voces que apuntan hacia un movimiento de la arena que sale y regresa de la playa en función de las mareas, y no pocos los informes encargados tanto por el Ayuntamiento, durante los años de Carmen Moriyón en el gobierno local, y también por la Autoridad Portuaria, que revelaron que no era necesario un aporte extra de arena a San Lorenzo (se confirmó que la arena de Rodiles era compatible en el caso de que se precisara), sino que bastaría con mover el árido de una zona a otra de la playa en los momentos puntuales de necesidad que se pudieran dar. La elaboración de este estudio topográfico encargado ahora por el servicio de calidad y vigilancia ambiental del Ayuntamiento busca tener un diagnóstico exacto a cinco años para determinar el volumen y el movimiento de la arena.

El primer año de análisis de San Lorenzo se adjudicó a la empresa gijonesa Locis Sigtech (especializada en temas de cartografía) por 7.880 euros sobre una licitación que partía de los 13.500 euros. Esta semana se ha completado el quinto de los seis vuelos programados en el contrato para realizar el estudio, que se entregará completo al Ayuntamiento de Gijón una vez concluyan todas las mediciones. El encargo incluía la realización de cuatro vuelos con la playa en bajamar y otros dos con mareas vivas, procurando realizarlos en días despejados y con el menor recorrido posible sobre el arenal de la rompiente de las olas. Falta uno que completará antes de final de año para tener el primero de los informes que revelen una radiografía exacta del terreno con técnicas de fotogrametría.

“Nubes de puntos”

Con el vuelo del dron se toman varias fotografías en distintos tramos de la playa para obtener “una nube de puntos tridimensional (puntos de control) mediante correlación que permita alcanzar una densidad aproximada de un punto cada diez centímetros”. Es necesario, además, “situarse a lo largo del área de interés de forma regular, y con una separación máxima de 75 metros, placas claramente identificables en el vuelo, prestando especial atención a la línea más alejada”. Con esos resultados se pasan por programas informáticos para obtener un modelo digital del terreno.

El mismo análisis se hace con cada uno de los vuelos realizados sobre la playa. La digitalización de los elementos permite conocer con detalle los valores de cota y cota media para facilitar la definición de perfiles de equilibro, aportes de arena y también zonas de mayor depósito y erosión. El informe que se remitirá al área de Medio Ambiente del Ayuntamiento, además, incluirá una descripción sobre los cambios en sí, las áreas de mayor cambio entre campañas y las zonas de mayor y menor varianza.

Compartir el artículo

stats