Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las escuelas de tenis, volcadas para acoger el torneo de Moscú

“Sería un impulso al deporte”, coinciden miembros del Grupo, el Club de Tenis y el Santa Olaya ante la posibilidad de albergar la competición

Por la izquierda Luis Álvarez, África Álvarez, Javier Campos, María Rodríguez, Cecilia Izquierdo, Carmen Fernández, Rosita Cuetos, David Hevia, Gonzalo Pérez, Rodrigo Montes, Nicolás Torres, Pelayo Echevarría, Sandra González y Alfredo Louzao; en la fila delantera, por la izquierda, Eugenia Díaz, Ana Nevot, Jana Meana, Perla Cuetos, Mateo Suárez, Adrián Canal, Lope Domínguez y Marcos Canal; y delante de la red, Nadia López, ayer, en el Real Club de Tenis de Gijón JUAN PLAZA

Resuenan las suelas de las zapatillas contra la pista de tenis del Grupo Covadonga cuando Andrés Urdiales hace una pausa en su entrenamiento. Cuenta este joven que tiene 14 años y que lleva desde los cuatro jugando al deporte de la raqueta. Explica también que este año estuvo de público en la Caja Mágica viendo el Mutua Madrid Open que coronó a Carlos Alcaraz. Y tiene claro también que para Gijón acoger el torneo ATP de Moscú sería toda una oportunidad. “No es lo mismo ver tenis de alto nivel en la tele que verlo en primera persona. Sería una experiencia increíble”, resume.

Como él piensan el resto de integrantes de la escuela de tenis del Grupo Covadonga, del Club Natación Santa Olaya y del Real Club de Tenis de Gijón, ante la posibilidad de que la ciudad pueda acoger, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA, la Kremlin Cup. Debido a la invasión de Putin a Ucrania, la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) le busca una nueva ubicación a esta competición, que hasta el año pasado se jugabba en la capital rusa. La Federación Española de Tenis ha tomado la delantera para llevarse el evento y está en contacto con la asturiana y el Ayuntamiento de Gijón para estudiar la viabilidad económica y logística del proyecto.

Por la izquierda, en la fila de atrás, Nanín Aransay, Silvia G. Mallada, Inés Jiménez, Irene Castaño, Sara González, Darío González, Andrés Rodríguez, Adrián Muñiz, Pablo Redondo, Alba Fernández, Ana Sagarribay, Rafa Rascón y Alejandro Sorrentini; delante, Eva Álvarez, Paula Díez, Claudia de Castro, Aroa Cavia, Inés de Diego, Celia Eguía, Héctor González e Ignacio Álvarez, ayer, en el Grupo. | Irene Sirgo

Lo que supondría para la ciudad lo tiene muy claro Alejandro Sorrentini, uno de los profesores de la escuela de tenis del Grupo Covadonga, que aglutina a cerca de 700 integrantes. “Sería una muy buena noticia para Gijón, para el tenis asturiano y para el tenis español. Estamos hablando de que después del Mutua Madrid Open y del Conde de Godó de Barcelona tendríamos la tercera competición en cuanto a nivel de importancia”, resalta. “Sería una oportunidad de enganchar a los más jóvenes”, añade.

Esto lo dice porque el tenis no goza, como el fútbol o el baloncesto de la misma popularidad en términos generales. Gijón, eso sí, es la excepción. A rebufo del éxito de Pablo Carreño, este deporte goza de muchos adeptos. No solo en los tres clubes sociodeportivos, sino también en las instalaciones municipales. A ello se refiere Óscar Avendaño, profesor en la escuela de Santa Olaya, que cuenta con 130 integrantes. “Se atraería a gente nueva a este deporte. Además, para los hoteles de la ciudad sería bueno por las pernoctaciones y para la hostelería sería todo un espaldarazo”, explica el hermano de Juan Avendaño.

Óscar Avendaño, ayer, durante un entrenamiento en el Santa Olaya. | Juan Plaza

“Sería muy guapo que pudiera jugarlo Pablo Carreño”, insiste Sorrentini. “Estamos hablando de que vendrían jugadores de entre los 70 mejores del mundo. Sería un éxito”, añade. Avendaño introduce una variante interesante. No solo se generaría atracción durante los partidos, sino también en los entrenamientos. “El tenis es un deporte muy divertido, pero requiere mucha técnica. A veces ver los entrenos es casi más divertido que los partidos. En Madrid lo hace mucha gente”, acuña.

Por la izquierda, Cecilia Izquierdo, Carmen Fernández, María Rodríguez, África Álvarez y Rosita Cuetos, entrenando ayer en el Club de Tenis. | Juan Plaza

“En Gijón, en realidad hay mucha afición al tenis”, apunta, por su parte, Alfredo Louzao, coordinador de la escuela del Club de Tenis. “Para la ciudad, tener un evento así sería muy beneficioso y para los chicos también, porque podrían ver en primera persona a figuras muy importantes”, se sincera. “A mí me encantaría poder ver a Alcaraz en Gijón. Me prestaría poder ver y hablar con jugadores tan buenos”, dice para rematar David Hevia, un chavalín de nueve años que tiene claro que para Gijón organizar la cita sería un puntazo.

8

Las escuelas de tenis volcadas para acoger el torneo de Moscú Juan Plaza

Compartir el artículo

stats