Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de recuperación del “Elogio” prevé un método para quitar grafitis sin dañar la obra

El grupo de especialistas encargados del proyecto, finalizado después de tres años, plantean eliminar daños provocados en la escultura por el salitre y la polución

Dos paseantes, junto al "Elogio del Horizonte". Marcos León

Buenas noticias para el “Elogio del Horizonte”. El esperado proyecto para su restauración y conservación está finalizado. Así se lo han comunicado ya miembros del grupo “InnovaConcrete” –que, liderado por la Universidad de Cádiz, investiga fórmulas innovadoras para el cuidado de estructuras de hormigón– a Luis Chillida, hijo del escultor de la emblemática obra y presidente de la Fundación Chillida-Belzunce (socia en el plan). La ejecución del proyecto depende ahora del Ayuntamiento de Gijón.

El proyecto detallado se dará a conocer en un congreso internacional, que se celebrará en Cádiz el mes que viene. Finalmente, los expertos no solo actuarán para paliar los daños actuales, causados principalmente por los cloruros (elementos corrosivos que se forman, mayoritariamente, en la niebla marina) y los actos vandálicos. También buscan “la mejor fórmula” para prevenirlos y remediarlos en un futuro.

El plan para la restauración del “Elogio del Horizonte” lleva ya tres años sobre la mesa. La emblemática escultura de Gijón se incluyó en el proyecto “InnovaConcrete”. Se trata de un plan multidisciplinar e innovador que abandera la Universidad de Cádiz junto a otras entidades, como el CSIC. “Los plazos se han visto afectados por la crisis sanitaria del covid-19”, reconoció Fernando Merello, responsable de Transferencia Técnica de I+D.

Se sometieron a estudio ocho obras de toda Europa: “Centennial Hall” (Polonia), Instituto Eduardo Torroja Madrid), estación de tren de Varsovia (Polonia), “Monumento a los Caídos” (Torricella Peligna. Italia), el conjunto monumental de Kaunas (Lituania), Hipódromo de La Zarzuela (Madrid), Stadio Flaminio (Italia) y el “Elogio del Horizonte (Gijón). “En el caso de la obra asturiana, tenemos dos socios principales para la redacción del plan”, explicó Merello.

El proyecto

En la parte técnica, está el arquitecto Lorenzo Fernández-Ordóñez y en la parte artística, Luis Chillida. Los andamios, por el momento, solo se han armado una vez. “En 2018, el proyecto requirió de unos trabajos de campo. En concreto, para la toma de muestras para su análisis”, señaló ayer Chillida. De estas pruebas se determinó el daño por los cloruros y la contaminación ambiental. El vandalismo, que se ha incrementado en los últimos años con pintadas sobre la escultura, ya saltaba a la vista.

“El proyecto está recién rematado. A finales de este mes, se acordarán las conclusiones y esperamos que los trabajos empiecen pronto”, explica Chillida. Los expertos determinarán el mejor método para mermar los daños que han causado los citados cloruros. En cuanto a las pinturas, en un principio se buscó un método que permitiera su eliminación sin deteriorar la obra. Ahora, apunta el responsable artístico, darán un paso más: “Buscamos una fórmula para que las pintadas no penetren en el hormigón”. ¿Alguna buena noticia en los informes? Sí, una que no es pequeña: el “Elogio del Horizonte” no sufre daños estructurales.

Compartir el artículo

stats