Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paseo del Muro ultima la red semafórica para reabrir al tráfico la próxima semana

Las labores para eliminar el "cascayu" y retomar el doble sentido, que el gobierno espera concluir como muy tarde el martes, llegan al martillo de Capua

Paseantes por el «cascayu», a la altura de la calle Eladio Carreño, ayer, con nuevos semáforos y bolardos separando la senda verde y el carril bici. | Juan Plaza

El Muro reabrirá al tráfico en doble sentido a inicios de esta próxima semana. La reforma "exprés" para suprimir el bautizado como "cascayu" afronta su recta final y deja solo pendiente parte de la instalación de la red semafórica que regulará el tramo, pero cuya puesta en marcha avanza ya ahora a la altura de la escalera 6. La idea de los operarios es que el remate final de la obra quede lista hoy o, como tarde, el lunes, pero la concejalía de Movilidad se da unos días de margen por si el tiempo empeora en los próximos días. Se marca la jornada del martes como la fecha máxima para dar por zanjada la reforma.

Las obras habían empezado el pasado día 20, lunes, con los primeros picados de asfalto en el inicio del paseo en su entronque con la avenida de Castilla. Ayer, este picado ya avanzaba sobre el entorno de la calle Eladio Carreño, a la altura de la escalera 6, por lo que es probable que hoy finalicen las obras de movimiento de tierra y quede solo pendiente para la próxima semana la instalación y programación de los últimos semáforos. Se han tenido que instalar en total cerca de una veintena, aunque algunos se han podido instalar en las medianeras, sin tocar el firme.

La semana pasada se había saldado la parte de la obra más visible: la retirada del mobiliario público y el fresado de parte de las marcas viales que protegían el entorno peatonalizado, así como la instalación de parte de los bolardos metálicos que separan ahora la senda verde del carril que se reabrirá a los coches. Esta senda, instalada también en pandemia en el carril más próximo al mar, suele usarse por corredores y deportistas, y el gobierno local abogó por acatar la sentencia "indultando" tanto este tramo como el nuevo carril bici instalado al otro lado de la mediana.

El fallo judicial del contencioso-administrativo da la razón a Stop Muro y decretó la reapertura provisional al tráfico entendiendo que la medida de peatonalizar el paseo no se había ajustado a derecho –por no considerarse ya como una medida provisional en el contexto de pandemia y por no ajustarse a la ordenanza urbanística del Muro, que recoge el paseo como de doble sentido–, pero siempre se refiere al "cascayu", que discurre sobre uno de los antiguos carriles, y no a todo el paseo. Así, el Muro reabre al tráfico con un carril en cada sentido, pero con un carril bici a un lado y una senda peatonal al otro, y eso ha obligado a instalar en todo el tramo nuevos separadores. Los que protegen la senda, los bolardos verdes, ya están instalados. Los que separan el carril bici, unos separadores de caucho de menor altura, se estaban instalando ayer a la altura de la escalera 6.

Otra de las tareas que se saldan ya esta semana son las del repintado de algunos tramos. Los parches de colores del "cascayu" no se van a eliminar, pero sí se ha pulido el asfalto en algunos tramos para eliminar algunas de las líneas rojas que demarcaban el paseo y se han sustituido por otras amarillas, más llamativas, para orientar mejor a los conductores. Sobre estos parches se han pintado también varias flechas que indican la dirección del tráfico y se ha repintado en parte el carril bici para evitar accidentes en intersecciones complejas como en el martillo de Capua. En este tramo, en la esquina con Eladio Carreño –a esta altura el paseo se estrecha hacia el mar–, el carril "atraviesa" el carril que se abrirá al tráfico para enlazarse con su trazado antiguo, así que los operarios han tenido que instalar varios semáforos y nuevas marcas viales, con línea discontinua, para conductores y ciclistas.

La empresa que ultimará la puesta a punto de los nuevos semáforos es Electra, que al igual que Alvargonzález –la constructora que se encargó del grueso de los trabajos– ya tenía en curso contratos de mantenimiento con el Ayuntamiento. Éste ha preferido ceder la reforma a sus propias contratas para agilizar tiempos. Así, los últimos semáforos quedarán operativos, se espera, entre el lunes y el martes, por lo que la idea es que la reapertura al tráfico no se alargue más allá de mediados de semana, dentro de los 15 días hábiles de plazo que había planteado el gobierno local. Mientras, la sentencia que decreta esta reapertura provisional al tráfico sigue recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) y el gobierno sigue adelante con su proyecto de reforma definitiva del Muro, en el que vuelve a ceder el protagonismo al peatón.

Compartir el artículo

stats