Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Alcaldesa pide reunirse con Barbón por el fiasco de la ampliación de Cabueñes

"Es decepcionante y preocupante", asegura el gobierno local sobre la nueva paralización de la obra

Hospital Universitario de Cabueñes. Juan Plaza

La ansiada ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes se vuelve a frenarse en seco. El proceso de licitación para iniciar la primera fase de la reforma, que buscaba levantar por 44,9 millones de euros un edificio anexo al complejo, se declaró ayer oficialmente desierto tras no haberse interesado ninguna empresa constructora. El sector había advertido de que los bajos precios provocarían esta situación. El anuncio ha caído como un jarro de agua fría entre los miembros del personal sanitario, que se muestran ya “desencantados” ante las “falsas promesas” de una obra por la que llevan esperando años. La alcaldesa, Ana González, criticó ayer sin paliativos que una licitación millonaria como esta haya quedado desierta y asegura que Pablo Fernández, consejero de Salud, “debe asumir su responsabilidad” ante esta “pésima noticia”. “Debe darnos explicaciones, clarificar ya cuál va a ser la solución a este desastre, cuándo de verdad van a comenzar las obras de la ampliación”, reprochó. El Principado, por su parte, achaca a “la situación coyuntural” de los precios de los materiales al fiasco y se compromete a volver a sacar a concurso la reforma “sin más demora que la estrictamente necesaria”. Esta primera convocatoria desierta, en cualquier caso, supone un nuevo parón a un proyecto que ya no podrá comenzar a inicios de 2022. Esta mañana ha solicitado una reunión con el presidente del Principado, Adrián Barbón, para tratar sobre el asunto. "Queremos explicaciones y también buscar soluciones", indicó la primera teniente de alcalde, Natalia González, que calificó de "decepcionante y preocupante" la nueva paralización de la obra.

La Regidora pidió ayer que Salud asuma las responsabilidades y se encargue de que Cabueñes “deje de ser palabras y sea un hecho”. Exigió también saber “qué medidas va a tomar el Gobierno del Principado y su consejero de Salud para cumplir con sus promesas”. “Lo que señalaron como una absoluta prioridad debe ser eso: una absoluta prioridad”, dijo. Y añadió: “Ahora solo cabe que nos den una solución urgente y sin excusas”.

La Consejería, sin embargo, se desmarcó: “La actual situación coyuntural está afectando a obras en todos los ámbitos y todos los sectores en numerosos países de nuestro entorno, y en Asturias también estamos sufriendo sus consecuencias”. El equipo de Pablo Fernández añadió que ahora el departamento deberá “estudiar las causas y posibles alternativas que ofrece la normativa contractual pública para abordar este proyecto con seguridad”. Lo cierto es, sin embargo, que Salud estaba avisada: los constructores habían advertido de esta posibilidad a inicios de mes porque entendían que los casi 45 millones se quedaban cortos, en alrededor de un 35 por ciento por debajo de lo necesario.

La licitación se publicó el 25 de octubre en base a un plan arquitectónico avalado desde 2017 que proyectaba para esta primera fase edificar junto al hospital un complejo de ocho plantas. El día 28, el Consejero de Salud aseguró que había ya empresas “interesadas”, el 6 de noviembre los constructores alertaron de que el presupuesto era demasiado bajo y, al día siguiente, la Alcaldesa volvió a calmar los ánimos diciendo que la convocatoria simplemente se cerraría con ofertas “más ajustadas” al presupuesto previsto, sin grandes rebajas. El plazo de la licitación se cerró este lunes y ayer, la mesa de contratación dio por desierto el concurso tras comprobar a las diez de la mañana que ninguna empresa se había presentado.

Virginia Álvarez, responsable de la junta de personal de Cabueñes, habló ayer de un “desencanto total y absoluto” entre la plantilla. “La reforma urge, el hospital está obsoleto. Muchos profesionales en activo no llegarán a ver el nuevo hospital. Es un desastre y si tienen que poner más dinero no sé de dónde lo van a sacar”, indicó. El retraso implica postergar también el resto de fases de un macroproyecto que deja también sin fecha la edificación de la nueva Facultad de Enfermería y el traslado del centro de salud de Perchera al de especialidades de Pumarín.

Compartir el artículo

stats