Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vuelta de las casetas a la playa de San Lorenzo tras dos veranos de parón, pendiente solo de Costas

El Ayuntamiento solicita el permiso para recuperar la instalación | Los promotores celebran el regreso “de la imagen de Gijón”

Casetas instaladas en San Lorenzo el verano antes de la pandemia. | Marcos León

La playa de San Lorenzo volverá a contar este verano con sus tradicionales casetas después de dos años sin poder instalarse por la pandemia sanitaria. El gobierno local acaba de solicitar la autorización pertinente, como se hacía antes del covid, a la Demarcación de Costas en Asturias, pendiente solo de autorizar el trámite. Una decisión que acogen con los brazos abiertos los controladores de las casetas, conscientes de que el regreso supone volver a disfrutar de “una imagen de Gijón que hace mucha ilusión recuperar” en el periodo estival.

La última vez que se colocaron las casetas en la zona más próxima a la desembocadura del Piles fue en 2019, pero la pandemia sanitaria frustró la icónica imagen gijonesa por la necesidad de mantener las distancias de seguridad durante los dos últimos veranos. Ese intervalo de tiempo motiva cierto temor entre quienes desde hace años instalan las casetas. “Tenemos muchas ganas, pero normalmente los usuarios son personas de avanzada edad, así que me temo que muchos preferirán no volver a utilizarlas por el tema del covid y entonces habrá que poner menos”, reflexiona Manuel Díaz Álvarez, que lleva gestionando las casetas del entorno de la escalera 14 desde 1985.

“Los usuarios son mayores y me temo que igual algunos optan por no volver”, teme Manuel Díaz

decoration

La idea de Manuel Díaz es acudir en los próximos días al Ayuntamiento para confirmar que todo está en orden y la autorización llegará, pero también para saber cuántas casetas se podrán instalar este verano. Irán junto a Juan Varas, responsable de la otra zona de casetas de San Lorenzo. “Ya hemos solicitado el permiso y estamos a la espera de que nos confirmen”, señala Varas, que también volverá a la instalación de las tradicionales hamacas –el año pasado ya pudieron colocarlas– cuyos beneficios van destinados a la Cocina Económica. “Esperamos un mejor verano, porque el año pasado fue muy malo, porque hasta el mes de julio no empezó la gente a ir a la playa, así que espero que este verano podamos recuperarlo”, confía Varas, que presta el servicio en las escaleras 7 y de la 12 a la 14, además de la playa de Poniente. “Es importante resaltar que el precio de 2,5 euros que cuesta cada hamaca va a la Cocina Económica”, resalta Juan Varas.

Si todo sigue el guion previsto, la idea es comenzar a agilizar los trámites a finales del mes de mayo. “Los últimos días empezaré a cargar para ir colocando las casetas en la última semana de mayo. Iré llamando uno por uno a todos los del último verano para ver si quieren recuperarla, pero si al final confirmamos que hay menos demanda igual hasta pedimos instalar menos de las que nos concedan”, reflexiona por su parte Manuel Díaz, que confía en que el día 1 de junio “las casetas ya vuelvan a dar servicio en San Lorenzo”. “Son muchas ganas las de recuperarlo, porque todos los años vemos a la misma gente”, reconoce Díaz.

Compartir el artículo

stats