Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La regasificadora de El Musel “abrirá lo antes posible”, dice Enagás, sin fijar fecha

El operador, a la espera del visto bueno de la Comisión de los Mercados, que da a la planta una retribución anual provisional de casi 25 millones

Por la izquierda, Claudio Rodríguez; el director de la  , Juan Carlos Campo; el vicepresidente de la Asociación Española de Mantenimiento, Gerardo Álvarez, y el presidente del comité de mantenimiento de la asociación, Ángel Santamaría, ayer, durante la presentación de las jornadas en la EPI. | Marcos León

La activación de la regasificadora de El Musel como almacén intermedio de gas licuado, que el Gobierno anunció que se produciría antes de finales de año, sigue sin fecha oficial, pero arrancará “lo antes posible”. Así lo matizó ayer Claudio Rodríguez Suárez, el director general de Enagás, la propietaria de la planta, en la celebración de la decimosegunda edición de las Jornadas técnicas sobre el mantenimiento en la industria química y de proceso, organizadas por la Asociación Española de Mantenimiento ayer en el salón de actos del edificio polivalente de la Escuela Politécnica de Ingeniería de la Universidad de Oviedo. Rodríguez Suárez recordó ayer que el operador logístico sigue pendiente de que la Comisión de los Mercados y la Competencia (CNMC) apruebe la propuesta de retribución para activar los tanques que la firma formalizó en abril de este año.

“Estamos trabajando con el Gobierno y los reguladores para que abra más pronto que tarde. Depende un poco de cómo evoluciona el proceso, de cómo lleguemos a acuerdos y definamos el modelo de planta logística conforme a lo que pide y es coherente por parte del Gobierno. Ya veremos de qué fecha estamos hablando”, explicó el director de Enagás, sobre la activación de la regasificadora que, tras año sin uso, se quiere acelerar su puesta en marcha por la guerra en Ucrania para reducir la dependencia de Europa con el gas ruso. Antes del conflicto, su apertura estaba prevista para avanzado el 2023 y no con demasiada ocupación, pero la invasión llevó al Ministerio de Transición Ecológica a anunciar en abril que se iban a acelerar los planes para poner en servicio ates de que concluyera este año los dos tanques de gas licuado para reenvíos al norte de Europa, sin inyectar a la red nacional.

“Estamos trabajando con el Gobierno. Dar fechas es un compromiso grande, sobre todo cuando por el medio hay compromisos de definición de servicios y sobre todo de procesos regulatorios que debemos gestionar”, remarcó Rodríguez Suárez. “En principio, nosotros no hemos transmitido ninguna fecha porque estamos en un proceso que tenemos que trabajar con los reguladores y de la mano del Ministerio y hacer las cosas bien y de forma ordenada”, añadió.

El director de Enagás también afirmó ayer que el dimensionamiento de la planta actual, así como su diseño, es “acorde con lo que se espera de ella actualmente”. Rodríguez Suárez también habló de otros procesos energéticos, como el acero verde y el hidrógeno. “En España, el cumplimiento de una ambiciosa estrategia de hidrógeno como ha planteado el Gobierno, el desarrollo de polos industriales químicos y metalúrgicos como el de Asturias van a ser determinantes para que eso sea una realidad”, explicó antes de su conferencia, titulada “La incertidumbre exponencial y el riesgo de la precipitación. Lecciones de resiliencia”. Por otro lado, el Boletín Oficial del Estado reflejó ayer la retribución para el año del gas 2023 de la CNMC. En ella, se formaliza que la planta de El Musel, aún parada, recibirá una retribución provisional de casi 25 millones de euros

Compartir el artículo

stats