Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Unión de Discapacitados, contra el pago de la ORA: “Es un grave error”

La ordenanza de movilidad obliga al colectivo a abonar 45 euros por la tarjeta de residente: “Es una pérdida de beneficios adquiridos”

Zona de la ORA en la calle Rodríguez San Pedro. Enol Teijeido

“Es un grave error”. Rotundos, los responsables de la Unión de Discapacitados del Principado de Asturias (UMA) –entidad fundadora de la Confederación de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe), con 1.900 socios en Asturias– criticaron ayer las nuevas medidas sobre el aparcamiento en la zona ORA (coloquialmente, “zona azul”) en Gijón. La normativa especifica que, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA, las personas con discapacidad tendrán que pagar por una tarjeta de residente, con un precio de 45 euros.

“Que nos permitan aparcar en todas las zonas de la ORA de Gijón y tener dos tarjetas de residente por vivienda no son acciones de discriminación positiva, como la concejalía (de Movilidad) defiende, sino una pérdida de los beneficios adquiridos por un grupo de población vulnerable, como son las personas con discapacidad y movilidad reducida”, aseguró ayer la presidenta de UMA, Mónica Oviedo. La representante del colectivo UMA es también presidenta en Asturias de Cocemfe, entidad entre la que se extiende esta crítica a la nueva normativa.

Hasta ahora, como ocurre en el resto de consistorios asturianos, las personas que eran titulares de la tarjeta europea de estacionamiento para personas con movilidad reducida estaban exentas de pago en la zona ORA. “Esta exención favorece la movilidad y autonomía personal, y compensa el gasto anual extraordinario que una persona con discapacidad tiene por motivos de su discapacidad”, apuntó Oviedo. Un gasto extra que, según la presidenta de UMA, no es baladí: “Una persona con discapacidad gasta entre 3.000 y 70.000 euros más al año que una persona sin discapacidad. Debe asumir el coste de tratamientos médicos, rehabilitación, productos de apoyo, acondicionamiento de la vivienda y el vehículo para que estos sean accesibles y transporte, y un largo etcétera”, apuntó Oviedo.

La presidenta es la portavoz que pone palabras a una reclamación que hacen todos los socios de la entidad. Entre ellos, Luis Lobera y Abraham Cueto. El primero destacó ayer que este cambio que plantea la ordenanza de movilidad es “un grave error y un salto atrás”. Porque, añadió, “lo que van a recaudar con nosotros es mínimo”. Por su parte, Del Cueto consideró la supresión de la exención en el pago de este aparcamiento una “injusticia”. Y añadió: “No entendemos por qué van a empezar a cobrarnos por un servicio por el que nunca antes habíamos tenido que pagar, si nuestra situación no ha cambiado”.

Compartir el artículo

stats